Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

cómics

¡Manga para todos y todas!

  • Llegan dos novedades al catálogo manga de Planeta Cómic. Tan diferentes entre sí, pero a la vez igualmente recomendables

Detalle de la portada de 'Dragon Head'. Detalle de la portada de 'Dragon Head'.

Detalle de la portada de 'Dragon Head'.

Como ya deberíais conocer a estas alturas, dentro del tebeo nipón hay argumentos y diferentes géneros para contentar a todo tipo de lector, cualquiera que sea su sexo y gustos. Desde el romance, pasando por la aventura, las historias cotidianas, el drama más absoluto, la ciencia ficción, el thriller de misterio... Apropiándome de aquella sintonía creada por Luis Eduardo Aute, podríamos decir que "…todo está en los Manga".

Y, echando un vistazo a un par de novedades de este mes de febrero dentro de las que ofrece el sello Planeta Cómic, nos encontramos, en primer lugar, con la segunda entrega de la serie que hizo famoso a su autor en todo el mundo. Se trata del Dragon Head de Minetaro Mochizuki, una obra que se podría encasillar en varios géneros. Misterio, terror, ciencia ficción… Y que desde sus primeras páginas nos sumerge en un argumento del que no vamos a poder despegarnos, convertidos en auténticos adictos a la inquietante trama.

En el primer volumen nos encontrábamos con los supervivientes del terrible accidente de un tren bala japonés, estudiantes cuyo viaje se ve interrumpido con violencia, y cuando despiertan se percatan de que la pesadilla en la que se va a convertir sus vidas no ha hecho más que empezar.

Teru, Seto y Nobuo son, aparentemente, los únicos supervivientes. Los dos primeros, pese al miedo y a estar heridos, tratan de encontrar una respuesta a lo que ha ocurrido, mientras el tercer chico se ve sumergido en una espiral de locura que lo va transformando, poco a poco, en una inquietante amenaza.Mientras, temblores de tierra, derrumbamientos y gases tóxicos amenazan la vida de los protagonistas, que al principio de la segunda entrega harán un descubrimiento, un sendero que tal vez lo lleve a la superficie. Aunque una vez allí, el misterio se acrecienta, ya que llegan a un lugar totalmente desierto, ¿o no?

Una misteriosa sombra parece vigilarlos en la distancia. Mientras, Seto, la única chica superviviente, logra reunir algunos objetos con los que prepararse para la odisea que les queda por delante, ya que este es tan solo el comienzo de un viaje que los llevará a través del auténtico infierno en el que se ha convertido la superficie, habiendo barrido toda presencia humana del lugar.Aunque, por si esto no fuera suficiente, la mayor amenaza vendrá de otro grupo de supervivientes que van a demostrar que el ser humano, en condiciones límite, puede transformarse en el más peligroso de los depredadores…

El autor de este manga, Minetaro Mochizuki (La mujer de la habitación de al lado, Chiisakobee, Isla de perros…), maneja los resortes del misterio y el horror con maestría, y ahora tenemos la ocasión de disfrutar de la nueva edición de su obra magna, Dragon Head.

La otra novedad de este catálogo manga es, nada más y menos, la protagonizada por la creación más conocida del Dios del Manga.

¿Qué no sabéis quién es? Pues nada más y nada menos que Osamu Tezuka, maestro de maestros, creador que supo alimentarse de las influencias extranjeras y crear un nuevo tipo de manga, que tenía mucho que ver con la animación y atrajo a millones de lectores.

Tetsuwan Atomu, o como mejor le conocemos, Astro Boy, es un robot, una máquina con aspecto de niño, pero que en su interior posee un poder inconmensurable y se va a convertir en el defensor de la humanidad. Frente a docenas de amenazas, la mayoría protagonizadas por científicos locos que pretenden someter a los habitantes del planeta, y sus letales creaciones, máquinas de destrucción, poderosos robots con los que el chaval robótico tendrá que medir sus fuerzas.

Tenemos la suerte, los lectores españoles, de poder disfrutar por fin, de una adecuada recopilación de sus aventuras, que continúan en el quinto tomo, en el que, como hemos podido ver en los anteriores, el propio padre de la criatura, Tezuka, suele tomar el papel de presentador, ya sea para comunicarnos que se encuentra algo pachucho y cede los artilugios de dibujar a Jirô Kuwata, o narrarnos en primera persona cómo nació este original y entrañable personaje.Sin preámbulos, la acción continúa desde la primera páginas, y el protagonista desea compartir algo más con los humanos, una característica de la que carece, los sentimientos. Así se lo comunica al doctor Ochanomizu, que ya le dio al chico una familia, robótica, con la que poder parecerse a nosotros.Pero claro, tal vez la experiencia no sea lo que Astroboy espera, y le ponga al borde del abismo…

A lo largo de catorce trepidantes capítulos seguiremos las peripecias del protagonista, a veces en solitario y otras intentando arreglar los estropicios de sus hermanos robóticos, Cobalt y Uran. Y así conocerá a un robot que tiene la capacidad de mentir, o a Bron X, una nueva y peligrosa creación de Ochanomizu, hasta llegar a la desgraciada historia de amor protagonizada por Robeo y Robieta. Y es que, aunque no lo parezca, los robots también tienen su corazoncito…Terror psicológico y seinen de aventuras, lecturas imprescindibles para los amantes del cómic que viene del País del Sol Naciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios