Unicaja

Mekel, otro arma para Katsikaris

  • El israelí volvió tres meses después y y el entrenador griego dispone por primera vez de los tres bases

Gal Mekel lanza a canasta frente a AJ Slaughter.

Gal Mekel lanza a canasta frente a AJ Slaughter. / álvaro cabrera

Gal Mekel jugó este sábado su noveno partido de la temporada en marzo. El israelí ha sufrido un calvario de lesiones, que se acentuó aún más con el tromboembolismo pulmonar que padeció derivado de una infección por COVID-19. El Unicaja comunicó el 24 de enero una baja de alrededor de tres meses y el jugador está de vuelta en poco más de uno y medio. Una gran noticia en el equipo malagueño ya que estuvo sobre la mesa la posibilidad de que no pudiera volver a jugar más al baloncesto. Era un problema de salud severo, aunque el hebreo ya está de vuelta para un tramo importante de la campaña. El diagnóstico del médico de su selección fue determinante, ya que el galeno israelí le aclaró que las pruebas que se hizo en Málaga eran menos graves de lo que parecían en principio. 

Mekel reapareció frente a su ex equipo, el que le abrió las puertas de la ACB. Salió en el segundo cuarto y estuvo 13 minutos en pista, en los que no desentonó pese al reseñable tiempo fuera de la competición. Sus números no fueron brillantes, pero por encima está la noticia de que vuelve a estar apto para competir al máximo nivel. Cinco puntos y tres asistencias para contribuir en un triunfo que sigue llenando el granero de cara al play off. Dejó alguna penetración a tablero marca de la casa y también algún pase para los que tiene un don especial. En las próximas semanas se irá acercando al nivel que se le presupone, otro caso con el que hay que ir con paciencia. 

Es motivo de alegría también para Fotis Katsikaris, que dispone por primera vez de los tres bases de la plantilla. El regreso de Mekel debe dar unas herramientas al equipo malagueño de las que ha podido disfrutar poco esta temporada. El israelí sabe llevar el timón de los partidos y es uno de los principales abastecedores, lo que debe repercutir en positivo para tiradores y pívots. Es posible que su vuelta también lleve más al puesto de escolta a Jaime Fernández, en un momento excepcional. En este estado de forma es diferencial y se traduce en buenas noticias para el Unicaja. El griego quiere verlo como finalizador, donde cree que tiene más potencial. Con el paso adelante de Bouteille y la pronta reaparición de Brizuela, el perímetro es temible. Una de las principales armas de aquí a junio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios