Málaga

El Teléfono de la Esperanza atendió en Málaga 8.035 llamadas en 2019, un 22,7% más que en 2018

  • El tipo de problemas que empuja a los malagueños a acudir al servicio es muy variado

  • La soledad e incomunicación, factores generalizados

Un voluntario del Teléfono de la Esperanza Un voluntario del Teléfono de la Esperanza

Un voluntario del Teléfono de la Esperanza

El Teléfono de la Esperanza atendió en Málaga durante el año 2019 un total de 8035 llamadas de personas en situación de crisis personal o para solicitar ayuda por diferentes problemas. Se trata de un incremento del 22,6 por ciento de llamadas con respecto a las 6.207 que se recibieron en el año 2018. También se incrementó en un punto, pasando del 65 al 66,4 por ciento el porcentaje de mujeres que llamaron.

Por edades, el mayor número de consultas correspondió a la franja de 31 a 55 años (3915), seguida de la de 56-70 (2637) y 18-30 (745). El resto se reparte entre menores de 18 y mayores de 70. Una parte de los llamantes no facilitaron su edad durante la conversación anónima y confidencial que mantuvieron con los orientadores, según ha explicado el Teléfono de la Esperanza en una nota de prensa.

Los problemas psicológicos y psiquiátricos fueron los principales motivos de llamadas, con 2.674, seguidas de llamadas periféricas (2.358), otros problemas (1.887), problemas relacionales y/o familiares (1.172) y problemas jurídicos (81).

En las periféricas, los malagueños piden información sobre cursos, talleres, grupos de desarrollo personal y actividades de la asociación en general.

El tipo de problemas que empuja a los malagueños a llamar al Teléfono de la Esperanza es muy variado, destacando la soledad e incomunicación como factor generalizado, peticiones de pasar consulta con profesionales, trastornos mentales, problemas familiares y de pareja, malos tratos físicos, psicológicos o sexuales y abusos de drogas o alcohol, entre otros muchos.

Los voluntarios de la asociación, después de escuchar activamente a las personas, les orientaron para la solución a sus problemas, su atención en consultas personales o la derivación a recursos públicos u otras entidades. 

Otro aspecto destacable de las llamas al Teléfono de la Esperanza son las peticiones de ayuda por temática suicida, que se clasifican en ideas de tipo suicida, crisis suicida y actos suicidas. En 2019 se atendieron 125 llamadas de este tipo frente a las 105 del año anterior.

En las llamadas, 58 mujeres manifestaron ideas suicidas frente a 31 hombres, 14 hombres y 14 mujeres hablaron de crisis suicidas, mientras que las llamadas de tres hombres y cinco mujeres se debieron a actos suicidas en curso.

La asociación trabaja en reuniones periódicas en su sede con el grupo 'Ayuda Mutua', integrado por familiares de personas que se han quitado la vida coordinados por una psicóloga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios