Coronavirus

Rechazo de Sierra de Yeguas a las restricciones

Barra de un bar fuera de servicio. Barra de un bar fuera de servicio.

Barra de un bar fuera de servicio. / Javier Flores (Sierra de Yeguas)

Las nuevas restricciones adoptadas por la Junta de Andalucía para Sierra de Yeguas afectan, principalmente, a los bares y restaurantes de la localidad, que tendrán que cerrar a las 22:00, no podrán atender en sus barras y tendrán que limitar las reuniones en las mesas a un máximo de seis personas. “Aquí no está el problema, en ninguno de los bares y restaurantes del pueblo hubo un positivo”, afirmaba Juan Antonio Chamizo, al tiempo que mostraba su desacuerdo con que sea nuevamente este sector el que tenga que sufrir las consecuencias de un alto índice de contagios.

Además, uno tras otro, coinciden en señalar a los botellones y las reuniones privadas que se organizan en corralones (fincas de campo) y hasta en cocheras como principales puntos en los creen que puede estar el principal foco de contagios. En este sentido, piden a las diferentes autoridades que se centren precisamente en controlar este tipo de situaciones para controlar los contagios en la localidad. “Están muy bien las normas, pero hay que hacerlas cumplir”, asegura otra vecina.

En cuanto a la hostelería, la incertidumbre define el sentir de sus propietarios, que ahora temen que puedan perder todavía más clientes, ya que el cierre de las barras también puede provocar a su juicio que acudan menos trabajadores del campo. “A las 7:00 hace bastante frío para estar en la puerta”, reflexiona otro de los propietarios de un bar que no entiende que se no pueda tomar un café en la barra y sí sentado en una mesa. “Es la ruina, la puntilla que nos faltaba”, asegura José Rubillo, propietario de un establecimiento que contaba con salones para celebraciones y que decidieron cerrar ante la imposibilidad de trabajar con las normas sanitarias impuestas. Ellos temen que la bajada de clientes termine por provocar el despido de las personas de la plantilla que trabajaban los fines de semana.

Al igual que sus compañeros, no cree que los bares sean el problema e insiste en los botellones como uno de los focos de contagio. Además, entre los vecinos se extiende la incomprensión porque ahora se aumenten las restricciones cuando hace unas semanas, en pleno crecimiento de positivos, no se adoptaron medidas similares.

Por su parte, el alcalde de la localidad, José María González, mostró su malestar por las formas utilizadas por parte del Gobierno andaluz y aseguró haberse tenido que enterar por la prensa de las medidas que afectaban a su municipio.

Mientras tanto, Patricia Navarro, delegada del Gobierno andaluz en Málaga, destacó que en una semana se ha reducido en más de un 65% la tasa de incidencia de casos en Sierra de Yeguas. “Si el día 8 de octubre la tasa era de 956,3 casos por 100.000 habitantes, el día 13 bajó a 358,6 casos por 100.000 habitantes”, comentó Navarro. Y subrayó que en los últimos siete días tan sólo se han detectado 6 positivos nuevos “por lo que la evolución es muy buena, estamos en el camino correcto”. Esta bajada de tasa se debe a las medidas implantadas por el Ayuntamiento del municipio, que cerró algunos parques y espacios públicos para evitar aglomeraciones, y a la contención de los propios vecinos, medidas que están dando sus frutos, como destaca Navarro. También apunta que con las nuevas restricciones sociales se espera seguir bajando hasta la tasa media andaluza de 185 casos por 100.000 habitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios