Málaga

Porras ya impone su olfato

  • Tras tomar las riendas de Limasa, una de las primeras medidas de la edil es un nuevo sistema de recogida de basura para los bares del Centro para evitar que los contenedores estén llenos

Los trabajadores de los restaurantes de la zona depositan los residuos en el camión dispuesto para ellos. Los trabajadores de los restaurantes de la zona depositan los residuos en el camión dispuesto para ellos.

Los trabajadores de los restaurantes de la zona depositan los residuos en el camión dispuesto para ellos. / JAVIER ALBIÑANA

Teresa Porras, con la chamarreta de limasera puesta desde hace menos de una semana, reunió el lunes por la tarde a un grupo de empresarios del centro de Málaga para poner fin a unos de los problemas que más polémicas y dolores de cabeza ha dado al Ejecutivo local: la basura. En menos de media hora, según ella, tenía un acuerdo cerrado y una misiva que hacer llegar a los restaurantes de la zona antes de que abrieran sus puertas. "Para mejorar el aspecto que presenta la ciudad en algunos momentos del día, como consecuencia de la colocación de bolsas de basura fuera de los contenedores, hemos puesto en funcionamiento un nuevo sistema de recogida de basura", comienza la carta. Las normas ya están sobre el papel: de lunes a domingo, los establecimientos hosteleros depositarán la basura de 17:00 a 17:30 en un camión que les esperará aparcado delante de los contenedores soterrados de Molina Larios. Viernes, sábado y vísperas a festivos, se reforzará con otra recogida, por lo que el depósito será de 00:00 a 00:30.

El día del estreno, ayer martes, a las 17:00, tres operarios puntuales se presentaron dispuestos a escoltar los soterrados y a esperar, con cierto desconocimiento, a que los hosteleros llegaran. Y acompañados de la lluvia, fueron pasando diligentes, como a diario, a dejar los residuos, esta vez, en el camión. Aunque algunos de los restaurantes dijeron desconocer la nueva medida, entre los que sí estaban al tanto sobrevolaban dosis de crítica y optimismo más o menos alineadas.

Los hosteleros coinciden en destacar la estrecha franja horaria del servicio

El principal reproche que lanzaron fue la limitación del tiempo: "Algunos días, en esa media hora, el local está lleno y no nos podemos permitir ausentarnos para sacar las bolsas", comentaba Manuel Martín, de Casa Lola. Una opinión parecida expresó tras despositar los residuos Fran Zea, de La Taberna del Obispo, que añadió una apreciación más a la novedad: "Los que abrimos bien temprano, a las 17:00 ya hemos acumulado bastante basura, ¿qué hacemos con ella? ¿La almacenamos hasta entonces?". Esta es una de las principales razones por las que la medida, en pruebas según dijo Porras en una entrevista a Málaga Hoy, "no es la solución". "El problema es que la capacidad es insuficiente, teniendo en cuenta las decenas de restaurantes y comercios que hay en la zona". Si los contenedores soterrados están llenos a las 16:59, a las 17:31, tras la marcha del camión y de los operarios de Limasa, seguirán igual, es su reflexión.

Para algunos, la nueva medida llegaba ayer como cualquier otro día. Un par de trabajadores de Reserva 12 comentaban tras dejar los desechos que poco puede hacerles cambiar puesto que sacar la basura poco después de las 17:00 forma parte de su rutina. Aunque si el gesto puede ayudar a paliar la imagen que, en sucesivas ocasiones, se ha dado de una ciudad sucia, bienvenido sea.

Para otros el problema no es tan sencillo. Ignacio Olmedo, de Nacalú, cree que la cuestión, además de por carecer de infraestructuras suficientes, depende en la misma medida de que los hosteleros "se eduquen" y de que el Ayuntamiento actúe. Lo primero, dice, es porque "la gente no hace las cosas bien", porque a diario se ve cómo algunos trabajadores dejan las bolsas fuera sin ni siquiera molestarse en ver si los soterrados están llenos y esta es una actitud completamente despenalizada. Además, subraya es un dilema que no se solventa únicamente actuando con los residuos orgánicos. En la misiva que recibieron ayer los hosteleros, se precisa que la recogida de vidrio y papel "continuará como hasta ahora, con un servicio puerta a puerta en todos los establecimientos". Sobre lo segundo, por la impresión que guarda de la reunión del lunes, cree que "la tía [Teresa Porras] va a apretar". Está por ver hasta dónde llega la esencia de la nueva gestión de Limasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios