Unicaja Baloncesto

Carlos Jiménez deja el Unicaja

  • El director deportivo del club cajista abandona su puesto y le sustituye provisionalmente Manolo Rubia

Manolo Rubia y Carlos Jiménez. Manolo Rubia y Carlos Jiménez.

Manolo Rubia y Carlos Jiménez. / Javier Albiñana

Carlos Jiménez comunicó este jueves por la mañana al Unicaja que abandonaba su cargo en la dirección deportiva del club, que había ocupado desde 2018. Previamente, desde 2014, había sido secretario técnico y antes adjunto a la dirección deportiva que lideraba Manolo Rubia, que transitoriamente ocupará el cargo durante este verano para rematar el mercado.

Había un Consejo de Administración de la entidad este jueves y el antiguo capitán de la selección española aprovechó la reunión para comunicar ahí su renuncia al cargo. Es un momento delicado, con la planificación del equipo para la próxima temporada bien avanzada, a expensas de pocos movimientos más, pero con flecos importantes que rematar para cerrar la plantilla.

Jiménez aduce "motivos personales" para abandonar el Unicaja, al que llegó en 2006 como jugador. Desde ahí, sólo en una temporada no perteneció, en una u otra faceta, a la disciplina de la entidad cajista. Su esposa, Noelia Losada, es desde hace unas semanas concejala del Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Málaga.

"El club quiere agradecer a Carlos Jiménez su dedicación y trabajo todo este tiempo, como jugador en su momento, y en los distintos cargos que ha ocupado después dentro de la estructura deportiva y le desea mucha suerte en su futuro personal y profesional", reza la comunicación del club.

En su periodo en la dirección deportiva, Jiménez mantuvo un perfil discreto y de poca exposición pública. Hizo una labor de hombre de club y algunos fichajes que resultaron productivos en las últimas temporadas llevaron su sello. Muy adaptado a la ciudad, sus dos hijos prácticamente sólo han vivido en Málaga, es un movimiento que ha cogido de sorpresa. Era un activo muy bien valorado en el Consejo de Administración por su trayectoria, imagen y discreción.

Tras su retirada del baloncesto como jugador activo, en diciembre de 2012 pasó a formar parte del cuerpo técnico del Unicaja como ayudante del entonces entrenador, Jasmin Repesa. Al término de esa temporada (2012/2013) se incorporó como adjunto a la dirección Deportiva y en octubre de 2014 asumió el cargo de secretario técnico. El año pasado con la reestructuración del organigrama pasó formar parte del comité directivo del club al frente de la dirección deportiva.

La idea primera tras este sorprendente movimiento en el Unicaja es rematar la plantilla con Manolo Rubia en el cargo de director deportivo con la ayuda de Eduardo García y Luis Casimiro. Rubia, hombre de baloncesto que ha tenido puestos de todo tipo en el club, ocupó la dirección deportiva entre julio de 2010 y octubre de 2014. Su agenda es amplia y no ha dejado de estar actualizado y viendo baloncesto en su cargo de director de operaciones, que ocupaba hasta ahora. En sus manos está rematar el proyecto 2018/19.

Posteriormente, cuando pase el verano, se valorará la búsqueda y el nombramiento de un director deportivo nuevo. Es el planteamiento de partida tras una decisión que ha descolado en estos momentos de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios