Selectividad 2019 UMA La mejor nota para una futura médico

  • Con su 10 en todos los exámenes de la Pevau, Alba Ramírez Rincón ha rozado la perfección

  • Su nota final, un 13,916 que le valdrá para entrar en Medicina sin problemas

Alba Ramírez Rincón en París, en su reciente viaje de fin de estudios. Alba Ramírez Rincón en París, en su reciente viaje de fin de estudios.

Alba Ramírez Rincón en París, en su reciente viaje de fin de estudios.

Es tímida y la noticia le cogió por sorpresa, así que de ningún modo se esperaba ni la enhorabuena del vicerrector de Estudiantes de la Universidad de Málaga ni las llamadas de los periodistas. Aún así, Alba Ramírez Rincón, de 17 años, las acogió con una sonrisa y con el orgullo, aunque totalmente discreto, de saberse la alumna con la mejor nota media de Málaga en la Prueba de Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad. Su 13,916 ha rozado la perfección. Más aún porque ha sacado un 10 en cada uno de los seis exámenes que ha realizado en Selectividad.

Estas notas suponen una puerta abierta para cualquier carrera que elija. Aunque su decisión estaba tomada ya hace años. Quiere estudiar Medicina y, en principio, lo hará en la Universidad de Granada. “Conozco a gente allí y el nivel es bastante bueno, piden mucha nota. Así también me sirve para independizarme”, apunta esta alumna del instituto Vega de Mijas, en Las Lagunas. “Me imaginaba que podía sacar un 12 alto o un 13 pero ni de lejos me esperaba sacar un 10 en todos los exámenes”, reconoce la estudiante, de 17 años. Además de las comunes, se examinó de Matemáticas II, de Biología y de Química.

“El de Matemáticas fue el más difícil para mí y era del que me esperaba la calificación más baja, así que no me creo todavía todo esto”, señala Alba. Tanto es así que pensó que podría ser una broma la llamada de felicitación por parte de la UMA. Así que no lo terminó de digerir hasta que a las 12:00 comprobó las calificaciones y se cercioró que lo que le habían anticipado era totalmente cierto. Hasta entonces no quiso ni decírselo a sus padres. Se pasó más de dos horas con la primicia sin soltar ni prenda.

Verificado por sus propios ojos no le quedó otra que transmitir su alegría a los demás. “Mis padres están los dos muy contentos, la verdad y mis amigos, que dicen que me lo merezco”. Su grupo de iguales también ha salido muy bien parado en esta Selectividad. “Han sacado notas altas pero ninguno quiere estudiar Medicina, ellos prefieren Biología, Química, Bioquímica...”, agrega Alba, que siempre ha sido una buena estudiante. Tanto es así, que de media de Bachillerato llevaba un 9,86.

“Siempre he estudiado mucho y se me ha dado más o menos bien, y me he exigido mucho a mí misma”, confiesa la joven mijeña. “En segundo he tenido que dejar de salir muchas tardes y dedicarlas a estudiar, porque eso era más importante, he intentado compensar el tiempo con los amigos, pero es difícil, hay que reconocer que ha sido muy difícil, muy complicado sacar tan buena nota”, estima. Durante la semana lectiva las tardes se las dedicaba, principalmente, al estudio. Los fines de semana sí que ha guardado su tiempo para salir, airearse y charlar con su grupo. “Todos estábamos un poco igual porque ellos también estudian”.

Aún no tiene mucha idea de la especialidad de Medicina por la que se va a decantar. “Tengo seis años por delante y luego la especialización, es una carrera muy larga, así que todavía queda mucho tirón”, señala. En el instituto su asignatura favorita ha sido siempre la Biología. Y desde pequeña ha visto su futuro vinculado a alguna profesión en el ámbito sanitario, “pero decidirme por Medicina lo hice en cuarto de Secundaria”, apunta.

Antes de empezar la nueva etapa y después del ataque de nervios que supuso Selectividad, espera pasar un verano tranquilo. El viaje de fin de estudios fue a París y, por el momento, no tiene nada planeado. Nada más que disfrutar en compañía de su familia y y amigos. Luego llegará el momento de iniciar una etapa académica aún más exigente. “Mis padres me apoyan en la elección, están contantes, aunque vean que es una carrera larga y difícil”, reconoce y subraya que no tiene ningún antecedente en la familia en el ramo de la salud. Su hermana pequeña, de hecho, se decanta más por la tecnología y quizás estudie alguna ingeniería. Eso sí, el listón lo tiene bastante alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios