Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

cómics

Obra maestra

  • El 6 de marzo se cumplirán 100 años del nacimiento de Will Eisner, uno de los artistas capitales de la historia del cómic, que inició su carrera en 1936.

Una imagen de la obra. Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

El próximo 6 de marzo se cumplirán 100 años del nacimiento de Will Eisner (Nueva York 1917-Florida, 2005), uno de los artistas capitales de la historia del cómic. La larguísima carrera de Eisner comenzó en 1936, cuando el joven neoyorkino comenzó a dibujar para la cabecera Wow, editada por Jerry Iger, con quien pronto formaría el mítico Eisner and Iger Studio. Eran los primeros tiempos de un nuevo formato llamado a revolucionar el medio, el cómic-book (cuadernos grapados), que ofrecía al principio reimpresiones de tiras de prensa y, poco a poco, fue abasteciéndose de material realizado expresamente para dicho formato. Con la llegada de Superman, en 1938, y su enorme éxito, la industria estadounidense inundó de superhéroes el mercado, y Eisner fue uno de los creadores más activos en el desarrollo temprano del género. Para la editorial Fox, el dibujante inventó el efímero Wonder Man, cancelado inmediatamente cuando los dueños de Superman lo demandaron por plagio, y se especula que pudo ser el primer guionista del Blue Beetle de Charles Nicholas. En Quality Comics, sello imprescindible en el desarrollo de la historieta, Eisner participó en la creación de personajes inolvidables como Doll Man, Black Condor, Uncle Sam o los Blackhawks.

Precisamente fue Everett M. Arnold, el editor de Quality, el que propuso en 1939 a Eisner realizar un cómic-book para periódicos, un suplemento que competiría con las entonces habituales páginas dominicales de cómic. Era una idea novedosa que representaba un volumen importante de trabajo, de modo que el joven dibujante partió peras con Iger y se embarcó en la producción del suplemento. Negoció con Arnold un acuerdo poco habitual para la época, por el que se aseguraba la propiedad intelectual de los personajes y la explotación futura de sus derechos en el momento en que surgiesen desacuerdos entre artista y editor. Con los dibujantes Bob Powell y Chuck Mazoujian, Eisner creó dos de las tres series del inserto periodístico que debutó el 2 de junio de 1940, Mr. Mystic y Lady Luck. La otra, protagonizada por un policía que volvía de la muerte para seguir combatiendo el crimen, la dibujó él mismo y se tituló The Spirit.

Calificada recurrentemente por críticos y aficionados como la mejor serie de historietas de todos los tiempos, The Spirit es una obra maestra que mezcla los géneros (siempre con el noir como ingrediente principal) y explora los límites gramaticales de la página. La serie es imaginativa, entrañable, divertida, a veces dura, formalmente hermosa y siempre sorprendente. Su periplo en prensa abarca desde 1940 hasta 1952, y contó no solo con el talento inconmensurable de Eisner, sino también de un largo grupo de colaboradores que incluye nombres tan reputados como Jack Cole, Lou Fine, Jules Feiffer o Wally Wood, por citar solo cuatro de los más brillantes. Ha conocido numerosas reediciones, pero la más completa es la colección de 26 volúmenes a color publicados por DC entre 2000 y 2009 y que Norma Editorial ha venido sirviendo en castellano desde 2002.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios