Málaga

Denuncian al propietario de un perro que mordió a un niño en una piscina comunitaria

  • El can, que no tenía microchip e iba suelto y sin bozal, saltó un muro y entró al recinto donde jugaban varios menores

Zona por la que el perro habría accedido a la zona de los menores Zona por la que el perro habría accedido a la zona de los menores

Zona por la que el perro habría accedido a la zona de los menores

Efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona) de la Policía Local de Málaga han identificado a un hombre, natural y vecino de Málaga de 48 años, como propietario de un perro que causó lesiones de pronóstico moderado, tal y como quedó reflejado en posterior informe médico, a un menor de siete años que se encontraba jugando en un recinto comunitario con piscina.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21.30 horas del pasado 22 de agosto en la zona de la piscina de una urbanización en la zona de El Romeral de la capital cuando estaban jugando unos 10 o 12 niños. A pesar de que el perímetro del recinto se encontraba cerrado y vallado, un perro adulto de raza pastor alemán, que estaba suelto y sin bozal, saltó un muro de 84 centímetros de altura situado junto a la puerta de entrada al recinto y se acercó hacia el lugar en el que se encontraban los menores.

Esto provocó que los niños huyeran tomando varias direcciones, introduciéndose algunos de ellos en el interior de la piscina, donde, al parecer, también terminó el animal "provocando serias lesiones al menor", según ha informado la Policía Local en un comunicado.

El padre de la víctima, tras conocer los hechos, se hizo cargo del pequeño, que sangraba por la cabeza, trasladándolo de urgencia a un hospital cercano, donde se le apreciaron lesiones de diferente gravedad en el cuero cabelludo, mejilla derecha, sien y raíz nasal.

Al día siguiente, el padre acudió a las dependencias del Grupona de la Policía Local de Málaga para denunciar los hechos, iniciándose una investigación a raíz de la cual los agentes localizaron al propietario del animal el lunes 27 de agosto cuando salía a pie por la zona de aparcamientos del edificio, manifestando a preguntas de los agentes que el día de los hechos el perro se le escapó en la zona de parking comunitario cuando se disponía a ponerle la correa y el bozal.

Sin microchip, vacunas ni bozal

Los policías locales le solicitaron la documentación del can, comprobando que carecía de microchip y de pasaporte para animales de compañía, siendo denunciado en acta por infringir gravemente la Ley 11/2003 de protección animal y ordenanza municipal de bienestar, protección y tenencia responsable de animales por la posesión de animales no registrados ni identificados y no realizar las vacunas obligatorias.

También fue denunciado por los agentes por infracciones leves a las ordenanzas municipales por no evitar que el perro, careciendo de microchip y encontrándose suelto y sin bozal, agrediera a un menor causándole lesiones; así como por no comunicar al registro municipal los datos relativos al perfil genético de ADN del perro.

Asimismo, los policías locales le hicieron entrega como propietario del animal del acta de citación relacionada con el programa de vigilancia epidemiológico de la rabia.

Respecto al menor, tras ingresar en el hospital el mismo 22 de agosto, fue asistido por parte del servicio de Cirugía Pediátrica General que llevó a cabo sutura de piel y tejido subcutáneo y las curas correspondientes, recibiendo el alta cuatro días más tarde y quedando citado para revisión en consulta de Cirugía Plástica Infantil.

De todo lo actuado por parte de los agentes del Grupona de la Policía Local de Málaga se dio cuenta a la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga, poniendo los hechos igualmente en conocimiento de la autoridad judicial, por si fueran constitutivos de infracción penal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios