Málaga

Detectados 45 casos de ancianos abandonados en hospitales en 2017

  • Son mayores cuyos familiares no se hacen cargo, que no tienen familia o extranjeros solos

Hospital Regional de Málaga. Hospital Regional de Málaga.

Hospital Regional de Málaga.

Los ancianosabandonados en los hospitales públicos son un fenómeno social que va en aumento. El año pasado, los trabajadores sociales de estos centros sanitarios detectaron 45 casos. Algunos incluso los pusieron en conocimiento de la Fiscalía. El coordinador sociosanitario de la Unidad de Trabajo Social del Regional, Juan Antonio Torres, explicó ayer en la Cadena Ser que se trata de personas mayores que no tienen familia que las cuiden al recibir el alta o cuyos familiares no quieren hacerse cargo de ellos. El resultado es que su ingreso hospitalario se prolonga más de la cuenta hasta que los trabajadores sociales encuentran una salida para su situación.

Hay un abanico muy amplio de casos. Desde extranjeros jubilados que viven solos en la provincia, pasando por malagueños cuyos familiares no pueden cuidarlos porque trabajan o porque también son mayores, hasta ancianos maltratados por su propia familia. Pacientes generalmente con grave dependencia y algunas veces con enfermedades mentales o demencias. Y los hospitales están para tratar patologías agudas, no son una residencia.

Algunos casos son notificados a la autoridad judicial por los centros sanitarios

El problema se debe a muchas variables. Los cambios sociales han provocado que la mujer ya no siempre asuma el rol de cuidadora y, además, las familias no son tan amplias como hace décadas en las que siempre había una red familiar para cuidar al abuelo. Pero también, debido al envejecimiento de la población, las personas cada vez viven más y aumenta la cifra de grandes dependientes. Y otro elemento que juega en contra: el coste de cualquier residencia supera con creces la jubilación media. Esta puede rondar los 800 euros, mientras que un asilo cuesta de media unos 1.200. Un desfase que no muchas familias pueden afrontar. Así que en algunos casos intentan estirar la estancia del abuelo en el hospital, donde está cuidado y no tienen que pagar.

Aunque miles de familias cuidan de sus mayores, la tendencia al abandono tras un ingreso hospitalario va en alza. Incluso hay casos en que los han cuidado durante años, pero sus familiares se cansan y claudican. Hay algunos datos significativos. La Unidad de Trabajo Social del Regional atendió en 2016 a más de 4.200 pacientes con problemas sociales. En torno a la mitad eran personas de avanzada edad. Tras la intervención de los trabajadores sociales, las familias suelen llevarse al anciano. Aquellos casos en los que eso no ocurre, obliga a estos profesionales a buscar una salida con el apoyo de sus compañeros de los centros de salud o los ayuntamientos. Los casos extremos de abandono son notificados a la autoridad judicial.

Profesionales sanitarios y trabajadores sociales llevan años alertando de la falta de infraestructuras sociosanitarias para dar respuesta al envejecimiento de la población. Los abandonos de mayores tras un ingreso hospitalario tienen muchas aristas y la falta de esos recursos es una de ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios