2015 Elecciones Municipales

Sin compromiso por la Alameda

  • Pasa a condicionar la peatonalización del lateral sur a tener el aval de los vecinos y a que sea la Junta la que pague la obra

No sin los vecinos. Grosso modo es el eslogan que podría emplear el alcalde de Málaga y candidato del PP a la reelección el próximo 24 de mayo, Francisco de la Torre, en lo que a las políticas de movilidad se trata. El cabeza de cartel popular llega al punto de condicionar buena parte de las acciones a desarrollar en los cuatro años del próximo mandato, en el supuesto de mantenerse al frente de la Alcaldía, a que los residentes den su particular sí quiero. Tal supeditación afecta la construcción de nuevos aparcamientos en la zona Este y Carretera de Cádiz, a la llegada del Metro hasta el Hospital Civil y a la histórica demanda de recuperar espacio para el peatón en la Alameda Principal.

 

Sorprende la escasa contundencia con la que el regidor se manifiesta en relación al cierre al tráfico privado del lateral sur de la Alameda, copiando el mismo diseño de reorganización ya contemplado en la zona norte, aprovechando las futuras obras del Metro. Para esta intervención, que viene siendo objeto de estudios y análisis desde hace alrededor de una década, De la Torre fijo dos condiciones: disponer del consenso vecinal y que sea la Junta la que pague la obra.

 

Sobre el visto bueno de los vecinos, De la Torre confesó que no lo tiene del todo claro, indicando que tras varias reuniones mantenidas con algunos residentes de las calles que verían incrementada la circulación por la peatonalización del lateral sur de la Alameda surge "interrogantes e inquietudes". Por eso, cuando se le pidió un compromiso claro, eludió asegurar que esa intervención será realidad en el próximo mandato.

 

El otro elemento que De la Torre sitúa como clave es que sea la Administración regional la que financie la intervención. Bien mediante los fondos vinculados al Metro bien mediante el dinero europeo que recibirá la comunidad en el próximo marco comunitario. Esta vía ya está siendo explorada por el Consistorio, que el pasado mes de noviembre remitió al Gobierno andaluz un listado con una decena de proyectos, valorados en 83 millones de euros, para que sean costeados con los fondos procedentes de Bruselas. Dentro de este catálogo está la peatonalización del lateral sur de la Alameda, para el que se reclaman 8 millones de euros. 

 

Curiosamente la intervención en la Alameda no fue ni siquiera mencionada por el regidor en la presentación ayer de su programa en materia de movilidad. Como tampoco hubo alusión a propuesta de incrementar el espacio peatonal en la calle Victoria, proyecto que el regidor tachó de "complejo". De acuerdo con su explicación, la idea pasa por ampliar las aceras actuales, manteniendo abierto un carril para el tráfico privado. Lo que sí menciona el documento programático es la intención de trabajar para peatonalizar ciertas calles comerciales de Cruz de Humilladero. 

 

Sobre el Metro, poca novedad en su discurso. Ratificó su compromiso de "apoyar" los pasos del proyecto hacia el centro, con el análisis de los desvíos de tráfico solicitados, y precisó que el Ayuntamiento "seguirá trabajando para que llegue lo más cerca posible del centro", en alusión a su deseo por aproximar el trazado del suburbano, pactado hasta la calle Torregorda, hasta las inmediaciones de la Plaza de la Marina.

 

La cuestión del recorrido al entorno al Civil volvió a ponerse sobre la mesa. Con un discurso rebajado, el candidato incidió en su intención de cumplir "lo firmado", es decir, lo marcado en el protocolo que rubricó en noviembre de 2013 para levantar las dudas que se cernían sobre el Metro. El matiz es que según De la Torre ese acuerdo llevaba implícita la necesidad de contar con los vecinos antes de acometer el Metro en superficie. Ello a pesar de admitir que literalmente el documento no recoge este extremo. "Las palabras quizás no son textuales, pero el espíritu era ese", afirmó.

 

De la Torre volvió a decir que si los residentes no están de acuerdo con la propuesta habrá que abrir la discusión a otras soluciones, ya sea el soterramiento o la propuesta de Metrobús. "Todo debe ser analizado serenamente", expuso. Lo que no mencionó es que el acuerdo de 2013, con el visto bueno del BEI, obliga a que los trenes lleguen hasta la Alameda de forma soterrada y hasta el Civil en superficie a finales de 2017. Incluso, puso en duda ayer que la idea de alcanzar la zona norte de la ciudad a ras de calle tuviese detrás un estudio técnico adecuado y apuntó la posibilidad de ello hubiese respondido más a "un componente puramente político o ideológico".

 

El candidato popular presentó ayer su autobús de campaña, cuyo alquiler para las dos semanas alcanza los 7.300 euros, incluyendo el chófer, la vigilancia y la gasolina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios