Unicaja Baloncesto-Iberostar Tenerife | Previa

Calor de hogar (12:30)

  • El Unicaja afronta el primero de cuatro duelos seguidos en 10 días en el Carpena

  • Si se gana, el acceso de la Copa del Rey será matemático

  • Dudas sobre la asistencia de público por la coincidencia con la mañana de Reyes

Shermadini, durante un acto publicitario. Shermadini, durante un acto publicitario.

Shermadini, durante un acto publicitario. / Javier Albiñana

Partido raro y complicado en el Carpena. El Unicaja recibe al Iberostar Tenerife en la matinal del día de Reyes. ¿Qué entrada habrá un 6 de enero a las 12:30 horas? Seguramente no ha sido la decisión más lúcida de Movistar y ACB colocar varios duelos a esa hora. Evitaron, con buen tino, la cabalgata del día previo. Pero la mañana del día 6 es para los niños. Y aunque el regalo de ir al Carpena por primera vez puede ser inolvidable, se podrían haber concentrado más partidos por la tarde y no tener que elegir.

En cualquier caso, tras desenvolver paquetes y solazarse con lo que SSMM hayan tenido a bien a regalar, hay baloncesto del bueno en el Carpena. Viene el Iberostar Tenerife, un equipo que en el último trienio se ha colado por derecho entre los mejores del país. Asiduo en Copa y play off, ganador de títulos como la Champions y la Intercontinental, hay efervescencia baloncestística en las Islas Afortunadas. La competencia entre Gran Canaria y Tenerife está fomentando crecimiento del baloncesto al sur de España, tierra ya de por sí con tradición.

Ha jugado ocho veces el Canarias en el Carpena y siempre ha perdido. Tanto Vidorreta como San Miguel han hablado expresamente durante la semana de romper esa racha histórica. El técnico, que las ha tenido tiesas más de una vez con el Carpena, hablaba de conseguir una gesta venciendo en Málaga. Y, más allá de lo simbólico, el Iberostar se está jugando ir a la Copa del Rey. La concesión de una plaza como organizador para Estudiantes o Fuenlabrada comprime más esa batalla. Y puede que este año no sean suficientes las tradicionales nueve victorias más buen average que garantizaban la presencia en la competición del K. O. Tiene ocho el Iberostar, a dos triunfos de los 10 que marca el Unicaja de Casimiro.

Las lesiones de Carlos Suárez y Alberto Díaz, más dañina según lo visto la del capitán, dejan al Unicaja en una situación delicada. En el contrario, no obstante, también tienen bajas de consideración con Gielo y McFadden, máximo anotador del equipo. Pero se ha desenfocado un tanto la fotografía casi perfecta que estaba consiguiendo en el primer tercio de temporada el Unicaja. Falta un punto de competitividad y mala leche en algunos jugadores y el espléndido baloncesto ofensivo que se ha desplegado en numerosos tramos no tiene ahora la misma continuidad y se mira a la parte defensiva, donde Suárez y Alberto marcan la diferencia.

Transmite tranquilidad Casimiro y confianza en los jugadores de los que dispone para arreglar la situación. Ha apelado a la química de la plantilla para salir adelante sin fichar, aunque lo del base sigue en estudio, y ahora viene una buena prueba de estrés con cuatro partidos consecutivos en un Carpena que ha disfrutado mucho con su equipo hasta que, la última vez, el Baskonia bajó el suflé.

Una victoria hoy daría matemáticamente el pase a la Copa del Rey con dos jornadas de antelación y acercaría el puesto de cabeza de serie. No es baladí si se observa que se faltó a cuatro de las últimas siete ediciones de la competición del KO. Hay que ver el contexto. Quedó mal cuerpo tras las derrotas con Valencia y Baskonia porque son las varas de medir que se sienten más cercanas. Pero la temporada, hasta el momento, es excelente, al rebufo de los tres grandes y con opciones aún intactas en la Eurocup. Con estos cuatro partidos en apenas 10 días en el Carpena se obtendrá una nueva imagen de hacia dónde va la temporada, que se puede torcer o seguir radiante.

En cualquier caso, es un buen momento para demandar pasos adelante de varios jugadores que se han quedado rezagados. Por ejemplo, en Valencia salieron tocados Waczynski, Milosavljevic y Wiltjer. Llega un tramo de la temporada en el que se eleva la dureza competitiva. La tiene el serbio, pero debe tener más acierto ofensivo. Polaco y canadiense suman con facilidad con aire a favor, pero deben ser más constantes cuando hay que picar piedra.

Al calor del hogar, que también se puede volver un lugar inhóspito, el Unicaja tiene cuatro pruebas para ratificar su notable temporada. Empezando por el Iberostar, una prueba dura.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios