Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Unicaja

Hacia una Euroliga ‘repetida’

  • La organización decidirá el lunes si se cancela la competición y la Eurocup

  • El Unicaja, pendiente

Waczynski, durante el entrenamiento de ayer. Waczynski, durante el entrenamiento de ayer.

Waczynski, durante el entrenamiento de ayer. / Unicaja B. Fotopress

El lunes es el punto máximo de no retorno en la Euroliga y la Eurocup para decidir si se acaban o se cancelan las competiciones. Para ese día hay prevista una Asamblea de los clubes con licencia, con el CEO, Jordi Bertomeu a la cabeza. Manda la Euroliga, es la que mueve el negocio, pero la decisión arrastrará a la Eurocup. La sensación generalizada en el mundo del baloncesto es que no se dará continuidad a la competición continental 2019/20, el contexto es más complicado que en un país concreto, como puede ser en España. Hay una decena de países en distinto grado de expansión de la pandemia y la limitación de movimientos es grande. El Unicaja está a la expectativa. Bertomeu dejó claro que no quiere plantar en agosto la competición.

Se han trabajado opciones, no obstante, para jugar, con numerosas ofertas (Colonia, Kaunas/Vilnius, Belgrado y Ljubljana) desde países donde la pandemia no ha golpeado muy fuerte. Y los clubes tendrán la última palabra a raíz de los planes que presente Jordi Bertomeu. Hay que valorar el aspecto económico, también el CEO debe dar referencias sobre cuánto pueden mermar los ingresos. Hay clubes grandes (CSKA, Maccabi, Efes) que han expresado públicamente la dificultad de retomar la competición. Hay plantillas con muchos jugadores en Estados Unidos que deben volver y cumplir cuarentena, más poner en marcha la maquinaria. España y Alemania son los países en los que hay una mayor actividad de entrenamientos y parece más probable, junto a Israel y la Liga Adriática, que regrese la competición. Pero siempre hay esferas más altas, los respectivos gobiernos, que deben dar el visto bueno.

En clave Unicaja, la cancelación de la temporada europea supondría, con alta seguridad, que se repitiera con los mismos integrantes que han competido en la Euroliga esta temporada. Es decir, los 11 equipos con licencia (Madrid, Barcelona, Baskonia, Efes, Fenerbahce, Milán, CSKA, Maccabi, Olympiacos, Panathinaikos y Zalgiris), más las dos licencias provisionales (Asvel y Bayern), los dos ascendidos de la Eurocup (Valencia y Alba Berlín) más las tres invitaciones dadas (Khimki, Zenit y Estrella Roja). Cuadra bastante con el propósito de mapa de la Euroliga, a falta de que cuaje un equipo en Londres y otro en París. Y también se hablará sobre esa temporada 2020/21, que preocupa especialmente a Bertomeu, cómo encauzarla para que se celebre sí o sí. Ya en una nota la semana pasada se vislumbraba que era la prioridad.

Hay movimientos en la Eurocup, de donde ya se han ido a la Champions Darussafaka y Lietuvos, equipos que han sido campeones del torneo, a la Champions. Y el bloque balcánico, con Buducnost, Cedevita y el pujante Partizan, tiene la oferta encima de la mesa y lo medita. Debilitaría la competición algo y se saldrían de la esfera de la Euroliga. La ambición del Unicaja debe ser el regreso a la mejor competición, cuanto más tiempo pase más difícil será, pero en la coyuntura actual de incertidumbre económica no se ve como un drama jugar otro año la Eurocup la próxima temporada. La Euroliga sí tiene claro que la campaña 2020/21 debe celebrarse, aunque sea con pabellones cerrados o aforo limitado, porque la pervivencia económica de la competición así lo exige.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios