Valencia Basket-Unicaja Baloncesto | Crónica

Boquetes grandes (85-74)

  • El Unicaja cae en Valencia en el estreno del Top 16 de la Eurocup por su inferioridad en el rebote y la falta de tino en situaciones claras de tiro

  • Recaída de Alberto Díaz

Jaime Fernández pelea con Van Rossom. Jaime Fernández pelea con Van Rossom.

Jaime Fernández pelea con Van Rossom. / Efe

El nivel del Top 16 de la Eurocup se eleva. Se exige un nivel físico, de acierto e intensidad, mayor. Y el Unicaja se quedó algo lejos del Valencia, empieza a preocupar que se queda corto contra rivales con banquillo amplio y plantilla potente. Sin llegar a ese nivel, porque en La Fonteta estuvo en el partido hasta el último cuarto, recordó al día del Baskonia. Inferioridad clara, los rivales son más grandes y llegan antes. Y cogen más rebotes.

No le perdió la cara al partido el Unicaja, pero llevaba plomo en las zapatillas con esa tara en los tableros. Tampoco encontró inspiración en hombres que deben ser determinantes y se erraron demasiados tiros claros, en posición ventajosa. La manera de jugar cajista necesita de puntería. Se exige, en suma, un partido más completo para ganar en La Fonteta, de donde se trae otra noticia muy mala, otra lesión de Alberto Díaz, además de la derrota (85-74).

Esencialmente, tuvo un boquete tremendo en el aro propio el Unicaja. Cuando lo controló mínimamente, se metió en el partido y tuvo opciones. Empezó ganando en los primeros compases, igualó el partido en el segundo cuarto, llegó a tener una bola para ponerse arriba (47-47) en el tercer cuarto y estuvo a tiro (66-63) en el último cuarto. Pero se le fue en los momentos de sangría. Casimiro lo recalcaba al descanso y en los tiempos muertos. No encontró soluciones en sus jugadores, empequeñecidos.

Preocupa la derrota y también que empiezan a verse problemas estructurales en la plantilla que hasta ahora se habían disimulado con un gran baloncesto. No hay progresión en varios aspectos esenciales del juego. La defensa individual flaquea. Si un equipo coge más rechaces en el aro rival que el que lo defiende (al final 20 ofensivos el Valencia y 24 defensivos el Unicaja) es que hay un problema serio. Si en el primer partido de ACB, allá en septiembre, quedó la sensación de que en ese momento se estaba al menos al nivel del rival y se podía competir, se volvió la tortilla en Valencia. También, a Shermadini le cuesta ante rivales en los que sus pares tienen rango de tiro exterior.

Es cierto que el Unicaja llega al primer momento cumbre de la temporada sin sus dos timoneles defensivos, Carlos Suárez y Alberto Díaz. Y, evidentemente, lo acusa. Faltan faros inteligentes y competitivos y hay jugadores que no dan pasos adelante. Las actuaciones, por ejemplo, de Waczynski, Milosavljevic y Wiltjer en Valencia son profundamente decepcionantes.

En ese vaivén sísmico de partido, con variados parciales a favor de los dos equipos, el Unicaja acabó devorado. Le costó al equipo de Casimiro adaptarse al nivel físico que demandaba al rival y tuvo el percance de Alberto Díaz, que al comienzo del segundo cuarto realizaba un apoyo que recordó al de su lesión en Podgorica. Se llevó inmediatamente la mano a la misma zona, la parte posterior del muslo derecho. Casimiro confirmó tras el partido que es una recaída.

Se marchó 29-16 el Valencia, pero encontró algunas soluciones Casimiro en Dani Díez, un jugador que puede no gustar a todo el mundo pero que tiene algo impagable: compite. Con más o menos acierto, pero compite. Algo que no pueden decir todos sus compañeros. Al descanso llovía menos (45-38). Una buena salida permitía a empatar (47-47) con un triple de Salin, pero Waczynski, missing, enlazó varios errores y se disparó el Valencia (66-50).

En otra de esas rachas que gobernaron el partido, el aro se hizo pequeño para el Valencia y parcial de 0-13 para el Unicaja. Partido abierto a comienzos del cuarto final. Pero los Thomas (36 puntos entre Matt y Will), la hemorragia en el rebote y la falta de tino en situaciones nítidas de tiro dejaron al Unicaja sin victoria y con una sensación rara. No jugarán Carlos Suárez y Alberto Díaz en los próximos partidos. Es un lastre claro, pero el equipo no evoluciona para subir un escalón más y tapar esos boquetes.

Consulte las estadísticas del partido

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios