Málaga

La oposición en Málaga exige una consulta ciudadana para decidir el futuro del solar del Astoria

  • El PSOE y Adelante piden que sean los vecinos los que voten si el solar debe quedar libre o ser ocupado

Vista del solar del Astoria y, al fondo, la Alcazaba. Vista del solar del Astoria y, al fondo, la Alcazaba.

Vista del solar del Astoria y, al fondo, la Alcazaba. / Javier Albiñana

La oposición en el Ayuntamiento de Málaga sigue estirando el debate generado en torno al presente y al futuro del solar de los antiguos cines Astoria y Victoria. Tras reclamar al equipo de gobierno municipal una intervención arqueológica de mayor entidad que la desarrollada hasta la fecha, el PSOE y Adelante suman fuerzas para demandar ahora una consulta ciudadana mediante la que decidir qué hacer con este espacio de la plaza de la Merced.

Grosso modo, lo que buscan ambas formaciones es que sean los vecinos los que con su pronunciamiento determinen la necesidad o no de dejar libre de cualquier construcción este suelo, actualmente expedito tras la demolición de los antiguos edificios para la ejecución de los trabajos arqueológicos.

La posición inicial de los dos grupos es favorable a evitar la reocupación del espacio. Una fórmula que entra en conflicto con lo hasta ahora defendido por el alcalde, Francisco de la Torre, que desde hace años maneja la opción de conceder la explotación de estos terrenos a una empresa privada para la construcción de un equipamiento mixto, en el que el uso cultural se mezclará con el hostelero. El principal protagonista de la propuesta sobre la mesa es la ejecución de un auditorio subterráneo, con hasta 10 metros bajo tierra. A esta visión se suman la de varios arquitectos que avalan la idea de cerrar la plaza.

"No podemos perder una oportunidad única para conocer nuestro legado histórico y debemos recuperar esa plaza para el uso ciudadano, tal y como al parecer plantea la ciudadanía en su conjunto", ha expresado este miércoles la viceportavoz socialista, Begoña Medina, quien ha recriminado al regidor el haber retrasado el Pleno extraordinario solicitado por la oposición para abordar el futuro de la parcela.

Para Medina, la consulta ciudadana es una herramienta democrática que permite "que sean nuestros ciudadanos quienes decidan el futuro de los terrenos del Astoria con una pregunta muy concreta: terreno abierto o nueva construcción, que sería un mamotreto donde se gasta más dinero público en un suelo que nos costó 21 millones de euros", ha expuesto Medina

El interrogante formulado forma parte de una moción de urgencia consensuada por el PSOE y Adelante, que va a ser objeto de debate en el Pleno de este jueves. Que la misma prospere dependerá, en buena medida de la decisión de Ciudadanos, socio de gobierno del PP en la Casona del Parque, que en las últimas semanas ha mostrado discrepancias con De la Torre en lo que a la intervención sobre este espacio se refiere. Por ello, la edil socialista pidió a Ciudadanos que esté “a la altura, se quité el corsé de voto junto al Partido Popular para la destrucción de patrimonio, y posibilite que este espacio permanezca abierto”.

El portavoz de Adelante, Eduardo Zorrilla, ha defendido que los ciudadanos "tienen derecho a opinar qué se va a hacer en estos terrenos; a decidir qué es lo mejor para la ciudad a través de una consulta ciudadana". "El debate real es si se quiere dejar abierta la plaza o no y si se quieren integrar estos restos en un circuito arqueológico de gran atractivo turístico y cultural o no. Y Málaga tiene el derecho a decidirlo", ha apostillado.

"Málaga tiene una oportunidad histórica ya que, una vez extirpado el horroroso edificio que acogía a los cines, podemos dejar La Merced abierta, tal y como reclaman numerosos vecinos, e integrar los restos hallados en un circuito arqueológico, junto a la muralla fenicia, el teatro romano, el conjunto monumental de La Alcalzaba-Gibralfaro e, incluso, la necrópolis árabe de calle agua y otros yacimientos del entorno”, ha defendido.

No es la primera vez que desde la oposición se demanda al equipo de gobierno la utilización de la consulta ciudadana para decidir el futuro de un espacio en la capital de la Costa del Sol. Otro ejemplo previo fue el de los antiguos terrenos de Repsol. En aquella ocasión, el equipo de gobierno se cerró en banda y rechazó una consulta que pudiera resultar vinculante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios