Málaga

De la Torre pide "flexibilidad" a Cultura para poder ejecutar las obras

  • "Tenemos que hacer compatible el respeto por la arqueología con el desarrollo de los proyectos", expone el alcalde

Visita realizada esta semana por el alcalde a las obras de reurbanización de la Alameda. Visita realizada esta semana por el alcalde a las obras de reurbanización de la Alameda.

Visita realizada esta semana por el alcalde a las obras de reurbanización de la Alameda. / javier albiñana

"Soy el primer enamorado de la riqueza histórica de la ciudad pero tenemos que ser proactivos en hacer compatible ese respeto con el desarrollo de los proyectos". Con estas palabras se pronunció ayer el alcalde, Francisco de la Torre, tras ser preguntado sobre la incidencia que el riesgo arqueológico y los informes emitidos por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía están teniendo sobre algunas de las grandes obras municipales del mandato.

A modo de ejemplo sobre la necesaria compatibilidad reclamada por el regidor, recordó el caso del Museo Picasso, en cuya ejecución salieron a la luz importantes restos antiguos. "Cuando se hizo el museo se trató de compatibilizar los restos con la rapidez que un proyecto de esa naturaleza necesitaba, porque no podía estar años paralizados", expuso el mandatario local, quien, por el contrario, remontándose a hace más de trece años, cuando una empresa acabó "arrojando la toalla" para la construcción de un hotel tras "cuatro años de trabajos y de informes".

Reclama "una especie de protocolo" entre el departamento regional y Urbanismo

De la Torre confirmó que justo el pasado miércoles tuvo una conversación con la delegada de Cultura, Monsalud Bautista, en la que le expuso "la necesidad de esa flexibilidad y esa rapidez; lo que me dijo es que ya se hace". Conforme a los testimonios, la "preocupación" existente en Urbanismo con este asunto (en enero llegó a situar en seis meses el retraso medio en los trámites de Cultura) contrasta con las explicaciones de la Junta.

"Lo que procede es una leal colaboración por ambas partes y que hagamos una especie de protocolo, lo que supondría una mayor rapidez en el desarrollo de los trabajos que sean necesarios; una rápida respuesta sobre el tema, que no se tiren meses", expuso el regidor, quien también apuntó a su propio departamento de Urbanismo para exigir "anticiparse a la cuestión", ante la posible necesidad de "hacer un estudio más en detalle, no solo de los planos históricos que tengamos para hacer las catas que sea necesarias para ver qué es lo que hay, algo que permita ir tomando camino".

A la experiencia ya conocida de la reurbanización del trazado central de la Alameda Principal, donde Cultura no permite "tocar un solo centímetro" de los muros este y oeste del fuerte de San Lorenzo, lo que va a obligar a sumar dos meses al calendario de la obra, se suma los condicionantes de que ya, en los contactos mantenidos con la Gerencia de Urbanismo, empiezan a poner sobre la mesa los técnicos del departamento autonómico cara a arrancar la renovación del eje Carretería-Álamos. La situación en este último caso es tal que se 'invita' al ente municipal a realizar sondeos a lo largo del recorrido, con el fin de minimizar las dudas sobre lo que se puedan encontrar en el avance de la obra.

En el caso de la Alameda, el alcalde sí cree posible una "mayor flexibilidad" por parte de la Junta, en lo tocante a bajar la cota del futuro colector. Pero fue claro al rechazar que la cuestión quede pendiente de una reflexión que pueda necesitar de meses. Sí comparó la situación que ahora se da con el BIC del fuerte de San Lorenzo con el BIC del Castillo de los Genoveses, localizado históricamente en el suelo donde se ejecutó el aparcamiento de la plaza de la Marina. "Fue eliminado; hay BIC y BIC y éste (por el fuerte de San Lorenzo), que tiene unos sillares muy hermosos, tiene una antigüedad bastante menor que el de l Marina, del que no ha quedado ni rastro", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios