Aniversario La Cueva de Nerja: 60 años al descubierto

  • La gruta fue descubierta por cinco jóvenes de Maro el 12 de enero de 1959 cuando se adentraron buscando murciélagos

Una de las imágenes de las Cuevas de Nerja Una de las imágenes de las Cuevas de Nerja

Una de las imágenes de las Cuevas de Nerja / Marilú Báez (Nerja)

Las huellas registradas por los científicos datan a la Cueva de Nerja con al menos 40.000 años de antigüedad. Sin embargo, tan sólo llevan al descubierto seis décadas. Un hallazgo que hay que agradecer a la osadía de cinco niños de Maro que un 12 de enero de 1959 se atrevieron a internarse en la cavidad por la que nunca antes alguien lo había hecho. Cada año se repite la historia y cuentan su asombrosa hazaña, lo conmovedor es que se siguen emocionando de la misma forma al relatar qué ocurrió aquel día en el que descubrieron la Cueva de Nerja. Tenían entre 21 y 15 años, dos linternas y mucha curiosidad.

“Durante siglos estuvo ese boquete ahí, al lado del pueblo, y nadie entró. Se nos ocurrió perseguir a los murciélagos y mira por donde descubrimos la maravilla que hay ahí dentro”, recordaba estaba semana Miguel Muñoz, uno de los descubridores y el último que abandonó la gruta como guía. El hallazgo les sirvió entonces para tener un puesto de trabajo y 80.000 pesetas.

“Después de tantísimo años aquí trabajando, 50 años, más me acuerdo de la cueva y de lo que ocurrió entonces. Hay veces que pienso que todavía estoy llevando grupos como el guía que he sido. La cueva no es nuestra materialmente pero si moralmente. La consideramos algo nuestro”, manifestaba Miguel quien sabe bien el atractivo de este monumento natural que cada año atrae a 45.000 personas. “Fíjate el negocio que hay montado alrededor. Hay colas a diario, hasta ahora en el mes de enero”, expresaba orgulloso sonriendo.

Esa misma satisfacción es la que mostraba José Luis Barbero todos los 12 de enero, fecha del descubrimiento. “Ese día él se venía todo el día. Le gustaba contemplarla. La vivía como algo suyo”, recordaba su viuda emocionada. Y es que es a estos cinco amigos de Maro a quien se les debe el descubrimiento de este monumento que forma parte del Patrimonio Nacional. Cinco jóvenes que por las fiestas de San Antón decidieron hacerse con dos linternas y con una buena dosis de valentía para continuar, esta vez, sus pasos hacia el interior de la cavidad.

“Había entrado mucha gente para recorrer las minas del cementerio pero no se percataban de que podían continuar, pensaba que ahí se acababa cuando en realidad lo que había dentro era infinitamente mayor”, recordaba José Torres sobre aquel día en el que descubrieron la inmensidad de la Cueva de Nerja. 300.000 metros cuadrados de los que tan sólo un tercio es visitable.

“Fue indescriptible. Nos quedamos extasiados con la oscuridad, viendo las estalactitas y las estalagmitas con las linternas, no sabíamos ni lo que eran. Creíamos que eran chorreones de piedras. Maravilloso. Ese día no se me olvida”, rememoraba Manuel Muñoz, hermano de Miguel quien también estuvo seis años trabajando en la gruta. “Pasamos mucho miedo por la oscuridad que nos rodeaba. Los toboganes eran estrechísimos, cuatro metros con los brazos arriba y a dejarnos caer. Era enero y estábamos sudando a chorros de la tensión, el miedo y la impresión”, relató Manuel sobre aquel 12 de enero de hace sesenta años.

“Se nos ocurrió entrar porque aunque éramos jóvenes, y no teníamos experiencia, seguíamos una lógica. Lo hicimos aplicando la idea que se nos había ocurrido y que finalmente fue muy acertada: había un agujero por el que apenas cabíamos del que salía mucho aire y muchos murciélagos. Entonces pensamos, que si salía esa cantidad es porque dentro tenía que haber una cavidad mayor.

"Entramos como pudimos y descubrimos lo que hoy se conoce, la mejor cueva del mundo”

A partir, de ahí fue romper, entrar como Dios nos dio a entender y descubrir lo que hoy se conoce como la mejor cueva del mundo”, explicó Torres para quien impresiona “la cantidad de metros que había”. “Yo de aquellos días lo que recuerdo son las sensaciones que no sabíamos cómo explicar. Miedo, espanto, alegría, extrañeza, no sé cuántas cosas”, expresó. “En la sala de los fantasmas encontramos dos esqueletos, y nos dio miedo pensando en lo que nos podría pasar. Luego llegamos a la impresionante sala de la Cascada y descubrimos la parte alta de la galería nueva donde están las pinturas rupestres. Hay muchísimas, y preciosas, quizás más que las visitables. Hay salas con hasta 90 metros de altura”, apuntó el quinto descubridor, Francisco Navas quien ya se había internado en la gruta en varias ocasiones.

Y entonces como pudieron, lo contaron a su profesor Carlos Saura quien se interesó por el hallazgo e hizo que se supiese qué algo había pasado en Nerja. “Después vimos cómo se fue transformando la zona. Fue muy rápido y pienso que se hubiese transformado también pero no tanto si no llega a ser por la influencia del descubrimiento de la Cueva y eso a nosotros nos llena de orgullo, Gracias a eso lo está disfrutando mucha gente”, cerró Torres. Y de eso, como dicen, ya han pasado 60 años.

El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía en 1985 y zona arqueológica en 2005. De la cueva se puede destacar la espectacularidad de sus espeleotemas que rodean la cavidad desde el techo, el suelo o las paredes. Además hay una gran variedad de clases: estalactitas, estalagmitas, columnas, gours y macarrones. Aunque por motivos de conservación no se pueden visitar, la cueva cuenta con 589 pinturas rupestres del paleolítico superior y la prehistoria reciente.

Actualmente es el espacio más visitado en la provincia de Málaga después del Museo Picasso. Depende de una fundación pública que este año cuenta con un presupuesto de 4,3 millones de euros en el que se contemplan numerosas actividades para conmemorar el aniversario.

Los actos arrancarán el próximo jueves 11 de enero y se prolongarán hasta el 12, fecha del aniversario. “Va a ser un año cargado de novedades y actividades, no sólo en el ámbito de las visitas a la cavidad, sino también en cuanto a los servicios que presta la Fundación”, comentó el gerente de la Cueva de Nerja, José María Domínguez quien esta semana ha presentado junto a la vicepresidenta de la Fundación y alcaldesa de la localidad, Rosa Arrabal y a los descubridores el décimos del sorteo de la Lotería Nacional del próximo 12 de enero, fecha en la que se conmemora el sesenta aniversario del descubrimiento de la gruta.

Con respecto a las actividades de la próxima semana avanzó que serán lúdicas y educativas en la cueva y en el Museo de la Historia de Nerja, enclavado en el centro del municipio. En este sentido, se refirió a un taller de fotografía, una exposición fotográfica o un recorrido por la gruta junto a los descubridores. “Queremos que la Cueva de Nerja está más viva y presente que nunca”, añadió.

Queremos que la Cueva de Nerja esté más viva y presente que nunca”

Este año también tendrá un protagonismo especial en la edición de la Fiesta Internacional de Turismo (FITUR) que se celebra en Madrid así como el 60 Festival Internacional de Música y Danza que viene celebrándose con gran éxito desde el mes de junio de 1959.

Además, este año la Junta Plenaria aprobó una modificación de tarifas de acceso al monumento a con bonificaciones para las entradas adquiridas por mayores de 65 años, jóvenes, familias numerosas y personas con discapacidad. Este descuentos es de dos euros. También baja la tarifa un euro para las entradas a través de internet en los meses de enero, febrero, marzo, abril, noviembre y diciembre , excepto Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios