Málaga

Málaga quiere abaratar las cargas del suelo logístico para desarrollar más de un millón de metros cuadrados

Vista de los polígonos de Málaga.

Vista de los polígonos de Málaga. / Javier Albiñana

Málaga no solo tiene un problema con el precio de las viviendas, sino que la ciudad está empezando a notar tensión entre la oferta de suelo logístico y la alta demanda del mismo. Es por eso que la Gerencia de Urbanismo tiene un estudio "muy avanzado" para abaratar las cargas logísticas que deben asumir las promotoras que desarrollan la superficie

Pretende de esta manera el Consistorio tiene "el afán de que se desarrollen ese  millón y medio dos millones de euros de metros cuadrados que ahora están estudiando y que van muy justos de viabilidad", afirma Raúl López, concejal de Urbanismo, a Málaga Hoy

Ahora mismo, las cargas urbanísticas que pueden reducirse, las que tienen que ver con el Plan Especial de Inversiones Básicas, para suelos logísticos están cuantificadas en 90 euros la unidad de aprovechamiento –es decir, cada uno de los metros cuadrados que el planeamiento le otorga capacidad de ser edificada en la superficie–, entendiendo el Ayuntamiento que si reduce esta cantidad facilitará que la promotoras desarrollen el suelo y se genere más oferta, por lo que descienda el precio final

Esta medida, además, se equilibraría "con lo que se puede obtener con las licencias que se tramiten y el empleo que generen para la ciudad el desarrollo de estos aprovechamientos". Esto, además, era una de las demandas que el sector venía haciendo al Consistorio

Así lo indicó el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que señaló a los promotores y constructores que "le había llegado su preocupación" en unas jornadas organizadas por la ACP y Aliseda, señalando que "están trabajando en reducirlas" pero que hay que tener en cuenta que estas "están calculadas para adaptarse a la infraestructura necesaria en la ciudad". 

Es decir, en caso de que bajen la cuantía, en el Ayuntamiento deberán buscar la forma de hacer frente al agujero que se hace en el Plan Especial de Infraestructuras Básicas (PIB) de la ciudad –que se encarga, por ejemplo de financiar las grandes obras como pudieran ser los accesos del noroeste–. Esto debería ser tapado, en principio, con el presupuesto del Consistorio

Ignacio Peinado, director general de Urbania, fue especialmente incisivo respecto al suelo disponible y el papel que debería tener la administración durante la jornada. Peinado –refiriéndose no sólo a los suelos logísticos, sino al conjunto de ellos– auguró "un parón en el desarrollo del suelo" porque tras la crisis gran parte del pastel de suelo fue a parar a bancos y fondos, que no han retornado al propietario doméstico. Esto, unido a que los bancos no desarrollan el suelo, hace que descienda la oferta y, por lo tanto, suban los precios. 

Peinado también fue especialmente crítico con los costes de urbanización, "que la Junta y el Estado han reconocido el problema con el decreto de precio" y que "podrían a llegar a paralizar obras". 

En este sentido, Luis Alonso, director territorial para Andalucía de Aliseda, apostó por unificar los interlocutores y hacer que las tramitaciones se llevan a cabo sólo desde el Ayuntamiento, "agilizaría mucho el proceso y aumentaría la oferta". Añadió Alonso que "el objetivo es tratar de conseguir entre todos poner más suelo a disposición". 

Peinado se sumó a la petición de que la administración se involucre, "debería lanzarse dando garantías a las entidades financieras o lanzando líneas de crédito para los promotores que estuvieran desarrollando suelo".

Mejores calidades en la promoción pública

El director general de Urbania también "se atrevió" a abrir el melón de las ayudas a la rehabilitación y mejora en la sostenibilidad del parque de viviendas "andan buscando ventanas y cubiertas en las que invertir miles de millones subvencionado al 70% buscando un parque de viviendas eficiente". En su opinión, la administración debería fomentar que los nuevos desarrollos se hicieran "para construir los barrios sostenibles en origen" y no depender de la rehabilitación en el futuro. 

También le pidió a Javier del Pino, director de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), que la agencia pública trabajase con los promotores para que se desarrollen "permutas en gestión" de manera que la privada, con la participación de AVRA "hiciera los esfuerzos para luego devolver los suelos finalizados". 

Este le respondió que la Junta de Andalucía apuesta por la colaboración público-privada, haciendo especial hincapié en estos momentos en la permuta de suelo finalista por viviendas terminadas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios