Municipal

El OMAU identifica diez barrios en Málaga con riesgo alto o muy alto de inundabilidad

  • Dentro del Plan del Clima de Málaga elabora un estudio sobre las vulnerabilidades de la capital ante el cambio climático

  • Estima una subida del mar para 2100 que podría alcanzar los 1,37 metros

Vista aérea de la zona de Pedregalejo, una de las que más se verían afectadas por el cambio climático. Vista aérea de la zona de Pedregalejo, una de las que más se verían afectadas por el cambio climático.

Vista aérea de la zona de Pedregalejo, una de las que más se verían afectadas por el cambio climático. / Javier Albiñana

Los efectos del cambio climático se dejarán notar de manera apreciable sobre ciertas zonas de Málaga capital, cuya localización en las proximidades al mar o a los cauces de los ríos elevan de manera evidente su estado de vulnerabilidad. La cuestión es objeto de análisis en un amplio trabajo realizado por el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), en el marco del Plan de Clima de Málaga, bautizado como Alicia, e integrado de tres informes, uno de los cuales evalúa los riesgos y vulnerabilidades por barrios de los efectos mencionados.

Partiendo de estudios especializados en la materia, el ente realiza una extrapolación geográfica sobre los impactos que tendrá sobre el territorio y sus habitantes las temperaturas extremas y olas de calor que se producirán, la subida de nivel del mar sobre el medio urbano construido, así las inundaciones.

Aplicando esta última amenaza, se aplica la cartografía de peligrosidad correspondiente a la zona inundable por una avenida de 500 años de periodo de retorno, lo que permite localizar "96 barrios de los 414 que forman parte de la zona urbana de Málaga expuestos de alguna forma a esta amenaza". El nivel de riesgo es alto o muy alto en una decena de ellos: Guadalmar, El Chanquete, Las Acacias, Pedregalejo y las playas de Palo, a los que se suman otros cinco con niveles altos: Echeverría del Palo, El Candado, El Palo, Miramar de El Palo y Playa Virginia.

En cuanto a la incidencia que a décadas vista tendrá la subida del mar, los responsables del trabajo toman como referencia un informe de 2017 de Comisión Europea, destacando que en 2050 "se prevé una subida del nivel del mar debido al cambio climático de 20 centímetros", cota que subiría hasta los 75 centímetros en 2100. Es justamente el dato del escenario más pesimista posible el que se aplica en Málaga, considerando "una subida del nivel del mar" que podría ser de 1,37 metros.

Trascendiendo los parámetros teóricos al territorio de la capital, identifican 38 barrios, el 9% del total, "expuestos de alguna forma a esta amenaza". No obstante, los niveles de riesgo son especialmente elevados en Guadalmar (Bahía Málaga), Pedregalejo playa (zona Este) y Santa Isabel (zona oeste). Algo inferior, pero se mantiene como alto, es el riesgo en otros ocho puntos: Baños del Carmen; El Candado; El Chanquete ; Las Acacias; Playas de El Palo (todos ellos en la zona Este); Parque Empresarial Azucarera; Polígono Pacífico, Perchel Sur y Plaza de Toros Vieja.

De acuerdo con los análisis ya existentes, el nivel del mar disminuyó en el Mediterráneo entre los años 50 y mediados de los 90 debido "a un anómalo ascenso de la presión atmosférica”, observándose desde los años 90 un importante aumento del nivel medio del mar de entre 2,5 mm/año y 10 mm/año, debido, “en gran parte al calentamiento de las aguas".

"Si se analizan los datos recogidos por el mareógrafo de Málaga se observa una tendencia creciente en el nivel del mar a partir del ano 1992, concretamente de 11,2 mm/año", expone el estudio del OMAU, en el que se apunta que en lo que respecta a como puede evolucionar en el futuro esta amenaza, "en todas las fuentes consultadas se estima un incremento en la misma, aunque con diferente magnitud dependiendo de los datos analizados, los escenarios contemplados y los horizontes temporales".

La otra amenaza analizada se relaciona con el alza de las temperaturas. De acuerdo con el trabajo, de los 414 barrios de la zona urbana hay 360 que, al albergar a personas, estarían expuestos al impacto, aunque no todos con el mismo nivel de intensidad. En la parte más elevada se menciona un centenar. De todos ellos, según las referencias numéricas con las que los técnicos miden la vulnerabilidad y el riesgo, cabe reseñar el caso de La Trinidad, Olletas, La Luz y Cortijo de Mazas, entre otros barrios.

De acuerdo con los datos registrados por Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la estación del aeropuerto de la capital de la Costa del Sol, entre 1942 y 2017 la temperatura media subió 1,1 grados, pero e incremento es de hasta 2 grados si se tiene en cuenta el periodo entre 1973 y 2017. "Considerando un escenario tendencial para ambas series de datos, en el año 2030 cabría esperar un aumento de la temperatura media de 1,3 grados respecto a 1942, pero de 2,6 grados respecto a 1973; en 2050 el incremento sería de 1,7 y 3,5 grados con respecto a estos mismos dos anos de referencia", se refleja.

También se apunta la tendencia de aumento de las temperaturas máximas, indicándose que de mantenerse la tendencia de las últimas décadas en 2030 cabría esperar un aumento de la temperatura máxima de 1,5 grados con respecto a la de 1942 y de 2 grados respecto a la de 1973. En el año 2050, por su parte, la subida de las máximas sería de entre 1,8 y 2,7.

Con el Plan de Clima de Málaga se persigue el objetivo de "alcanzar la neutralidad carbónica en el horizonte de 2050". Si la primera parte del proyecto incluye los informes ya mencionados, la segunda "entrará en las líneas de actuación que el Ayuntamiento debe acometer para cumplir los objetivos previstos desarrollando un cronograma de acciones e inversiones presupuestarias, al tiempo que dará comienzo la participación ciudadana tanto en reuniones presenciales como on line".

"La caracterización de la vulnerabilidad y del riesgo es fundamental para conocer cómo Málaga puede verse afectada ante las amenazas climáticas que se prevén en un futuro o que incluso ya están afectando a este territorio; este análisis debe servir como insumo para poder definir y establecer posteriormente mecanismos y políticas efectivas de respuesta a dichas amenazas", se recalca en el informe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios