Unicaja

El vértigo y lo nuevo

  • Cambio de guardia en el Unicaja tras cinco años con Plaza

  • Casimiro intenta construir otro juego

  • Aires de cambio y un estilo diferente

Kyle Wiltjer, Brian Roberts y Mathias Lessort, tres de los nuevos fichajes, posan en la presentación. Kyle Wiltjer, Brian Roberts y Mathias Lessort, tres de los nuevos fichajes, posan en la presentación.

Kyle Wiltjer, Brian Roberts y Mathias Lessort, tres de los nuevos fichajes, posan en la presentación. / fotos: javier albiñana

Un cambio de entrenador en un club que ha tenido durante un lustro una manera de jugar bastante definida provoca cierta incertidumbre. No tiene por qué entenderse como algo negativo, sino como un cosquilleo por la novedad. Es una nueva etapa, el año I después de Joan Plaza, el técnico que más partidos dirigió en la historia del club. Antes se fueron Imbroda, Maljkovic o Scariolo, de dimensión similar o superior en calado en Málaga que el técnico catalán, y el Unicaja encontró incentivos para seguir creciendo y para mudar la piel.

Es lo que pretende hacer este Unicaja de la mano de Luis Casimiro. Tras una elipsis de seis temporadas, el técnico manchego vuelve al punto de donde se fue. No siguió porque ya estaba firmado el contrato con Jasmin Repesa, pero su trabajo quedó en la mente del presidente, Eduardo García. Tras cerrarse la etapa Plaza la primera opción fue Fotis Katsikaris, pero no salió y Casimiro fue un hombre de consenso al que impulsó su clasificación para la Euroliga en Gran Canaria.

26.6 años, 1.99 metros y 2.8 años en la entidad, retrato robot de la plantilla

La atípica pretemporada, con un paréntesis de 10 días por los partidos internacionales, ha achicado los plazos de trabajo habituales. Pero se ha podido ver una idea distinta de juego que la competición oficial verificará ya desde este viernes en el siempre atractivo y morboso duelo ante el Valencia Básket. El Unicaja se presentó ayer en las instalaciones de Worten, uno de sus patrocinadores desde la temporada pasada, y la toma de contacto con la plantilla emana ilusión y ganas. "Hay una química muy buena, espectacular", dice un Alberto Díaz cada día más maduro. Todos los jugadores se fueron tras el partido a la casa de Shermadini, en Alhaurín de la Torre, para celebrar una barbacoa tras disputar el partido de la Copa Andalucía ante el Betis.

Es una plantilla que, a peso, es peor que la de la temporada pasada. Se fueron para seguir Euroliga Brooks, Nedovic y McCallum. Queda Augustine libre aún. Hombres de un calibre seguramente superior a Brian Roberts, Jaime Fernández, Kyle Wiltjer y Mathias Lessort. Sucede que se hacen varias apuestas que, en un ideal desarrollo de sus cualidades, junto a la permanencia de ocho jugadores pueden producir una mezcla que fermente mejor. 26.6 años de promedio de edad, 1.99 metros de estatura y 2.8 temporadas de permanencia en el club conforman el retrato robot que tendrá Casimiro a sus órdenes.

"La clave está detrás, en defensa. La idea que quiere Casimiro es que desde la defensa hay que jugar en ataque. Creo que hay que ser sólidos atrás, recuperar balones. Ser un candado detrás y delante todos tenemos facilidades para anotar y pasar. Ofensivamente hay talento, pero tenemos que empezar todos desde la defensa", asevera Jaime Fernández, que conoce bien a Luis Casimiro, que fue el técnico que le hizo debutar en el Estudiantes: "Debo ser agresivo en defensa y seguir haciendo mi juego. Asistir, anotar, un poco de todo. Pero, sobre todo, focalizado en defensa". El internacional español debe ser una pieza importante en el juego exterior.

Hay una idea clara, se quiere subir una marcha y acelerar el juego. No implica descuido defensivo sino que habrá más posesiones si se pueden aplicar las ideas de Casimiro. "Conozco por un año cómo trabaja Luis", explica Sasu Salin, que coincidió con el nuevo entrenador en la temporada 2016/17 en Las Palmas: "Hay algunas reglas distintas en defensa respecto a Plaza. Hay nuevos jugadores y siempre cuesta empezar, pero ya en los entrenamientos creo que tenemos buen nivel. En ataque habrá un poco de diferencia, pero también la idea es como en Gran Canaria. Si se puede, correr y en campo abierto tirar si hay opción. Me gusta mucho este sistema de juego. Para el jugador es fácil, son cosas que puedes hacer. Con Luis sólo necesitas confianza y él te la da".

"Esperamos algo más. A ver si ganamos más partidos y tenemos mejores resultados. Quiero ganar algo, no sólo jugar el play off o la Copa del Rey, sino ganar algo", decía con ambición el jugador finés sobre los objetivos del club.

Alberto Díaz, mientras, tiene un interesante campo de mejora con el cambio de técnico. Luis Casimiro le hizo debutar con sólo 18 años en una situación delicadísima para el Unicaja, con la Euroliga colgando del aire. Ahora es otro jugador y con retos por delante. "Seremos un equipo con más libertad y con la idea de ser más directos al aro. En defensa la idea es ser más agresivos para poder correr, Luis nos inculca que la clave es la defensa. Puede ser que recibamos más puntos si jugamos más posesiones, pero ya digo que no sabemos cómo estamos", analizaba el base malagueño: "Hemos recibido más puntos en algún partido, pero es pretemporada, en la competición todo cambia. Teníamos muchas bajas y no sabemos. Queremos mantener el nivel defensivo, Luis quiere que seamos muy agresivos en defensa, que presionemos a todo campo y en líneas de pase. Ya se verá si recibimos más o menos. La libertad ofensivo se centra más en campo abierto. Luis quiere que seamos directos pero siempre con sentido. Confía en el talento ofensivo que tenemos. Particularmente yo me encuentro cómodo, debe ser un pasito más para mi progresión".

"Mantener a jugador de ese nivel que se fueron es muy complicado", admitía Alberto Díaz sobre los cuatro jugadores que se marcharon. Piensa el base que "el juego va a ir más hacia lo colectivo, más compacto en los dos lados de la pista. Yo creo que este año irá bien también". A Alberto le corresponderá, junto a Brian Roberts, llevar las riendas de esta nueva idea de juego. "Es una persona fenomenal, un trabajador que no se queja, con un talento y una veteranía tremendos, con buen tiro, rápido e implicación en defensa. Es un buen fichaje y nos va a dar mucho. No es egoísta, hace lo que considera mejor para el equipo. Él mete con facilidad y hace jugar al equipo. Se adapta a la idea de Luis", remacha Alberto Díaz sobre su compañero de posición.

El Unicaja ya está en los tacos de salida. Hará hoy una doble sesión, que pasarán a mejor vida desde mañana. La temporada ya se vislumbra. El plan es durar hasta bien avanzado junio en la carretera. La idea de juego evoluciona, falta ver cómo será de productiva para el Unicaja en un cambio de carril. Es el vértigo de lo nuevo. Que también ilusiona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios