Vithas Hospital Parque San Antonio Al quirófano, en coche y sin lágrimas

  • El Hospital Vithas Parque San Antonio lleva a los niños a operarlos en un vehículo de juguete teledirigido

Gonzálo, en el coche, junto a la responsable de Vithas Costa del Sol (centro), el jefe de Pediatría del hospital (segundo por la der.) y otros profesionales. Gonzálo, en el coche, junto a la responsable de Vithas Costa del Sol (centro), el jefe de Pediatría del hospital (segundo por la der.) y otros profesionales.

Gonzálo, en el coche, junto a la responsable de Vithas Costa del Sol (centro), el jefe de Pediatría del hospital (segundo por la der.) y otros profesionales. / M. H.

Cuentan los cirujanos pediátricos que cuando los niños se separan de sus padres para entrar en quirófano indefectiblemente se echan a llorar. Las batas verdes y el entorno intimidan. También sufren los padres, que los ven irse entre lágrimas a la mesa de operaciones, y los profesionales, que tratan de calmarlos la mayoría de las veces sin éxito.

El Hospital Vithas Parque San Antonio ha puesto en marcha una iniciativa para que los niños entren al quirófano sin lágrimas. Los llevan los diez metros que hay entre el antequirófano –donde se separan de sus padres– y la mesa de operaciones en un coche de juguete teledirigido.

“Es una manera de humanizar y desdramatizar la experiencia de un niño de entrar en quirófano y que sea como un juego”, ha resumido la directora de zona de Vithas Costa del Sol, Mercedes Mengíbar. “También contribuye a relajar y quitar tensión a los padres. Y para los profesionales también es más fácil. En definitiva, es mejor para todos”, ha señalado.

El juguete lo teledirige un profesional que lo encamina hacia el quirófano. La experiencia –que ya se lleva a cabo en cinco hospitales del grupo– se pone en marcha gracias a la colaboración de la empresa Air Liquide Healthcare. El martes por la tarde se utilizó con dos niños que tenían que operarse.

“Así, los niños entran sonriendo y felices”, ha relatado el jefe de la Unidad de Pediatría del Hospital, Juan Pérez. El coche tiene luces y música. “Ha sido una experiencia fantástica. Hasta a mí me entraron ganas de montarme en el coche”, ha bromeado el pediatra.

"El objetivo es humanizar y desdramatizar unos momentos que pueden ser difíciles para un niño”

Mengíbar ha recordado que la Unidad Materno Infantil del centro sanitario es “referente” en ese área y que en ella han nacido más de 20.000 malagueños desde 1997. “Estamos muy contentos de presentar esta iniciativa tan original dedicada a nuestros pequeños”, ha afirmado Mengíbar. El uso del juguete no supone ningún coste. Ni para el hospital, ni para los padres. Es una colaboración de Air Liquide Healthcare.

Este miércoles, el centro sanitario ha presentado la iniciativa. Y lo ha hecho con un modelo de dos años, Gonzalo. El niño no tiene que entrar en quirófano ni está hospitalizado. Pero ha demostrado la alegría de montarse en el coche. Su madre, María Racena, seguía cada detalle de cerca. Gonzalo miraba con atención a tantas cámaras, pero no se bajaba del juguete. De vez en cuando, sonreía a su madre con un guiño que aún le costaba un poco.

“Me parece una iniciativa muy buena porque es una pena que los niños tengan que entrar en quirófano cuando son tan pequeños”, comentaba la madre de Gonzalo.

“Tener un paciente relajado durante los minutos previos a una intervención, independientemente del grado de complejidad, facilita mucho el trabajo tanto de los facultativos como del equipo de enfermería. Por esta razón, iniciativas como estas son siempre bienvenidas en nuestra unidad”, ha dicho el jefe de Pediatría. Por su parte, el director médico del hospital, Miguel Ángel Guzmán, ha destacado: “Al igual que ocurre en un quirófano, el éxito radica en ser un equipo y este proyecto es una buena muestra de ello”. Gonzalo, aferrado al volante, parecía darle la razón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios