Málaga

La economía de Málaga, optimismo frente a la desaceleración

  • Las previsiones apuntan a un crecimiento de en torno al 2% durante 2020

  • El turismo sigue siendo el gran motor y la construcción, el primer sector que se debilita

Un camarero atiende a clientes en el Balneario de Baños del Carmen. Un camarero atiende a clientes en el Balneario de Baños del Carmen.

Un camarero atiende a clientes en el Balneario de Baños del Carmen. / Javier Albiñana (Málaga)

No es nada nuevo: Málaga continúa siendo un dique frente a la desaceleración. "La provincia presenta unos diferenciales importantes y positivos respecto al contexto nacional, sigue tirando con fuerza a pesar de notar el frenazo inducido por Europa", ha explicado el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas y vicedecano del colegio de Málaga, Antonio Pedraza.

Según las previsiones del barómetro de la provincia para los primeros meses de 2020, presentado este jueves por el Colegio de Economistas, el crecimiento del PIB de Málaga será cercano al 2%, en línea con el valor andaluz, que se espera que ronde entre el 1,7 y 2,1%, y a diferencia del nacional, próximo al 1,6%. "Un diferencial privilegiado", ha calificado Pedraza.

En un contexto de desaceleración mundial, todos los sectores productivos de Málaga crecen, "a excepción del garbanzo negro": la construcción, ha señalado el decano del Colegio de Economistas, Juan Carlos Robles. En este ámbito, la tendencia "venía siendo positiva" pero el paro ha pasado del 6 en diciembre de 2018 al 15% en el mismo periodo de 2019.

"El sector inmobiliario es el primero en que ha comenzado a notarse la bajada", ha señalado Robles. "Se empieza menos obras que antes y desciende también el número de ventas en un 7,6% aunque, curiosamente, no baja el precio de la vivienda libre, que por contra crece un 5%, un valor por encima del IPC y de la media andaluza", ha añadido.

A juicio de Pedraza, esto refleja que en la provincia "hay una vitalidad que aguanta, aunque tarde o temprano la bajada, como está ocurriendo en el resto del país, llegará". El sustento de la vivienda en Málaga tanto en precios y unidades, explica, se ha debido al factor inversión, vinculado a una rentabilidad alta. "Ahora, muchos de estos inversores están retirándose porque no esperan los mismos retornos. La incertidumbre está haciendo mucho daño, el mero hecho de que exista una tendencia negativa o la creencia del sector privado de que la situación va a ser peor retrasa las decisiones positivas y anticipa las decisiones negativas para la economía", ha aseverado.

El turismo sigue siendo el motor de la economía

Con todo, el "gran motor" de la economía malagueña sigue siendo el turismo y todos sus indicadores son positivos, "incluso sobresalientes, espléndidos", ha calificado el director de servicios de estudios, Fernando del Alcázar. "Todo en torno al sector es halagüeño, no está siendo seducido por la desaceleración como el resto de la economía". 

Según el decano, Málaga, pese que es una provincia dependiente del turismo y la construcción, ha potenciado en los últimos años otros sectores como la industria y la agricultura, hecho que fortalece a la provincia frente a los frenazos económicos. "El turismo nos ha salvado la cara, pero tenemos sectores como el agrícola, especialmente del aguacate, kiwi o mango, que está ayudando a aumentar las exportaciones", ha ejemplificado.

En cuanto al empleo, los economistas consideran que "no ha sido un mal año a nivel nacional" aunque en Málaga "se ha ralentizado muy notablemente". La provincia ha pasado de destruir 1.116 afiliados en 2013 a crear 726 afiliados nuevos al día en 2018 y 350 en la actualidad, menos de la mitad que hace dos años. Según el barómetro, estos datos se alejan de la "velocidad óptima" de unos 30.000 afiliados al año y encuentran una explicación en múltiples factores, como el menor crecimiento económico o el impacto de la subida del Salario Mínimo Interprofesional, "que ha podido influir en la contratación temporal del sector servicios y en la construcción", ha apuntado Pedraza.

La inversión pública descendió en todas las administraciones, a excepción de la central. En el último año, en la provincia se licitaron 252 millones de euros (en 2019 fueron 344 millones). De esos, la administración local aportó 120 millones, un 38% menos respecto al año anterior; la autonómica, 79, un 24% menos; y la central, 41, un 18% más. 

Por último, según los indicadores analizados, los economistas señalan que la coyuntura empresarial es moderadamente negativa: se crean menos empresas y las que hay amplían en menor número el capital y aumenta el número de concurso de acreedores. La confianza empresarial manifiesta los peores valores desde 2016, aunque mejora muy levemente en el ámbito andaluz. Disminuye el crédito al sector privado y crece el endeudamiento público con el sector financiero. Aumenta el ahorro en depósitos, que se tiene que leer por prudencia. En el comercio, crecen las exportaciones y las importaciones, en un 9 y un 17% respectivamente.

La amenaza del coronavirus

El decano ha subrayado que "es muy pronto para establecer" lo que ocurrirá a lo largo de 2020, un año "con demasiadas incógnitas exógenas y endógenas", alertan en el documento. Entre los factores de incertidumbre se encuentra el Brexit, que "está en stand by", y el coronavirus, que un riesgo que ya ha causado la bajada de las previsiones para el comercio mundial y para la economía china, esta última en un punto. "Parar la fábrica del mundo conlleva muchos efectos, no entran ni salen capitales ni personas", ha ahondado.

Los economistas se han referido también a medidas que las administraciones han puesto en sus agendas, a niveles locales y nacionales, como la aplicación de una tasa para el turista, que consideran que tendría un efecto "negativo seguro" en la provincia, "no tanto por la prestación económica sino por la imagen al turista", además de que tiene "una llamada negativa" si no se aplica en otras regiones.

Sobre establecer un tope al precio de los alquileres, han opinado que sería "negativo". "Es ponerle puertas al campo, sería una catástrofe" ya que "se caería la rentabilidad". La alternativa sería, han concretado, aumentar la oferta.

Por último, ha considerado "muy interesante" el debate en torno al modelo de ciudad de Málaga. "Somos muy atractivos para la gente que quiere vivir en Málaga", en especial nómadas digitales y personas relacionadas con el Parque Tecnológico de Andalucía, han asegurado. El foco de ese modelo, que "puede crear trabajo de alta cualificación", "no tiene que ponerse exclusivamente en Muelle Heredia", han expuesto en referencia al proyecto de la city diseñada por Ángel Asensio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios