Ezequiel Navarro | consejero delegado grupo Premo “El dilema entre economía y salud es una chorrada inventada por los políticos”

  • Navarro dirige una multinacional de fabricación y venta de componentes electrónicos con sede en Málaga en la que no han aplicado Ertes y están sorteando el coronavirus con éxito

Ezequiel Navarro en la fábrica de Málaga, en una imagen de archivo.

Ezequiel Navarro en la fábrica de Málaga, en una imagen de archivo. / Javier Albiñana (Málaga)

El antequerano Ezequiel Navarro es el consejero delegado de Grupo Premo, una empresa española multinacional especializada en la fabricación y comercialización de componentes electrónicos para automoción, entre otros sectores.

Tiene en Málaga una de sus principales plantas, así como otras fábricas en Europa, Marruecos y Asia. Tiene una visión global de la incidencia del coronavirus en el mundo y sus efectos.

–Ha estado usted muy activo en esta crisis sanitaria ayudando en la fabricación de respiradores. ¿Cómo ha sido el proceso?

–Cuando empezamos con el confinamiento y a teletrabajar mucha gente de la empresa empezó a transmitirme que teníamos que hacer algo, porque somos ingenieros, tenemos máquinas y capacidad de diseñar. Pensamos rápido y vimos que cualquier invento podría acabar en una vía muerta porque nos enfrentaríamos a los procesos de homologaciones. La forma más segura y más rápida de ayudar sería coger un respirador ya homologado y escalarlo rápido, pasar de uno a cien en un tiempo muy corto. Estamos acostumbrados a fabricar centenares de miles de productos industriales al día y propusimos, a través de nuestra patronal y del Ministerio de Industria, hacer esos respiradores. Pusimos a disposición de las compañías socios industriales que se implicaran tanto en la producción como en hablar directamente con los fabricantes de los componentes para que los entregaran a una velocidad rápida. Nos implicamos cuatro o cinco empresas. Ahora hay miles de respiradores homologados en los hospitales y esto ya empieza a no ser un problema, que es lo que queríamos. Que ninguna persona falleciera por la falta de una máquina, que sería un gran fracaso para las empresas tecnológicas e industriales.

–¿En qué momento se encuentra Premo?

–Nos sentimos privilegiados por ser una empresa internacionalizada. Con esta crisis se ha podido aprender que Europa depende extraordinariamente de China en cuanto a sus capacidades de suministro, aunque nosotros no porque tenemos una planta de producción para cada espacio. Para Europa tenemos fábricas en Málaga, Barcelona, Alemania, Grenoble y Tánger. Para el Pacífico tenemos plantas en Vietnam y China y desde Marruecos también atendemos a EEUU. Por tanto, eso no nos ha afectado y no hemos dejado de atender a ningún cliente.

"Que mueran personas por la falta de una máquina es un gran fracaso para las empresas tecnológicas”

–Han seguido entonces una línea continua.

–Nosotros no hemos parado de fabricar. Hemos tenido algunas carencias de materiales pero las hemos podido resolver. Eso ha permitido que los clientes nos sigan viendo como un proveedor muy sólido y ninguno ha tenido que parar por nosotros. Eso ha traído consigo que tuviéramos un mes de febrero récord de resultados y prepararnos aquí en función de las medidas que veíamos que iban adoptando en China. Esas medidas, muy numerosas como mascarillas, distanciamiento, etcétera, la hicimos primero en la planta de China y como vimos que funcionaban las pusimos también en el resto de fábricas. Y todo el que pudiera teletrabajar trabaja desde casa en todos los países que estamos.

–Entiendo entonces que no han hecho ningún Erte.

–Nada de Ertes ni de despidos. Nuestra compañía está trabajando, generando proyectos y negocio. Sabemos que es una inversión porque nuestra competencia está en su casa sin hacer nada, pero nuestros clientes están más activos que nunca porque hay procesos de reconversión con el coche eléctrico, metiendo cosas nuevas en las fábricas... Eso es futuro para ellos y para nosotros.

–La industria automovilística ha estado parada y se piensa que la demanda va a caer mucho.

–Nosotros suministramos a nivel mundial y esto va por barrios. Prácticamente todas las fábricas de coches del mundo estarán abiertas para mediados de mayo. Había que prepararse para un bache, lo hicimos, pero teníamos caja para invertir y ganar proyectos. En nuestro caso, enero y febrero superamos las expectativas, en marzo estuvimos bastante bien, y en abril sí notamos más el bache porque Europa y EEUU han estado cerrados, pero aún así seguimos generando caja.

"No hay que dejar de luchar y de trabajar para crear valor y pensar en el futuro, que será más digital”

–¿Cree entonces que salvarán bien el ejercicio 2020?

–Esperábamos un crecimiento del 25% y seguramente no llegaremos a eso. Será como el 2019. No será ningún desastre.

–¿Cómo se podrá salir de esta situación?

–Ya estamos saliendo. Es progresivo. China o Corea del Sur están bastante fuera y dentro de nuestra sociedad hay mucha gente que ha pasado la enfermedad y que ya están en el post-Covid. Tendremos que convivir con protección para no infectarnos todos, pero tenemos que entender que el dilema entre economía y salud es una chorrada que han inventado los políticos que no tiene ningún sentido porque si acabas muriendo por falta de medios económicos es igual. Tenemos que ser capaces de hacer inteligentemente las dos cosas y aprender de los que ya lo están haciendo como es el caso de China. Debemos mantener las prevenciones hasta que tengamos la inmunidad de rebaño. No hay que dejar de luchar y de trabajar para crear valor y pensar en el futuro, que será más digital. Algo que para nosotros es una magnífica oportunidad porque son más dispositivos con antenas, telecomunicaciones y radio conectados. Será un futuro más verde, con más coches eléctricos para defender el medio ambiente. Hay otros sectores en los que Premo lleva toda la vida como la salud, donde suministramos a muchos fabricantes de equipos de electromedicina que en estos momentos están equipando a hospitales de todo el mundo y han triplicado su demanda. También vendemos componentes para los contadores inteligentes de las compañías eléctricas que están creciendo mucho para evitar mandar a personal a revisar los contadores, la logística está creciendo... Hay sectores contracíclicos que crecen mucho más en esta situación de crisis. Hemos diversificado en tecnologías y en mercado geográfico y, aunque el golpe del coronavirus se nota, seguimos vendiendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios