diego montañés. cardiólogo

"Andar reduce el riesgo de un infarto y eso no lo hace ningún medicamento"

  • Defiende que haya más horas de deporte en los colegios y más espacios verdes seguros en las ciudades para que los niños puedan correr a fin de combatir los altos niveles de obesidad infantil

Montañés, fotografiado en el centro de Málaga. Montañés, fotografiado en el centro de Málaga.

Montañés, fotografiado en el centro de Málaga. / fotografías: jesús mérida

Diego Montañés es afable, buen conversador, cercano. Este cardiólogo, especialista en Medicina del Deporte, ha dedicado toda su vida a la sanidad pública y al Unicaja de Baloncesto. Hace poco se jubiló del Clínico. Admite que echa muchísimo de menos la rutina hospitalaria. Mantiene su actividad profesional velando por los corazones de los jugadores del equipo cajista.

-Es del mismo centro de Málaga. Nació a pocos metros del Museo Thyssen. ¿Qué le parece el cambio del centro?

-Está muy bonito, precioso. A mí el centro me encanta, he vivido en el centro y me gusta pasear por el centro. Pero ahora ya no vivo y no sé si es cómodo para la gente que vive porque con frecuencia se ve en prensa que la gente se queja de la avalancha turística.

-Ha habido un incremento del turismo que llega a la ciudad. ¿Qué le parece?

-Por una parte es muy bueno. La primera industria de Málaga es el turismo. Ojalá tuviéramos muchísimos tipos de industrias que no contaminaran, no dieran escándalo... Málaga vive del servicio, el turismo es nuestro primer ingreso. Aunque pueda haber un poquito de molestias, vivimos del turismo.

-¿Málaga puede morir de éxito en ese sentido?

-Yo creo que no si se plantea bien. Pero sí hay que intentar un turismo de más calidad. Es importante que España tenga un turismo con menos gente, menos bullanguero y que deje más dinero.

-¿Cómo ve el fenómeno de Airbnb?

-Yo sigo yendo de hoteles. No sé ni como se hace lo de Airbnb. Pero hay que regularlo para que paguen sus impuestos quienes se benefician de ello y para que no haya escándalo para los vecinos. Hay que marcar las líneas a fin de que haya una buena convivencia para todo el mundo, los que vienen a pasar unos días y los que viven aquí.

-¿Qué le parece que la provincia vaya a ser sede para las pruebas del tren supersónico?

-Una buenísima noticia. Todo lo que sea posibilidad de empleo es extraordinario y el proyecto es alucinante... Un tren que va a 1.200 kilómetros por hora. A mí me va a dar pánico subirme. Es importante además por todo lo que generará alrededor. Es una buena noticia para la comarca de Antequera, para la provincia y para Andalucía.

-Se ha jubilado del Clínico, ya no da clases en la Universidad. ¿Sigue como médico del equipo del Unicaja Baloncesto?

-Sí, afortunadamente, eso sí lo continúo, sino es que me daba una depresión; de trabajar 14 horas al día a no tener que hacer nada, eso es horroroso, hay que saber adaptarse a la jubilación. Somos varios médicos, de cada especialidad.

-¿Y cómo van los jugadores del Unicaja?

-Muy bien. Yo creo que este año vamos a tener un gran equipo. Estoy ilusionado, hay un buen entrenador, hay muy buenos jugadores y mantenemos jugadores del año pasado; gente muy concienciada, muy metida en el grupo. Y con los fichajes creo que hemos acertado. Todo luego depende de que la pelotita entre o no. Pero tengo ilusión de que vamos a hacer una gran temporada. Llevo 34 años como médico del Unicaja, para mí es como si fuera un niño mío.

-Me asombra cuando se lesiona un deportista de lo rápido que se recupera. ¿Cuál es el truco?

-Es gente muy joven, muy sana, que hace ejercicio, que sobrelleva bien una rehabilitación que a veces es muy dura. Y disponen de médicos, fisioterapeutas, preparadores al lado, rehabilitadores que normalmente las personas de la calle no tienen.

-¿La rehabilitación en la sanidad pública debería mejorar?

-La sanidad pública es mejorable. Pero yo que he trabajado toda mi vida en la sanidad pública pienso que es muy buena. La calidad de los profesionales es buenísima. Lo que pasa es que llega un momento en que la demanda es muy grande y los plazos para ver a los enfermos e intervenirlos a veces se alargan demasiado.

-Pero si se opera a un paciente y la rehabilitación tarda, eso demora la recuperación, ¿no?

-La rehabilitación a lo mejor le llega dos meses después y tiene menos objeto. Sin embargo, en los clubes de fútbol o baloncesto, la rehabilitación es desde el día siguiente y por lo tanto los resultados son más óptimos.

-¿Eso lo debería mirar la sanidad pública?

-El tema de las esperas es lo que tendría que mirar, pero insisto en que la sanidad pública es de las mejores del mundo. Hay extranjeros de esos que pasan temporadas aquí, gente mayor que había que operar y a los que yo les decía que si eran de Londres y allí estaba su familia fueran a operarse allí, pero preferían operarse aquí.

-¿Se debe hacer más deporte?

-Se debería hacer más. Pero más que deporte, diría yo que actividad física. Es importante que se haga actividad física. Yo pongo a muchísimos pacientes a andar. Andar es de los ejercicios más sanos y cuando las personas tienen cierta edad el mejor. En una ciudad como Málaga podemos andar todo el año. En el norte, con la lluvia y el frío no se puede. Pero aquí se puede andar los 365 días del año; además, hay paseos marítimos donde es agradable andar. Yo a los pacientes, cuando han tenido un infarto, lo primero que les digo es anden. Andar todos los días 30 minutos, reduce la posibilidad de un infarto un 40%, eso no lo hace ninguna medicina.

-¿Los jóvenes y los delgados, también?

-Sí, si, sí. El ejercicio físico hay que hacerlo. Adaptado por supuesto a la edad, el sexo, la constitución física, el estado de salud previo. Una persona mayor no debe correr una maratón... Pero andar, nadar, trotar, lo que llamamos ejercicios aeróbicos vienen bien a todo el mundo. Luego están los ejercicios anaeróbicos son aquellos muy cortos, intensísimos. Los cardiólogos queremos que nuestros pacientes hagan ejercicio aeróbico que es el sano. Para tener musculatura tiene que ser anaeróbico, pero ese no lo consideramos como sano.

-Hay quien toma el atajo de los anabolizantes. ¿Es peligroso?

-Cuanto menos, peligroso. Tienen que ser prescritos por un facultativo y en condiciones que realmente lo requieran, pero anabolizantes como café para todos es una barbaridad. Los anabolizantes se usan cuando hay un déficit hormonal, pero para casos muy concretos. Pero son muy peligrosos porque pueden dañar al hígado, al corazón...

-Como especialista en Medicina del Deporte, ¿qué le parece tanta obesidad?

-Es una de las epidemias de nuestro siglo. El problema es que incide mucho en niños.

-¿Debería haber más horas de deporte en los colegios?

-Sí. Los niños de mi época jugábamos en la calle. Hoy es impensable. Yo iba al colegio andando y hacía cuatro kilómetros diarios. Después jugábamos a la pelota en la calle. Hoy los niños van en autobús o en coche al colegio, no se mueven; el ocio preferido son los videojuegos y no hacen ejercicio. Además, la dieta ha empeorado. En mi casa se comía todos los días fruta. Hoy, porque hay menos tiempo, se consumen más productos preparados; flanes, se toma menos fruta, se hace un consumo alto de hidratos de carbono... La dieta mediterránea cada vez se come menos. Tenemos un problema de obesidad importante, sobre todo en nuestros niños.

-¿Debería haber más parques para que jueguen los niños?

-Evidentemente.

-Pienso por ejemplo en Carretera de Cádiz...

-¿Y dónde juega un niño en el centro? No hay muchos espacios seguros para correr. Nosotros cuando éramos pequeños jugábamos en las calles porque no había coches. Hoy es imposible. Entonces el niño mira la tele o juega con las maquinitas y eso es lamentable. Yo jugaba todos los días al fútbol, al baloncesto en la calle. Hacen falta más espacios verdes. Una ciudad que me gusta mucho porque está muy concienciada con el tema es Vitoria, donde más parques y sitios para hacer deportes y caminar hay.

-Hay aparatos para hacer ejercicio al aire libre. ¿Hay riesgo de que nos hagamos una lesión por no usarlos bien?

-Yo recomiendo moderación. Me gustan esos parquecitos con aparato porque generalmente no hay pesas que puedan dañar al individuo. Hay ejercicios de remo, de giro de cintura e incluso los que hay de peso, son con tu propio cuerpo como pesa. Con moderación todo ejercicio es sano. No está de mal que alguien con conocimiento en preparación física nos aconseje una tabla. Todo lo que sea movilizar nuestras articulaciones, ejercitarnos para tener tono muscular y mejor capacidad respiratorio es muy positivo.

-Me contaron hace tiempo que en los hospitales aumentaban los casos de infartos en gente relativamente joven por consumo de drogas. ¿Es cierto?

-La cocaína es un tóxico importantísimo para dos tipos de enfermedades vasculares; para el infarto agudo de miocardio y para los accidentes cerebrovasculares. La incidencia de cocaína sobre todo en gente joven con estas dos patologías que son tremendamente peligrosas es algo a tener muy en cuenta. Hemos visto casos y hay estudios que describen la relación entre consumo de cocaína con infarto agudo de miocardio y accidentes cerebrovasculares. La cocaína estrecha las arterias y eso favorece estas patologías. Además, la cardiopatía isquémica se da en gente cada vez más joven. Cuando yo empecé, los infartos se daban en personas de 70 u 80 años; ahora la mayoría son gente más joven.

-¿Por qué?

-Por el sedentarismo, la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, el colesterol, el estrés... Todos estos son papeletas, factores de riesgo para un infarto. En resumen, porque aumentan los factores de riesgo. Insista ahí en lo del tabaco, que tiene una incidencia enorme en la cardiopatía isquémica.

-¿Le gusta la Feria?

-No me gustan mucho las grandes multitudes, pero con mis hijos y mis amigos bajo algún día al centro y al Real.

-¿Y cómo ve la Feria?

-Yo cuando veo gente sin camisa, me descompongo. En eso respeto la feria de otros sitios donde la gente va arreglada, decente. No entiendo que la gente vaya en bañador y con chanclas a la Feria.

-¿Y la Semana Santa le gusta?

-Hombre... Soy de todas las cofradías, pero sobre todo de la Esperanza. Hombre de trono desde los 17 años hasta los 57. He llevado el trono de la Esperanza y el nazareno del Paso.

-¿Y qué opina del cambio de recorrido?

-Me da miedo. Me encantaba como estaba y lo que funciona bien, y la Semana Santa de Málaga es espléndida, soy partidario de no tocarlo. Me preocupa.

-¿Hace falta un nuevo Carlos Haya?

-Sí. Tenemos la ratio de camas por habitantes que es la menor de toda Andalucía. El tercer hospital es no necesario, es imprescindible.

-¿Y cabrá en el Civil?

-Hoy se puede hacer; en la parte de atrás del Civil... No sé si estratégicamente esté bien que esté ahí o sería mejor en otra zona. Pero hoy un gran hospital no necesita una gran extensión.

-Yo me refería a los accesos.

-Ese es el problema. Creo que se podía hacer en la zona de El Palo, que está un poquito desabastecida y creo que allí, si hubiera algún sitio idóneo, sería interesante.

-¿Se matarían dos pájaros de un tiro? Digo porque allí también se reclama un hospital más pequeño, un Chare.

-Evidentemente. Hay una población enorme en la zona de El Palo que está desasistida de hospitales y eso que afortunadamente la autovía ha solucionado mucho.

-¿Cómo lleva la vida de jubilado?

-Muy triste [Risas] Echo muchísimo de menos la vida hospitalaria. El hospital público es mi vida. Echo muchísimo de menos a mis amigos enfermos. Con la Cardiología llega un momento en que hay una gran relación con el enfermo. Tengo pacientes que me llaman y los aconsejo, los oriento. Es difícil cortar el cordón umbilical del paciente que has atendido hace 20, 15, 10 años y él cree -entre comillas, que no es así- que te debe la vida. Para mí ha sido muy fuerte tener que romper con estas cosas.

-¿A qué dedica el tiempo libre?

-Al Unicaja, a mi familia y a los amigos.

-¿Algo que quiera añadir?

-Que hay que cuidar la salud. Es muy importante. Es muy importante ser feliz. Si somos felices enfermamos menos, está totalmente demostrado. Hay que comer razonablemente, hacer ejercicio razonablemente. Alimentarnos con la dieta mediterránea que es la mejor que hay. Y si nos cuidamos un poquito, va ser bueno para la salud y para nuestra vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios