EL alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, fue ayer por la mañana a El Palo para recordar el apoyo del PP a la nueva Ley de Costas, que evitaría el derribo de viviendas próximas al mar que llevan décadas en esa zona. Es sabido que le gusta conversar con los ciudadanos y ayer se hinchó. Primero habló durante unos minutos con varios grupos de estudiantes de la escuela de formación profesional Safa que, entre cortados y simpáticos, le respondían y le daban la mano con cara de alucinados pues no se esperaban que iban a charlar con el alcalde de Málaga en persona a la hora del recreo. Acto seguido, De la Torre se dirigió a una de estas casas y, antes de llegar, vio a varios vecinos jugando al dominó. Los saludó y comentó que no quería interrumpirles la partida. Esos ciudadanos, también atónitos, le recibieron bien, aunque cuando ya no estaba el primer edil comentaron que lo que hacía falta era crear empleo y que se dieran menos paseos. Por último, fue a una de estas casas y se hizo fotografías con sus propietarias, que le abrazaron de forma cariñosa. El alcalde, por tanto, estuvo ayer en su salsa, así como varios concejales y otros miembros del PP que le acompañaron como la diputada Margarita del Cid, Mario Cortés, Elisa Pérez de Siles o la senadora Patricia Navarro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios