Pablo Casado (PP) e Inés Arrimadas (Cs) apoyan a sus candidatos a las elecciones municipales en Málaga 2019 Unas cañas por Málaga

  • Casado define la ciudad como “un escaparate de ensueño” y pide aunar el voto centroderecha en De la Torre

  • Arrimadas anima a gobernar en la capital para “levantar alfombras” y “cambiar lo que no funciona”

Inés Arrimadas, ayer en una cervecería en Málaga con afiliados de Ciudadanos. Inés Arrimadas, ayer en una cervecería en Málaga con afiliados de Ciudadanos.

Inés Arrimadas, ayer en una cervecería en Málaga con afiliados de Ciudadanos. / M. H.

La campaña electoral para las municipales del 26M entra en su recta final y algunos partidos han comenzado ya a sacar su artillería más pesada. PP y Ciudadanos han sido los primeros en echar mano de sus líderes nacionales, probablemente porque ambos partidos saben que se la juegan en estos comicios, los populares porque por primera vez en más de dos décadas corren el riesgo de perder una de las ciudades más importantes del país que aún continúa en sus manos, y el partido naranja porque es consciente de la oportunidad que tiene para entrar al gobierno de la Casona del Parque, a ser posible, siendo los socios preferentes del PSOE. En esta tesitura, ayer coincidieron en la capital el presidente del PP, Pablo Casado, y la portavoz nacional de Cs, Inés Arrimadas, para acompañar y apoyar en sendos actos a sus respectivos candidatos a la Alcaldía: Francisco de la Torre y Juan Cassá.

Casado encabezó un acto en los Baños del Carmen en el que hizo un claro llamamiento a los electores del centroderecha para concentrar el voto en torno a De la Torre, alcalde y candidato a la reelección. “Si el 26-M se vuelve a dividir el voto volverá a gobernar la izquierda”, advirtió. Casado definió a Málaga como “un escaparate de ensueño” para los turistas y “un ejemplo para todas las ciudades españolas”, asegurando que De la Torre “es imprescindible” para continuar con esto.

También aludió a “aquellos que desde Ciudadanos han dicho que quieren echar a De la Torre apoyando al candidato del PSOE” –en referencia a las declaraciones de Cassá–, y dijo al alcalde que “aquí nadie va a impedir que vuelvas a gobernar, ni el PSOE que es rojo por fuera y por dentro, ni ese partido que Monago llamaba ‘el pomelo’, que es naranja por fuera y rojo por dentro”.

Casado, junto a otros líderes del PP, arropan al candidato De la Torre en Málaga. Casado, junto a otros líderes del PP, arropan al candidato De la Torre en Málaga.

Casado, junto a otros líderes del PP, arropan al candidato De la Torre en Málaga. / Marilú Báez

Junto a Casado, participaron en el acto otros líderes del partido, como el presidente de la Junta, Juanma Moreno, el líder del PP malagueño y consejero de Presidencia, Elías Bendodo, el exministro del Interior y número uno del PP a las elecciones europeas, Juan Ignacio Zoido, o el diputado Adolfo Suárez Illana.

Todos ellos arroparon a De la Torre, conscientes de la importancia que tiene mantener el Ayuntamiento de Málaga, más aún después de la sangría de votos sufrida hace menos de un mes en los comicios generales. La irrupción en el tablero de juego de Cs y Vox amenaza con fragmentar el voto del PP también en estas municipales, por eso, los dirigentes se esforzaron por vender a De la Torre como el artífice del cambio logrado en la capital en todos estos años y como el único capaz de garantizar que la ciudad siga evolucionando.

Así lo defendió el propio De la Torre al señalar que “el avance experimentado desde mediados de los 90 hasta situarnos a la cabeza del país y de Europa no ha sido espontáneo, sino que responde a un trabajo planificado que no podemos parar ahora”. “Ninguna ciudad se han transformado como Málaga, y tiene potencial para seguir haciéndolo”, subrayó. También lo dijo el presidente del PP-A y de la Junta, asegurando que votar al PP en las municipales “también es consolidar el cambio en Andalucía”. Se trata, según Moreno, de “mandar un mensaje de que no queremos involución”.

De la Torre, junto a Casado, Bendodo, Moreno y Zoido. De la Torre, junto a Casado, Bendodo, Moreno y Zoido.

De la Torre, junto a Casado, Bendodo, Moreno y Zoido. / Marilú Báez

En Ciudadanos también sacaron ayer a uno de sus pesos pesados. El partido en Málaga organizó ayer un encuentro llamado Vamos de cañas con Inés Arrimadas en el que la portavoz nacional de la formación y número dos de Albert Rivera, se reunió con simpatizantes y afiliados, acompañando al candidato a la Alcaldía, Juan Cassá. “Tenemos que gobernar Málaga porque no tenemos miedo a levantar alfombras y cambiar lo que no funciona, como hemos hecho en Andalucía y necesitamos hacerlo en Málaga”, animó la dirigente. A su juicio, es fundamental que una ciudad tan relevante como la malagueña “tenga un gobierno sensato”.

Arrimadas señaló que “gracias a Málaga gobernamos la Junta Andalucía” y defendió que la ciudad necesita un cambio tras las municipales. “En Málaga necesitamos cambio, ilusión, un voto fresco, liberal, necesitamos dar ese salto”, dijo. De este modo, la portavoz nacional de Cs consideró que la capital malagueña debe ser “el salvavidas naranja”, una ciudad convertida en “el tractor económico de Andalucía” que “debe despegar”. Así, defendió que su partido lo tiene “todo” para gobernar en Málaga, entre otras cosas, “el mejor candidato”, en referencia a Cassá.

Por otro lado, el candidato socialista, Daniel Pérez, recaló ayer en Miraflores, barriada donde nació, en el día en que, además, celebraba su 39 cumpleaños. Allí, ante unas 300 personas, se comprometió a fijar como prioridad “la segunda modernización de los barrios”. En este sentido, criticó que las deficiencias de este distrito llevan sucediéndose desde hace 25 años “por la absoluta desidia y falta de voluntad del equipo de gobierno del PP” y reiteró su intención de dotar al colegio de Gibraljaire de un campo de fútbol de césped, “una histórica reivindicación vecinal”.

El candidato del PSOE, Daniel Pérez, celebra su cumpleaños en el acto de campaña en Miraflores. El candidato del PSOE, Daniel Pérez, celebra su cumpleaños en el acto de campaña en Miraflores.

El candidato del PSOE, Daniel Pérez, celebra su cumpleaños en el acto de campaña en Miraflores. / M. H.

Málaga Ahora se trasladó hasta las playas de El Palo para insistir en que hay que ponerle freno a los apartamentos turísticos. “Hay que revertir de modo urgente un modelo turístico salvaje que atenta contra el bienestar de muchas y muchos malagueños”, aseguró la candidata número uno, Rosa Galindo, que recordó que “ya hay más camas en apartamentos turísticos, unas 20.000, que en hoteles, y que el propio OMAU, dependiente del Ayuntamiento, ya ha advertido de que el centro y partes del litoral están saturados”. “Este modelo se nos ha ido de las manos”, dijo Ysbael Torralbo, número dos. Entre otras medidas, la formación plantea “planes de uso que obliguen a entradas y suministros independientes al resto de viviendas de la comunidad de vecinos”.

Por su parte, la candidatura de Adelante Málaga, integrada por IU y Podemos, centró la jornada en dar a conocer las líneas fundamentales de su programa cultural, entre las que se incluye la creación de una Escuela Municipal de las Artes en El Ejido, donde se brindaría formación y espacio de producción a los creadores, convirtiéndo esta zona en un distrito cultural. Así lo explicaron el número uno de la confluencia, Eduardo Zorrilla, y su número dos, Paqui Macías, junto a otros miembros de la candidatura, defendiendo que plantear la política cultural como “un derecho humano” de acceso “universal”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios