Resultado elecciones andaluzas

Triple empate de PSOE, PP y Cs y Vox irrumpe con dos escaños en Málaga

  • Socialistas y populares pierden cerca de 50.000 votos cada uno y empatan a 4 diputados

  • Cs dobla presencia, mientras Adelante Andalucía naugrafa

Celebración de Vox en su sede en Málaga capital. Celebración de Vox en su sede en Málaga capital.

Celebración de Vox en su sede en Málaga capital. / Conchi García

Si el resultado de unas elecciones se comparase con el comportamiento de un terremoto podría concluirse que la agitación tectónica en la provincia de Málaga ha sido mayúscula. A los actores políticos tradicionales y a los incorporados en los últimos años se suma de manera inesperada la extrema derecha bajo las siglas de Vox. Dos de sus candidatos ocuparán los sillones de la Cámara andaluza en defensa de la provincia.

Suya fue la victoria simbólica en unos comicios en los que el PSOE se mantuvo como la fuerza con más votos con sello Málaga. Aunque ello no esconde una sangría semejante a la ocurrida en el resto del territorio regional. Cae casi seis puntos (casi 50.500 votos) y pierde dos de los seis escaños que alcanzó en marzo de 2015. El ex delegado del Gobierno andaluz José Luis Ruiz Espejo no ha sido capaz de minimizar la pérdida global de la formación. 

La lectura de los datos del escrutinio final dejan un sabor edulcorado en el paladar de los dirigentes del PP. Porque incluso cosechando los peores resultados de su historia (solo en 1982, con Alianza Popular, estuvo por debajo, con un 17,99%), Juan Manuel Moreno Bonilla, al frente de la lista por la provincia, tiene opciones reales de alcanzar la Presidencia de la Junta. El apoyo de los malagueños apenas alcanzó el 22,45% (casi seis puntos menos que en los anteriores comicios, con 48.500 papeletas menos), suficiente para disponer de cuatro diputados andaluces, uno menos.

Pero, incluso con una fotografía ciertamente descolorida, la satisfacción de Moreno Bonilla y su equipo es doble por mantenerse como el principal referente del centro-derecha. Un título que, según buena parte de los sondeos previos al 2-D, estaba en riesgo en favor de Ciudadanos. Y esta circunstancia convierte en agridulce el crecimiento del partido naranja. 

La candidatura encabezada por Javier Imbroda suma casi 45.200 votos más que en 2015, (lo que le permite disponer de cuatro parlamentarios, el doble. La brecha que le separa de los populares es mínima, apenas de 2,8 puntos.

El comportamiento del votante de izquierdas en la provincia de Málaga sigue la estela de lo ocurrido en el resto de la región. A lo sucedido con la censura a la gestión del PSOE se suma el varapalo que sufre la confluencia de Podemos e Izquierda Unida en Adelante Andalucía. Su derrota es considerable si se tiene en cuenta que no sólo pierden uno de los 4 parlamentarios que tenían por separado, sino por la huida de un votante tradicionalmente considerado fiel.

En concreto, de 6,8 puntos menos; lo que traducido a papeletas reales son 52.900 menos. Resalta el hecho de que los poco más de 98.400 votos obtenidos por Adelante Andalucía en la provincia es una cifra incluso inferior a la que logró en solitario Podemos en marzo de 2015. Una realidad estadística que permite deducir un rechazo importante del tradicional votante de izquierdas a la alianza alcanzada entre las dos formaciones y que, es de imaginar, ha optado por quedarse en casa. El dato de participación en la provincia desciende en 2,36 puntos, situándose en el 56,63%, más bajo aún incluso que la media andaluza.

Los dos parlamentarios que quedaban en juego van a parar a Vox. Eugenio Moltó y Ana Gil. Ese es el nombre que pondrá cara a la formación de extrema derecha que agiganta su presencia en el espectro político malagueño. La suma de todas sus papeletas alcanza casi las 72.455, representando el 11,5% del total de sufragios.

Para tomar una dimensión adecuada de lo ocurrido con el fenómeno Vox sirva de referencia que en los mismos comicios autonómicos de hace poco más de tres años esta misma formación apenas tuvo 2.373 votos, el 0,35%. Es decir, que con el transcurrir del mandato, Vox multiplica por 30 su presencia en el territorio malagueño.

La presencia del resto de formaciones que han concurrido a las elecciones andaluzas es apenas testimonial. Soló el partido animalista Pacma se hace un hueco en el mapa malagueños, aunque sin premio en forma de escaño. Logra la formación 15.766 votos, un 2,5%, más del doble que en la anterior cita autonómica. UPYD desaparece casi del mapa, después de pasar de 17.700 votos a apenas 1.109.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios