Tribuna

Plataforma por el tren litoral en la Costa del Sol

Los criterios de necesidad ante los políticos

La Plataforma que aboga por esta infraestructura defiende que es un proyecto vertebrador para la provincia y que no valen excusas para su concreción

Reunión telemática entre la Plataforma por el Tren Litoral y los partidos políticos en octubre pasado. Reunión telemática entre la Plataforma por el Tren  Litoral  y los partidos políticos en octubre pasado.

Reunión telemática entre la Plataforma por el Tren Litoral y los partidos políticos en octubre pasado. / M. H.

La semana pasada, el subdelegado del Gobierno en Málaga, Teófilo Ruiz, nos intentaba convencer de que la mejor opción para conseguir cubrir una cierta “necesidad”, es no trabajar por ello de inmediato, si no, dejarlo para el futuro. teniendo en cuenta que, por definición, si algo es necesario requiere una actuación urgente, ¿hay mayor incongruencia en este planteamiento?

Lo triste es que, si de lo que se habla es del Tren Litoral de la Costa del Sol, a nadie sorprenden ya este tipo de afirmaciones, pues han sido el discurso habitual de nuestros representantes políticos en los últimos años, capaces de defender una cosa –la absoluta necesidad del tren litoral– y la contraria –existen otras prioridades– cuando toca el momento de dar el paso adelante.

Ya se sabe que “gobernar es elegir”, de tal forma que ahora le toca al PSOE –antes le toco al PP– hacerlo sobre este proyecto vertebrador de la provincia de Málaga, y colocarlo a la cabeza o a la cola, de las prioridades en la ejecución de infraestructuras pendientes.

Pero en esta ocasión, la decisión debe tomarse teniendo en cuenta que nos encontramos ante una oportunidad única, probablemente histórica, para la construcción de la infraestructura, ya que encaja perfectamente con los objetivos que marca Europa para los fondos de reestructuración, donde entre otras cuestiones, se apuesta por el desarrollo de transportes sostenibles, como lo es el ferrocarril, y por infraestructuras que dinamicen la economía, como lo es una línea ferroviaria que facilite la movilidad de la población costera, a la vez que refuerce nuestras relaciones internacionales, aprovechando al máximo, el potencial que aporta contar con un aeropuerto internacional y el AVE, en la capital malagueña. Así que, si se opta por abandonarlo, será difícil de explicar a los 50 millones de pasajeros anuales, en los que la propia Administración ha estimado la demanda de un tren hasta Estepona.

No nos valen, las excusas sobre la falta de concreción técnica, puesto que el propio Gobierno de España, indicó en una respuesta parlamentaria de hace menos de un año, que cuenta con el Estudio Informativo de Alternativas. Sólo recordar –sin ánimo de menospreciar otras opciones, sino de poner en valor con lo que contamos–, es más de lo que tienen otras infraestructuras de otros territorios, que el Gobierno ya ha anunciado estarán entre las elegidas para presentar a Europa.

Tampoco vale apelar al elevado “coste” de la infraestructura, ya que todos los estudios realizados, indican que la línea hasta Estepona, correrá la misma suerte que el tramo ya en funcionamiento hasta Fuengirola, que es de los más rentables de toda España, a nivel social y también económico. Así, si la Administración cree en ello, debe ser fácil sentar las bases de una colaboración público-privada, que aligere el cargo a las arcas públicas. Europa lo ha visto claro, y ha marcado como prioritario la búsqueda de estas alianzas, que permitan multiplicar las actuaciones tractoras a realizar. Por tanto, sólo resta que también en nuestro país lo veamos y apostemos por ello, porque si no, nos quedaremos eternamente anhelando presupuestos públicos, que nunca serán suficientes.

Nos encontramos en un momento crucial para conseguir hacer realidad las necesidades que Málaga tiene aún en infraestructuras, que sin duda son muchas, a pesar de que en ocasiones tengamos que escuchar lo contrario. Y sólo hay una opción: creer que es posible y trabajar con urgencia por ello, ¿creen que serán capaces?

Forman parte de la Plataforma por el Tren Litoral en la Costa del Sol: Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Colegio de Ingenieros de Obras Publicas, Colegio de Ingenieros Industriales, Colegio de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales, Colegio de Arquitectos, Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, Club de Rotarios, Asociación de Consultores de Andalucía (ASICA), Asociación Empresarios Hoteleros (AEHCOS), Asociación Constructores y Promotores (ACP), Asociación Empresarios de Marbella (CIT) y Confederación Empresarios de Málaga (CEM).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios