Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

universidad

'Corazonada' contra el abuso sexual

  • Cuatro psicólogas y una médico buscan a través del crowdfunding poner en marcha un proyecto de la UMA para la detección precoz del abuso en la infancia

En su trabajo clínico les impresionó siempre la gran cantidad de casos que trataban de víctimas de abusos sexuales en la infancia. Agresiones que fueron silenciadas durante años y que, en muchos casos, dejaron una huella perpetua y demasiado profunda. "Llevaba 20 años queriendo hacer algo", dice la psicóloga y profesora de la UMA Margarita Ortiz-Tallo. Ella y la psicóloga infantil Marta Ferragut conocieron en México el proyecto Corazonada, una obra teatral interactiva para toda la familia que se completa con talleres y cuya autora es Carolina López. "Vimos que se adapta a nuestra forma de trabajar, que es eficaz, que llega a los niños y es útil, además de bonito", cuenta Ferragut. Entonces participaron en una convocatoria de la Universidad de Málaga pionera y fueron seleccionadas para conseguir el presupuesto necesario para poner en marcha el proyecto a través de crowdfunding.

"Ahora mismo estamos en la fase de recogida de recursos", comenta Ortiz-Tallo y subraya que ya consiguieron los 10.005 euros de mínimo y ahora están luchando para conseguir la cantidad óptima, 18.000 euros. "La Caixa nos ha ayudado y tenemos más de 70 cofinanciadores, todavía estamos en activo así que si alguien quiere participar aún puede", agrega la psicóloga. En septiembre quieren empezar a poner en pie el montaje, del que se hará una adaptación para el público español. Y en el segundo trimestre del próximo curso esperan poder levantar el telón. "Nuestro compromiso con la investigación es incluir tres pases gratuitos, además de talleres a madres, padres y docentes, porque no queremos dejar la responsabilidad de los recursos solamente en los niños, nos parece esencial que también los adultos sepan qué hacer si detectan algo o sospechan", apunta Marta Ferragut.

Una obra de teatro interactiva y talleres hacen visible un problema muy oculto

El proyecto tiene varios objetivos, como indican dos de sus promotoras. La visibilidad del problema y la detección precoz son clave, pero igualmente lo es conocer el protocolo a seguir una vez que se intuye o se sabe. "El problema está muy oculto, se da generalmente con alguien cercano, es un familiar, un amigo, un profesor, alguien querido para el niño y para la familia, alguien que está integrado en el sistema íntimo del niño, por eso es tan difícil detectarlo y por eso también es tan difícil para el niño distinguir si eso está bien o no", señala Ferragut. "Lo fundamental de la obra es que dice tanto a niños como a progenitores que hay que hacer caso a la intuición, cuando sientas que algo no va bien lo pongas sobre la mesa. La obra plantea la diferencia entre un regalo y un soborno, entre una sorpresa y un secreto que no se debe contar. A los padres se les muestra que a veces ese problema los niños no saben cómo explicarlo, cómo pedir ayuda", agrega la psicóloga infantil.

Margarita Ortiz-Tallo agrega que "los talleres no van al intelecto, si no a lo emocional porque es una situación tan bloqueante que no vale la teoría, muchas madres terminan mirando para otro lado y no creyendo a sus hijos". Y eso, como apunta Ferragut, que los niños "casi siempre lo exteriorizan de alguna forma, no saben ni siquiera bien qué está pasando, pero suelen mandar señales. A veces son físicas, a veces, conductuales. Otra cosa es que los adultos sepamos canalizar esto". Y, como explican las expertas, son tantos los casos que se dan en el seno de la familia que es difícil romper ese círculo. "El niño siempre dice la verdad, no se inventa un abuso", considera Ortiz-Tallo.

En los niños que están sufriendo abusos sexuales puede haber cambios físicos evidentes, desgarros, infecciones. O no tanto, dolores de estómago, de garganta, erupciones o problemas psicosomáticos. Pero también emocionales, rabietas, tristeza o aislamiento. "No siempre hay un abuso detrás, pero si se observa este malestar en un niño hay que explorar lo que puede causarlo", estiman las psicólogas. Para ellas, que han fundado la asociación Con.ciencia, hay que formar a familias y docentes, porque tienen que ser los adultos los protectores. "La obra de Corazonada da pie para hablar y reflexionar juntos, hace visible este problema a través del cuento, ven que no es normal, que no tiene por qué pasar aunque te lo esté pidiendo una persona que para ellos es una autoridad", comentan las especialistas e inciden en la importancia de tener una buena comunicación con los más pequeños de la casa. "No creo que haya que asustar a los niños, pero sí que sepan que a veces hay adultos que son muy simpáticos pero que les piden cosas que ellos no deben de darles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios