Conflicto comercial

Xi Jinping apuesta por innovar para que China gane la nueva “guerra fría tecnológica”

  • La compañía japonesa Toshiba tambén suspende la venta de sus productos a Huawei.

Un hombre camina por una tienda Huawei en Taipei. Un hombre camina por una tienda Huawei en Taipei.

Un hombre camina por una tienda Huawei en Taipei. / David Chang /EFE

La reciente gira del presidente chino, Xi Jinping, por el sur del país ha dejado algunas claves de lo que busca para contrarrestar los efectos de la guerra comercial con EEUU: reducir la dependencia de la tecnología estadounidense y sustituirla por la suya propia.

"Lo más importante ahora es centrarnos en nuestros propios asuntos, promover las capacidades de innovación independiente en áreas clave y acelerar el desarrollo de tecnología con derechos de propiedad intelectuales propios", afirmó Xi a su paso por Nanchang, declaraciones recogidas ayer por el rotativo oficial China Daily.

"China está en una nueva Larga Marcha y el país depende ahora de la fuerte voluntad y la firme fe del Partido y del pueblo para asegurar nuevas victorias", avanzó Xi el lunes en Ganzhou, primera parada en su gira por la provincia de Jiangxi, considerada cuna de la revolución comunista.

Aunque el presidente chino se ha referido en otras ocasiones a los retos que afronta el país, su discurso llega en pleno recrudecimiento de la guerra comercial con EEUU, que incluyó a Huawei en una lista de compañías a las que se impide el acceso a la tecnología y el mercado estadounidense.

Analistas

Analistas consultados por coinciden en que este veto es el primer escenario de una batalla comercial y por la supremacía tecnológica en la que China y sus empresas no lo tendrán fácil. "A compañías como Huawei le costará un tiempo adquirir tecnología y registrar patentes punteras al margen de las relacionadas con la tecnología 5G. Pero Huawei tiene una gran ventaja para sobrevivir: el inmenso mercado doméstico chino y las subvenciones del Gobierno", explica Jean-Pierre Cabestan, director del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Baptista de Hong Kong.

El problema para China, en su opinión, es que tiene menos opciones que EEUU para tomar medidas de represalias, por lo que "Xi hará todo lo posible para disuadir a Trump y sentarle a negociar".

Ayer mismo, el grupo japonés Toshiba también interrumpió el envío de componentes electrónicos a Huawei para cumplir con las disposiciones anunciadas por el Gobierno de Trump.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios