Málaga

"Esto es una cosa muy grande"

  • La masiva afluencia de devotos peregrinos y curiosos en Madrid para ver al Cristo de la Buena Muerte custodiado por la Legión desborda todas las previsiones de visitas

Comentarios 5

La afluencia de fieles, devotos y curiosos para contemplar al Cristo de Mena en la Capilla Castrense de Madrid está desbordando todas las previsiones. "Cada día llenamos la iglesia. Las colas son tremendas y hemos tenido que retrasar el cierre de puertas ya dos días ante la cantidad de gente que todavía estaba en la calle esperando para entrar a ver la imagen. Esto es una cosa muy grande". Antonio Jesús González, hermano mayor de la Congregación de Mena, se expresaba ayer admirado de la dimensión mayúscula que está teniendo esta primera salida histórica del Cristo de Málaga para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se inició ayer en Madrid.

Ayer comenzaron también las guardias de honor de la Legión al Cristo de la Buena Muerte, su protector oficial desde el año 2000. Una compañía del Tercio Alejandro Farnesio, con sede en Ronda, fue la encargada del primer relevo a las 11:00 ante la expectación del numeroso público congregado a las puertas de la iglesia y de los que tuvieron más suerte y pudieron entrar hasta completar el aforo de un templo abarrotado.

Dos horas después no se pudieron cerrar las puertas como estaba previsto debido a la gente que seguía haciendo cola. Antonio González estimaba en 5.000 personas sólo las que pasaron por la mañana para ver la imagen y el trono. El hermano mayor de la cofradía se atrevió a aventurar -"sin que suponga un desdoro para las demás cofradías participantes"-, que Mena es la que está teniendo más aceptación entre la gente.

Es una tendencia que se viene manifestando desde el largo puente de agosto con desfiles inacabables de gente. "Hoy son fundamentalmente los peregrinos de otras provincias y otros países que ya han llegado a Madrid los que han venido", cuenta González. "Sin duda, el Cristo de Mena es el buque insignia de la Semana Santa de Málaga, es la imagen que rompe fronteras, es la que suena más", recalca el hermano mayor de la congregación. Por eso  considera que los beneficios de este viaje para la capital de la Costa del Sol serán cuantiosos por el impacto promocional que hace de la ciudad. González también justifica con este argumento las subvenciones recibidas de las instituciones y refuta a los que han criticado este esfuerzo económico de los órganos públicos. 

Las muestras de cariño, "entrañables" según González, se suceden en una ciudad donde residen muchos militares en activo y también retirados que se acercan al hermano mayor de la cofradía para hacerle partícipe de experiencias pasadas en la Semana Santa malagueña.

Ayer los bomberos de Madrid expresaron su deseo de salir también en procesión con el Cristo de la Buena Muerte, acompañando a los militares de varios países que compartirán con los legionarios el honor de portar la imagen desde el Cuartel General del Ejército hasta el lugar asignado en al Vía Crucis del Papa Benedicto XVI entre Cibeles y Colón. La Congregación de Mena es Paloma de bronce de los bomberos de Madrid, que le concedieron este reconocimiento hace tres años. Todos los años acuden a ver la guardia del Cristo en Málaga.

Aparte de la repercusión tremenda que está teniendo el Cristo de la Buena Muerte en la capital de España y que él vive en primera persona, González realizó para este periódico un retrato de la ciudad en plena vorágine. "Todo es mastodóntico.  Andar por las calles desde hoy comienza a ser complicado. Han llegado un millón y medio de peregrinos a Madrid y las calles están atestadas de gente".

Ayer estuvo paseando por el eje central de la ciudad, donde se desarrollarán los principales actos y regresaba sorprendido. "La tribuna de prensa, por ejemplo, tiene tres niveles de altura, parece un edificio. Y las pilas de sillas rodeando Cibeles subían en fila hasta la Puerta de Alcalá. Ya no te cuento cómo es el altar del Papa", describía sin terminar de asimilar todavía el tamaño de algo excesivo a pesar de las cifras de asistentes que se barajan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios