cómics

La lista de los reyes godos

  • 'Las hermanas Gilda' (1946) es una serie del historietista madrileño Manuel Vázquez que está protagonizada por dos solteronas, llamadas Leovigilda y Hermenegilda, que viven juntas

Detalle del sello que Correos dedicó a las Hermanas Gilda. Detalle del sello que Correos dedicó a las Hermanas Gilda.

Detalle del sello que Correos dedicó a las Hermanas Gilda.

La lista de los reyes godos es un tópico de la historia de la educación en España. Hace referencia a la lista ordenada cronológicamente de treinta y tres reyes visigodos (siglos V al VIII), planteada como una prueba para ejercitar la memoria.

En dos nombres de dicha lista se inspiró el historietista Manuel Vázquez para bautizar a las protagonistas de su serie Las hermanas Gilda: el arriano Leovigildo y su hijo, el converso al catolicismo Hermenegildo, que anduvieron a la greña, con resultado de ejecución del segundo.

Otra fuente de inspiración a la hora de bautizar esta serie fue la película Gilda (Charles Vidor, 1946), protagonizada por Rita Hayworth y estrenada unos meses antes del nacimiento de estos personajes de cómic.Con 19 años de edad, Vázquez (Madrid, 1930-Barcelona, 1995) inicia la producción de la serie. Desde 1946 hasta 1986, se mantuvieron en los kioscos las historietas de Las hermanas Gilda, con gran éxito. Vázquez, como otros historietistas, usa el disfraz del entretenimiento inofensivo dirigido al público infantil, para dinamitar las convenciones de una España gris que vigila los trazos de su pluma. La serie apareció por primera vez en Pulgarcito nº 96, y posteriormente en otras publicaciones de Bruguera, como Gran Pulgarcito y El DDT.

El anuncio del debut de la serie, que reclamaba la atención de lapidarios, visigodos, ortopédicos y sastres se publicó, curiosamente, en la misma revista en la que aparecía la primera historieta. Manuel Vázquez, como de costumbre, entregó con retraso.

Leovigilda y Hermenegilda son dos hermanas solteronas poco agraciadas (al contrario que Rita Hayworth) que viven juntas, y no hacen más que fracasar en la búsqueda de novio. Hermenegilda es candorosa; mientras que Leovigilda, de carácter agrio, intenta frustrar a su hermana. Leovigilda es la hermana alta y delgada, y Hermenegilda, la bajita y obesa. Viven en un piso en la calle del Rollo, de una ciudad no identificada. Leovigilda aparece instalada en su sillón rojo, desde donde se entrega a la lectura. Hermenegilda y Leovigilda representan la represión de posguerra, además de constituir una crítica mordaz de las relaciones familiares.

Desde la promulgación del Decreto de 24 de junio de 1955 sobre ordenación de la prensa infantil y juvenil, se redujo el tono adulto, desapareciendo las persecuciones a los novios. Vázquez tomó partido por la candidez y la ingenuidad de Hermenegilda, y trasladó progresivamente el entorno urbano de las historias a un ambiente bucólico. En contacto con la naturaleza, Vázquez desarrolló un humor surrealista en el que el eco tenía vida propia y los árboles un grafismo antropomórfico, dotando a la serie de una atmósfera fantástica.

En 1967, todavía con espacio propio en Pulgarcito, Las hermanas Gilda se convierte en uno de los mayores reclamos de la tercera etapa de DDT. Sin embargo, la irregularidad del autor en las entregas provocó la creación de páginas de Las hermanas Gilda por guionistas y dibujantes apócrifos de Bruguera. También se reeditaron las viejas entregas. En una de las historietas de Las hermanas Gilda, aparece un cartel que dice Reward, con la cara de Vázquez.

Se cuenta que Vázquez fue un auténtico caradura. Maestro en el arte de dejar a deber, mentiroso, y dotado para saltarse cualquier convención social. Las anécdotas sobre su vida son un calco de las peripecias de sus personajes sobre el papel, tanto las dibujadas por él mismo, como por Francisco Ibáñez en la buhardilla de 13, Rúe del Percebe, donde burlaba sin descanso a los acreedores. La leyenda de Vázquez creció de un modo tan brutal, que decidió sacarle partido creando la serie Los cuentos de tío Vázquez.

En el nº 5 del fanzine erótico granadino Espuma (1995) Vázquez explotó, publicando algo inusual: una historieta pornográfica en la que el propio Vázquez anima a sus personajes, las hermanas Gilda y Anacleto, agente secreto, a practicar un menage à trois.

En 2000, Correos emitió un sello dedicado a Las hermanas Gilda, como hizo con varios personajes más de los tebeos de la Editorial Bruguera.

En la película El gran Vázquez (Óscar Aibar, 2010), las hermanas aparecen en dibujos animados en varias secuencias, realizadas por Phillip Vallentin para la empresa Espresso Animation.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios