Semana Santa

Las últimas horas de la Pasión

  • Angustias, Santo Entierro y Soledad procesionaron en el Viernes Santo

RONDA vivió un intenso Viernes Santo con la salida a las calles de Angustias, Santo Entierro y Soledad, lo que hizo que durante buena parte de la jornada las calles rondeñas estuviesen ocupadas con alguno de los tres desfiles procesionales. Todo ello, cuando los sones del encierro de Padres Jesús, que tuvo lugar a las 5:30 de la madrugada, todavía estaban presentes en muchos de los cofrades.

La primera de las cofradías hizo estación de penitencia durante la mañana, la segunda inició su salida a media tarde cuando el sol apuraba sus últimos rayos y la última en hacerlo salió cuando ya la noche había caído sobre la ciudad del Tajo. Las Angustias realizó su recorrido desde el templo de Santa Cecilia, poniendo en la calle dos tronos con imágenes de gran belleza y un considerable número de hermanos nazarenos de corta edad. A ellos se unió nutrido grupo de mantillas que acompañó a la hermandad durante todo su recorrido.

Además, esta cofradía trinitaria cuenta con la peculiaridad de que en sus dos tronos, con imágenes de gran belleza, porta a Cristo. En uno de ellos crucificado y en otro a los brazos de su madre, la Virgen de las Angustias

Ya por la tarde, el trono con la urna dorada de Santo Entierro se asomó a Ronda desde la parte del alta del barrio de San Francisco, dejando algunas de las imágenes de mayor belleza de la Semana Santa rondeña, en especial, a su paso por la murallas de la ciudad, cuyas torres sirven a los visitantes para poder apreciar en toda su magnitud a este trono. A pocos metros le seguía Nuestra Señora de la Soledad. Esta cofradía realizó uno de los recorridos más largos de la Pasión rondeña.

Y mientras el Santo Entierro caminaba hacia el centro de la ciudad para efectuar su paso por la carrera oficial, desde la iglesia de la Merced hacía su salida la Soledad, cofradía que solo procesiona el trono de su Virgen tras la muerte de Cristo. Una salida que congregó a un importante número de visitantes y devotos, y es que la pronunciada escalinata hace que los horquilleros (hombres de trono) tengan en algunos momentos que ir sobre las puntas de sus pies para poder llegar a sujetar el trono.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios