Exposición

Una cita con Jim Dine, preludio en el Centre Pompidou Málaga

  • El creador norteamericano explica algunas claves de su obra, una colección donada a París que se inaugura este miércoles en la sede malagueña

  • La muestra temporal se podrá visitar hasta el 6 de octubre

Jim Dine delante de una de sus obras colgadas en el Centro Pompidou Málaga Jim Dine delante de una de sus obras colgadas en el Centro Pompidou Málaga

Jim Dine delante de una de sus obras colgadas en el Centro Pompidou Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Un gran corazón de paja, pinochos de madera, un traje colgado en un lienzo, herramientas coloreadas y poemas escritos en las paredes sumergen al visitante en el sugerente universo creativo del norteamericano Jim Dine. El artista donó una colección al Centre Pompidou de París, “por una razón meramente egoísta, la búsqueda de la inmortalidad”, como él mismo explica y ahora se han reunido en una muestra que se inaugura este miércoles en la sede malagueña del museo francés. Antes de que el público pueda indagar en la obra de este creador nacido en Cincinnati en 1935, Dine charló con la prensa y ofreció algunas de las claves en su concepción artística.

“La exposición la compone la colección de obras que doné al Centre Pompidou en París, el propósito de cederlas era exponerlas en París y no había un propósito general de moverlas por el mundo, pero estoy muy contento de haberlas podido traer a Málaga”, indica Dine y subraya el sentido abierto de sus piezas y la capacidad de atraer múltiples interpretaciones por parte de quien las observa. “El arte es un negocio mortalmente serio, esto no es ninguna broma, he pasado toda mi vida creando estas obras y están aquí para que el público las vea y considere si les gustan o no”, añade.

La muestra agrupa creaciones realizadas en cinco décadas de trabajo, desde 1961 a 2016. En ellas se presencian sus motivos recurrentes, corazones, herramientas, albornoces, Venus y Pinochos. “En el momento en el que haces tuyos los temas sería un desperdicio dejarlos ir, así que lo que hacen es crecer con el tiempo, transformarse, la mirada del hombre de cincuenta, de sesenta años va añadiendo capas de complejidad a esos temas nucleares que son tuyos desde el principio”, comenta Dine.

Periodistas e invitados observan una de las obras de la muestra. Periodistas e invitados observan una de las obras de la muestra.

Periodistas e invitados observan una de las obras de la muestra. / Javier Albiñana (Málaga)

“La palabra clave en esto del arte es la necesidad, el arte se hace por una necesidad interior, no para que nadie lo vea, si luego ven las obras y les gustan al público pues muy bien, pero aunque no fuese así lo voy a seguir haciendo porque es una necesidad para mí”, añade el artista, que incluye la poesía como un elemento creativo más. “Durante años restringí y mantuve aparte el lenguaje poético de los lenguajes artísticos pero con la edad me he dado cuenta de que eso no tiene ningún sentido, no es necesario, porque todo parte de los mismos sentimientos”, considera.

Los pinochos de madera, uno de sus motivos recurrentes. Los pinochos de madera, uno de sus motivos recurrentes.

Los pinochos de madera, uno de sus motivos recurrentes. / Javier Albiñana (Málaga)

Después de realizar una antología poética, los que presenta en Málaga son de creación reciente. “Siempre pensé que el alcohol me ayudaba en el proceso poético, pero por razones médicas tuve que dejar de beber y he encontrado una nueva claridad como poeta”, afirma. Para Dine “esta nueva poesía es más precisa, más aguda, más áspera, más difícil de leer porque contiene verdades más netas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios