Cultura

Las huellas del Pleistoceno

  • Los trabajos en el yacimiento de Baza, coordinados por un profesor de la UMA, han seguido documentando fósiles prehistóricos

Arqueólogos participantes en el yacimiento pliocénico de Baza 1 trabajan por el terreno con los restos. Arqueólogos participantes en el yacimiento pliocénico de Baza 1 trabajan por el terreno con los restos.

Arqueólogos participantes en el yacimiento pliocénico de Baza 1 trabajan por el terreno con los restos. / fotos: J. m. alonso

La actual campaña de excavación en el yacimiento pliocénico de Baza 1 comenzó el pasado 25 de junio y finalizó el pasado 8 de julio. Los trabajos fueron realizados por un equipo dirigido por Bienvenido Martínez-Navarro, del ICREA-IPHES-URV de Tarragona, con la dirección arqueológica del jerezano Javier Luengo, adscrito al IPHES-URV, y la coordinación paleontológica del bastetano Sergio Ros-Montoya, de la Universidad de Málaga.

Previamente durante el mes de junio la restauradora Ainoa Rodríguez Rueda, asesorada por el equipo científico, estuvo restaurando durante todo el mes de junio los fósiles extraídos del yacimiento en campañas precedentes, gracias a la utilización de las excelentes instalaciones existentes en el laboratorio de restauración del Museo Arqueológico de Baza, institución dirigida por Lorenzo Sánchez Quirante, que da soporte al proyecto y es el lugar donde quedarán depositados todos los materiales paleontológicos de cara al futuro, tanto para su estudio como para su exposición. Así, se han limpiado y restaurado restos correspondientes a rinocerontes, mastodontes y grandes bóvidos encontraros en el lugar.

Durante la campaña de excavación se han intervenido un total de 27 metros cuadrados de nivel fosilífero, de los cuales 16 fueron iniciados en campañas anteriores y se encuentran en distintas fases, y 11 metros cuadrados de nueva apertura, que se encuentran situados en los sectores oeste y sur.

Este año se han aplicado nuevas técnicas de documentación, continuando con los trabajos fotogramétricos iniciados en años anteriores, que han permitido reproducir el progreso de la excavación de manera tridimensional desde el principio de la intervención en el yacimiento.

En esta ocasión se utilizaron las últimas técnicas fotográficas con el uso de drones con cámara, en las cuales Javier Luengo es un gran especialista. Todo ello permitirá obtener una información novedosa y documentalmente vanguardista que ayudará a interpretar y estudiar el yacimiento de la mejor forma.

Conforme la excavación iba avanzando, los restos óseos que aparecen en lo más profundo del talud se encontraban en mejores condiciones de conservación, lo que permitirá un mejor conocimiento anatómico de las especies registradas, y se espera localizar otros taxones de vertebrados que todavía no han sido documentados, tales como rumiantes, carnívoros u otros.

Se documentaron, además, restos de carbón vegetal, al igual que el año anterior, que van a ayudar a conocer también las plantas presentes en un ambiente mucho más cálido que el actual, con mejor temperatura y mucha más humedad. Es decir, con una climatología mediterránea muy benigna o subtropical.

Asímismo, en los próximos días se va a intentar obtener una datación numérica gracias a la colaboración con la doctora Davinia Moreno, especialista en geocronología del Centro Nacional para la Investigación en Evolución Humana-CENIEH de Burgos. Su trabajo complementará los datos biostratigráficos basados en el registro, que indican que Baza 1 tiene una edad próxima a 4 o 4,5 millones de años.

Como actividad paralela a la excavación, durante los días 27 al 29 de junio se realizó un curso de verano impartido por la Universidad a Distancia (UNED) titulado 'La cuenca de Baza y Guadix, un enclave paleontológico y prehistórico único en Europa', dirigido por José Manuel Maíllo Fernández y Bienvenido Martínez-Navarro, y en el que han participado como profesores gran parte del equipo de investigación del yacimiento de Baza 1, la mayoría de ellos adscritos a la Universidad de Málaga, pero también del Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social-IPHES de Tarragona, además la periodista científica y divulgadora Rosa M. Tristán.

Esta campaña de excavación, como las tres anteriores, se financió gracias a la subvención del Ayuntamiento de Baza, que está apostando fuertemente por este proyecto paleontológico, autorizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y, de manera desinteresada, por el dueño del yacimiento, Félix Moreno Domene. Es fundamental el apoyo logístico de las instituciones locales como el Museo Arqueológico, donde se realizan los trabajos de restauración y estudio de los fósiles, que se financian a través de los proyectos del Ministerio de Ciencia CGL2016-80975-P y CGL2016-78577-P.

Finalmente este proyecto sólo es posible gracias al apoyo recibido de toda la sociedad de Baza y su comarca desde que se inició.

En esta campaña participaron, además del equipo científico habitual, doce excavadores procedentes de Baza, la capital granadina, Almería, Jaén, Málaga, Tarragona, y de las ciudades extranjeras de Roma y Túnez, además del médico cirujano aficionado a la paleontología, Francisco Pérez Benítez, de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios