Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Unicaja

Nzosa, Sene y Traoré se entrenan en Los Guindos

  • Los canteranos africanos del Unicaja, los únicos que se quedaron en Málaga, trabajan en el exterior a la espera del visto bueno

Nzosa y Sene trabajan en Los Guindos. Nzosa y Sene trabajan en Los Guindos.

Nzosa y Sene trabajan en Los Guindos.

Los tres canteranos africanos del Unicaja, los únicos que se quedaron en Málaga después de que se decretara el estado de alarma, ya pueden trabajar en Los Guindos. Yannick Nzosa, Pierre Sene y Souleymane Pinda Traoré, que comparten piso una vez cerró la Residencia de La Térmica y están a cargo de una de las tutoras que tiene el club para los canteranos, se ejercitaban en la playa.

La intención del club es que cuanto antes se ejerciten dentro como los jugadores del primer equipo, pero hasta ahora hacen ejercicio físico fuera. Comoquiera que son jugadores con ficha de Federación y no de ACB (Pablo Sánchez sí está, por ejemplo, dado de alta como vinculado), se realizó una consulta en la Federación para ver  si es posible su entrenamiento en condiciones profesionales. Ello abriría también el camino para que el resto de canteranos pudiera también trabajar en solitario y con las debidas precauciones, como hacen los primeros equipos masculino y femenino.

Traore se recupera de una lesión que se produjo en el torneo de la Euroliga en Valencia y a Pierre Sene, traído desde Alicante hace dos veranos, se le tiene como un jugador interesante en el exterior, aún con un año más de junior, pero es el pívot congoleño Nzosa la gran apuesta reciente. El interior ya se ejercitó con el primer equipo antes del parón y ya se recibió la pasada semana al fin el transfer definitivo, podría jugar perfectamente tras ese litigio con el Stella Azzurra italiano, que no lo mandó esperando una compensación económica que fijó la FIBA tras meses de litigio y que fue bastante asumible para la proyección del jugador, considerado de los mejores que juegan en Europa nacidos en 2003.

El Unicaja le fijó a Nzosa (aún con 16 años, 2.08 metros y una envergadura mayor de 2.20 metros) una cláusula alta, en un contrato creciente por cinco temporadas, en el que irá cobrando más en función de su participación en el primer equipo, con una cláusula de salida cercana al millón de euros. Hay satisfacción por cómo se ha integrado, de hecho hasta saca buenas notas en el instituto y es un alumno muy aplicado. 

"Tiene una proyección tremenda, lo mejor son sus cualidades atléticas y físicas. Tiene una grandísima envergadura, para lo alto que es muy ágil y móvil, tiene una grandísima coordinación. Son virtudes físicas, pero para el baloncesto tiene muchísima habilidad también. En las dos últimas semanas antes del parón ya estaba entrenando con más frecuencia y ayudando al equipo. Aparte de esas habilidades físicas que tiene, tiene muchísimas ganas de aprender, es una esponja. Está atento a todas las explicaciones que se le pueden dar de parte de entrenadores y compañeros. Siendo muy joven, va a ayudar muchísmo en las categorías inferiores y ya está ayudando al primer equipo. Cuanto más se endurezca trabajando arriba será mejor para él", era el diagnóstico de Luis Casimiro semanas atrás, poco después del parón.

Se pretendía que Nzosa liderara el año próximo el equipo en LEB Plata que se tenía previsto sacar, que ahora ha quedado congelado por la crisis del coronavirus y el redimensionamiento de gastos que habrá que realizar. Hay pivots para el primer equipo (Gerun, Thompson y Guerrero) con contrato para el próximo año, pero la idea es que el africano trabaje ya con el primer equipo de manera constante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios