Festival de Málaga. Cine en Español

'Niña errante', una exploración del universo femenino en el Festival de Málaga

  • El colombiano Rubén Mendoza presenta en la Sección Oficial a Concurso una historia familiar que critica de forma directa la educación patriarcal

Rubén Mendoza y Carolina Rodríguez, en la presentación de la película Rubén Mendoza y Carolina Rodríguez, en la presentación de la película

Rubén Mendoza y Carolina Rodríguez, en la presentación de la película / Daniel Pérez / Efe (Málaga)

La película Niña errante, cinta colombiana presentada este jueves en el 22 Festival de Málaga de Cine en Español dentro de la Sección Oficial a Concurso, realiza un retrato para explorar el universo femenino a través de una hermandad forzada por el camino a causa del duelo por un fallecimiento. Esta cinta narra la historia de Ángela, una niña de 12 años, y tres medio hermanas por parte de padre cerca de la treintena que se conocen por la muerte del progenitor, un hecho que las llevará a un viaje por Colombia para dejar a la pequeña con su tía para evitar que se quede a cargo del Estado, un encuentro que refleja la feminidad, el dolor y el reto de ser mujer.

El director de Niña errante, Rubén Mendoza, explicó que con esta cinta ha visto "una posibilidad grande de explorar y cultivar" su lado femenino, un sentimiento que tenía arraigado desde pequeño al estar rodeado de "mujeres muy poderosas", por lo que estaba interesado en mimetizar este tipo de relaciones. "Me interesa conocer esa reunión si no hubiera testigos ni cámaras, como si la cámara fuera un mueble, qué hablarían, cómo se tratarían, cómo se mirarían", aseguró Mendoza, que reconoció que por culpa de "la educación patriarcal recibida" no se puede ver este tipo de lazos y vínculos entre mujeres.

Aseguró el director que su intención era "ver cómo sería la reunión sin uno", cómo sería el encuentro entre mujeres sin presencia de hombres, una intimidad cultivada durante un mes y medio en el que las actrices han trabajado juntas con profesionales para conocerse y crear esa intimidad presente en la película. Mendoza subrayó la dura realidad de las mujeres en la sociedad ya que "evidentemente tomar mal una calle tiene consecuencias distintas, hay miedos que un hombre no tendría", una diferencia determinada por "una lotería biológica que en la mayoría de los casos condiciona para mal". "El pelo en la película es una evolución que acompaña, es una historia", explicó Mendoza, que apuntó que en su largometraje el cuerpo funciona "como territorio y la piel es frontera" que se vuelve imprescindible en la cinta para hacerse hermanas.

Por su parte, la actriz colombiana y coprotagonista de la cinta Carolina Ramírez señaló que durante la grabación se creó "un círculo de protección femenina" llena de intimidad con el que incluso creían "que la cámara no estaba". "En seis semanas de rodaje aprendí qué significa tener una hermana", aseguró la actriz, quien confirmó que los actores son "material de moldeo para los directores de cine" en todos sus trabajos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios