Málaga

Piden 15 años de cárcel a un hombre por prender fuego a la entrada de su vivienda

  • La mujer, que estaba dentro junto a sus cuatro hijos, y no resultó afectada, exculpó al marido

Entrada de la Ciudad de la Justicia. Entrada de la Ciudad de la Justicia.

Entrada de la Ciudad de la Justicia. / M.H.

La Audiencia de Málaga acogió ayer la primera sesión del juicio a un hombre para el que la Fiscalía pide inicialmente 15 años de prisión por, supuestamente, prender fuego a la entrada de la casa con "grave peligro" para su mujer y sus cuatro hijos que estaban dentro durmiendo, actuando así, según el fiscal, por una posible separación matrimonial. El acusado negó los hechos y la esposa lo exculpó.

El fiscal acusó al hombre de un delito de incendio, con la agravante de parentesco, solicitando, además de la pena de prisión, que se le imponga el alejamiento de la mujer durante 16 años. La defensa del hombre, que lleva la abogada Fátima Molina, pidió la absolución. El juicio continuará el día 20 de este mes con más testigos y las conclusiones definitivas. Los hechos sucedieron en marzo de 2016 en Archidona cuando, según la acusación pública, el acusado estaba "separado temporalmente y de hecho de su esposa por conflictos en la relación matrimonial" que comenzaron en septiembre de 2015, apuntando que cuando la mujer consultó el cambio de colegio de los niños y los trámites para obtener ayudas para el pago de la luz el hombre no residía en la casa.

En el contexto de una "situación de conflicto matrimonial", según el fiscal, el día de los hechos, de madrugada, el hombre compró en una gasolinera 3,45 litros de gasolina que metió en una garrafa de plástico, fue a la vivienda donde dormían la mujer y sus hijos, de entre once años y dos meses; vertió el líquido en la entrada "y le prendió fuego, originando un incendio". El fuego afectó a la puerta y al zaguán "con evidente riesgo de propagación al interior de la casa" y de "intoxicación por inhalación de humo" de no haber sido extinguido por unos vecinos que echaron agua. Los guardias civiles, bomberos y policías locales que acudieron al lugar han corroborado en el juicio que había un fuerte olor a gasolina en toda la zona.

El acusado dijo que fueron niños del barrio que hacen "gamberradas" y negó que estuviera separado de su mujer, apuntando que trabaja en la tala y que se utiliza gasolina para las herramientas, aunque su defensa puso en duda que el acelerante utilizado fuera este producto. Igualmente, la esposa declaró que piensa que fueron chavales de la zona, y aseguró que esa noche su marido cenó en casa con ellos y con un amigo, con el que luego se fue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios