Málaga

Málaga capital no cobrará la tasa a vendedores ambulantes obligados al cierre

  • El Ayuntamiento estudia fórmulas jurídicas que permitan ofrecer ayudas directas al sector para el gasto corriente que deben afrontar

Mercadillo de Huelin, en Málaga, al inicio de la pandemia. Mercadillo de Huelin, en Málaga, al inicio de la pandemia.

Mercadillo de Huelin, en Málaga, al inicio de la pandemia. / Javier Albiñana

El Ayuntamiento de Málaga no cobrará la tasa a los vendedores ambulantes de sectores que hayan estado obligados al cierre durante el nivel de alerta 4 grado 2 decretado por el Gobierno andaluz. El primer recibo que se pasará al cobro, el día 1 de junio, ya aparecerá con la aplicación de estas bonificaciones.

Esta medida se suma a otras puestas en marcha por el Consistorio desde el inicio de la crisis sanitaria para apoyar a este sector de actividad. En concreto, se añade a la supresión de cuotas durante el estado de alarma, lo que conllevó que el Ayuntamiento dejase de ingresar y, por tanto, en manos de estos comerciantes, 122.883 euros.

Además, se suma a la reducción de un 50 por ciento de la tasa durante los periodos en los que se ha limitado a la mitad el número de licencias que podían trabajar, según las sucesivas normativas de ámbito supramunicipal que han venido aplicándose, según ha informado el Ayuntamiento de Málaga en un comunicado de prensa.

También ha recordado que se han flexibilizado las condiciones que establece la ordenanza para la renovación de licencias, de modo que la justificación de estar al corriente de pagos solo afectará al año 2019 y no se tendrá en cuenta el ejercicio 2020, debido a las dificultades económicas que han padecido en este año marcado por la pandemia, muchos titulares de puestos de venta ambulante.

La concejala delegada del Área de Comercio, Gestión de Vía Pública y Fomento de la Actividad Empresarial, Elisa Pérez de Siles, ha recordado que el Ayuntamiento, "desde el primer momento, ha mantenido el diálogo con las entidades que engloban la mayor representación del sector de la venta ambulante de la ciudad y se han atendido y se ha procurado dar respuesta a sus demandas, preocupaciones y reivindicaciones".

En este sentido, ha explicado que desde el inicio de la situación de crisis sanitaria el Ayuntamiento de Málaga ha aplicado todas las medidas y decisiones de índole fiscal posibles, "pero atendiendo a las limitaciones legales de los marcos regulatorios aplicables en cada caso, y sobre todo, realizando interpretaciones que permitiesen conseguir los mayores porcentajes de explotación económica para cada uno de los sectores".

Fomentar la compra en mercadillos

Desde el inicio del estado de alarma por la pandemia del COVID, el Consistorio ha asegurado que ha puesto en marcha medidas para garantizar el cumplimiento de las normas sanitarias y permitir que los mercadillos y el sector de la venta ambulante "se perciban como un sector seguro y se mantenga y fomente la compra en ellos".

Así, se ha instalado señalización vial, vallado perimetral para garantizar el aforo al que obligaba la normativa y se ha llevado a cabo una limpieza en general y de los sanitarios portátiles en especial, de carácter extraordinario.

En paralelo, el Ayuntamiento trabaja en la búsqueda de fórmulas jurídicas que le permitan aplicar ayudas directas a este sector, de modo que los vendedores ambulantes puedan afrontar con ellas una serie de gastos corrientes a los que deben hacer frente a pesar de las limitaciones de explotación comercial que está ocasionando caídas en la facturación del sector en esta y otras ciudades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios