Málaga

La Junta defiende la urgencia de la depuradora norte por el volumen de vertidos

  • Cada año se quedan sin depurar 1.750 piscinas olímpicas de aguas residuales 

  • Un cambio de ubicación retrasaría el proyecto siete años

  • Se pagan 634.000 euros de multa al semestre

Vega de Mestanza, terrenos en los que se ubicará la EDAR Norte. Vega de Mestanza, terrenos en los que se ubicará la EDAR Norte.

Vega de Mestanza, terrenos en los que se ubicará la EDAR Norte.

Desde finales del año 2000, Alhaurín El Grande y Málaga norte tendrían que tener en orden la depuración de sus aguas. Dos décadas después aún faltan tres años para que esto sea una realidad y se dejen de verter anualmente al río Guadalhorce y, como consecuencia al mar, 5,9 hectómetros cúbicos de aguas residuales sin depurar. El equivalente a 1.750 piscinas olímpicas. Por ello, desde la Junta de Andalucía defienden la necesidad de que el proyecto de la depuradora siga adelante lo más rápido posible.

También porque el daño medioambiental conlleva 634.000 euros de sanciones al semestre. Un cambio de ubicación de la EDAR Norte, como solicitan los afectados de la Vega de Mestanza en Alhaurín de la Torre, supondría un retraso de unos siete años, por lo que no estaría en marcha hasta 2028. Esto obligaría pagar otros 8,8 millones de multa, añadidos a los dos que ya se han tenido que abonar.

El director general de Infraestructuras del Agua de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Sergio Arjona, explica que en 2003 se decide que en la aglomeración urbana Guadalhorce Norte se va a crear una nueva depuradora independiente a la existente para agrupar a los núcleos de Torremolinos, Alhaurín de la Torre, Alhaurín El Grande, Cártama y parte de Málaga.

Así pues, el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Málaga de 2009 y en el PGOU de 2011 de la capital malagueña ya contemplaban esos terrenos para la construcción de la nueva depuradora. “En 2010 se aprueba la Ley de Agua, se crea el canon del estado autonómico y se definen qué obras se financian con el canon y son declaradas de interés de la comunidad autónoma. Y se declara la EDAR Málaga Norte no la ampliación de la depuradora del Guadalhorce”, comenta Arjona.

También indica que, si bien el primer anteproyecto se quedó paralizado a causa de la crisis económica, en 2017 volvieron a abrir el debate entre los municipios afectados y los alcaldes consensuaron de nuevo la vega de Mestanza como la ubicación más oportuna.

“El lugar nunca fue un motivo de conflicto, lo que sí insistió mucho el alcalde de Alhaurín de la Torre fue el tema de los olores”, dice el director general de Infraestructuras del Agua. Ante esta petición, se determinó que se separaría la línea de fangos –la que aporta más mal olor– para llevarla a la depuradora del Guadalhorce acompañada de un proyecto de desodorización.

Con este escollo ya salvado, “para ir de forma más rápida, porque estamos pagando sanciones por no depurar el agua, hemos hecho una licitación conjunta de proyecto y obra, esto implica que podemos avanzar en toda la tramitación de la licitación y en paralelo se ha hecho la información pública y se está tramitando la autorización ambiental unificada”, agrega Arjona.

También apunta que cualquier aportación o estimación recogida en la información pública se incorporará al proyecto definitivo. Y añade que el anteproyecto se ha sometido a información pública dos veces, desde el pasado mes de julio hasta el 22 de diciembre.

La construcción de la EDAR norte ocupará 20,8 hectáreas y afectará a 8.500 árboles frutales, cítricos en su inmensa mayoría. “Contados por satélite”, asegura el responsable de la Junta. Igualmente señala que se hará una integración paisajística de la infraestructura con pantallas vegetales y se construirán escolleras para evitar la inundabilidad de las parcelas colindantes.

Afirma Arjona que “el Gobierno ha apostado por hacer una depuradora de tecnología punta”, sin olores molestos y que resolverá los problemas de saneamiento de la zona a muy largo plazo. “Para esas familias es lo peor del mundo, nadie lo puede discutir, pero aquí estamos para velar por el interés general y el interés medioambiental”, concluye. El delegado de Medio Ambiente subraya, además, que no es una zona de especial protección ni valor medioambiental. Será un daño agrícola para las familias expropiadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios