Teresa Porras, concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Málaga "No podíamos dejar de encender luces de Navidad y que la gente salga a la calle también está permitido"

Teresa Porras, en la calle Larios. Teresa Porras, en la calle Larios.

Teresa Porras, en la calle Larios. / Javier Albiñana

–¿Qué sensaciones tuvo el día del encendido del alumbrado navideño en un momento tan complicado como el actual? 

–El año pasado fue un éxito y todo el mundo estaba preocupado por la aglomeración de gente y este año lo que queríamos es que no hubiese gente. La diferencia de un año a otro. Este año estábamos intentando lo contrario, de hecho ni se dio la hora del encendido para evitar las aglomeraciones de gente. Trabajamos con esos condicionantes, pero lo que no podíamos era dejar de encender las luces, porque es algo que está permitido, que la gente salga a la calle también está permitido.

–¿La afluencia fue la esperada?

–Que había afluencia de gente está claro, pero no hubo aglomeraciones, ha quedado claro. Que la gente salió a la calle, pues sí, pero igual que hoy. Hemos estado en la calle Larios y había gente dando un paseo o haciendo sus compras. Eso que yo sepa no está probido. Que la gente esté en la calle es lo normal.

–La gente tiene ganas de calle a pesar del Covid.

–Hay que tener en cuenta también el factor economía. Con esto tenemos que convivir, también con las restricciones. Pero por supuesto hay que seguir el curso de las cosas. La Feria tuvimos que anularla. Nos dolió por todo lo que genera en trabajo y de lo que sacan los negocios, que permite que haya familias que se mantengan durante más de un año. Pero eso es lo que nos duele. Si estas navidades son más tristes o menos tristes... Nos duele el fondo de esa tristeza, que es la desgracia de algunas familias que han perdido sus puestos de trabajo por estas circunstancias.

La concejala de Fietas, junto al árbol de Navidad instalado al lado de la Catedral de Málaga. La concejala de Fietas, junto al árbol de Navidad instalado al lado de la Catedral de Málaga.

La concejala de Fietas, junto al árbol de Navidad instalado al lado de la Catedral de Málaga. / Javier Albiñana

–¿Usted se da por aludida cuando el consejero de Presidencia pide responsabilidad a los gobernantes para no potenciar actividades que inciten a la reunión de personas?

–En absoluto. Muestra de ello es que aglomeraciones no hubo. A lo mejor no tenía la información exacta de la situación y se llevó por lo que decían unos y otros. Este tipo de cosas son muy delicadas como para confirmar en ese aspecto con esas afirmaciones. Nosotros manejamos los tiempos, organizamos para que no hubiese aglomeraciones y así fue. Pero sí teníamos claro que las luces había que encenderlas y que la economía de esta ciudad tiene que salir adelante. Las luces y la Navidad son muy importantes para los comercios y la hostelería, que es la más tocada. Los que gobernamos tenemos la obligación de hacer cosas con las recomendaciones sanitarias que hay para que los puestos de trabajo se mantengan.

Porras sobre Bendodo: "A lo mejor no tenía la información exacta de la situación y se llevó por lo que decían unos y otros"

–¿Le duele que haya podido trascender la imagen de que el Ayuntamiento plantea acciones tendentes a esas aglomeraciones?

–Repito que no hubo aglomeraciones. Se trabajó para que no se produjesen. Ni se dijo la hora del encendido ni nada… Hay que ver otros acontecimientos de ese día, como el Black Friday, que pudo hacer que hubiese más gente. Pero no hubo aglomeraciones el día del encendido.

–¿Llegó a plantearse la posibilidad de prescindir este año de la iluminación?

–No.

–¿No hubiese sido más prudente evitarlo dadas las condiciones actuales?

–Usted lo que me está diciendo es que cerremos la ciudad con la llave y la tiremos al mar. Cuando se hace el tema de las luces no es por salir yo en la foto o que el Ayuntamiento sea el mejor. Es una forma de provocar que la gente compre y se puedan mantener puestos de trabajo. Sin la pandemia hemos sido visitados desde muchas ciudades españoles para observar qué pasaba en Málaga en las Navidades y qué no pasaba en sus ciudades. Hemos sido pioneros y tenemos que seguir manteniendo esa ambición para que seamos los mejores. No había motivos para no encender el alumbrado, no había restricciones. Las recomendaciones eran uso de mascarilla, distancia de dos metros. ¿Es que no puedo pasear, ir a un restaurante...?

–Uno de los argumentos que viene usando el Ayuntamiento para justificar la inversión en las luces siempre ha sido la del apoyo al comercio. ¿Esa justificación se sostiene en un momento como el actual?

–Hasta la fecha de hoy sí. Lo tendrán que decir los comerciantes y la restauración, pero nunca hemos hablado de gasto sino de inversión. La mayoría de las personas tienen adornadas sus casas y la ciudad por qué no. ¿No está prohibido, no? Es un beneficio tener las luces. Vamos a ver qué pasa a partir del 10 de diciembre. Nosotros vamos muy bien en los datos sanitarios y eso es responsabilidad tanto del ciudadano como del político.

–¿Le preocupa lo que pueda pasar a partir del 10? ¿Que haya más gente que quiera venir a Málaga si se permite la movilidad?

–Todos somos responsables. El ciudadano y la Administración tienen que ir de la mano en esta pandemia.

"Con las luces hemos sido pioneros y tenemos que seguir manteniendo esa ambición para que seamos los mejores"

–En tiempos de normalidad usted invitaba a la gente a venir a Málaga a ver las luces. ¿Ahora va hacerlo lo mismo?

–Son las recomendaciones que hace el Gobierno andaluz, en el sentido de que es preferible que se quede usted en casa, pero si se decide a salir y ver las luces de Navidad me parece bien. Pero siempre y cuando sea consciente de las limitaciones que tiene. La vida sigue y hay que convivir con esta pandemia.

–¿Les costó mucho tomar la decisión de suspender la Cabalgata de Reyes?

–Mucho, porque sabemos que es un día importante para todos, no solo los niños. Manejamos distintas posibilidades. La solución que habíamos planteado era hacer una cabalgata estática y que la gente pasara con el coche, uno detrás de otro. Pero vimos que se podía producir un problema con el tráfico de la ciudad. Si vienes a la cabalgata y todo es un tapón… Por eso decidimos dejar de hacerla. Sí haremos acciones y actividades aforadas y controladas en los distritos.

–¿Cómo era esa cabalgata estática?

–La idea era que la cabalgata se quedaba puesta en el Parque y la gente pasaba con el coche al lado y así podía verla.

–Y de la Feria ni hablamos…

–Si no sabemos lo que puede pasar de hoy para mañana. Ojalá. Estoy convencida de que si como dice el Gobierno una gran parte de la población está vacunada para mayo, en el mes de agosto no veo mucho peligro. Que a lo mejor hay que estar con mascarilla… Esperaremos a ver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios