Turismo

El sector turístico de la Costa del Sol arranca hoy su agosto más duro

  • La crisis sanitaria provocada por el coronavirus hace que la mitad de los hoteles estén cerrados por la falta de clientes y que el aeropuerto funcione, por ahora, a medio gas

Unos turistas miran un mapa junto al autobús turístico de Málaga capital. Unos turistas miran un mapa junto al autobús turístico de Málaga capital.

Unos turistas miran un mapa junto al autobús turístico de Málaga capital. / Javier Albiñana (Málaga)

El verano de 2020 será siempre recordado como el más triste de la industria turística en la Costa del Sol. La crisis sanitaria mundial provocada por el coronavirus ha traído consigo que apenas haya turistas y, por lo tanto, que en torno a la mitad de los hoteles ni siquiera hayan abierto sus puertas ante la falta de rentabilidad presente y futura. Hoy es 1 de agosto, el primer día del mes turístico por excelencia, pero no tiene nada que ver con esta misma fecha en años anteriores. Se ve en las calles, en los hoteles, en los comercios y en el aeropuerto, que está operando a medio gas.

Este fin de semana el aeropuerto malagueño tiene programados 772 vuelos de los cuales 618 son internacionales y 154 nacionales. Ayer viernes hubo 209 vuelos (161 internacionales y 48 domésticos), hoy sábado son 293 (243 internacionales y 50 nacionales) y mañana domingo serán 270 (214 procedentes del extranjero y 56 que se mueven en territorio nacional). A priori pueden parecer muchos pero hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en agosto del año pasado aterrizaron y despegaron en el aeropuerto de Málaga 15.641 aviones, lo que arroja una media diaria de 504 vuelos. Ahora, por tanto, hay la mitad y hay que llorar con un ojo porque hay compañías como TUI o Jet2.com que han anulado sus vuelos a Málaga durante unas semanas por la cuarentena impuesta por Gran Bretaña a todo el que proceda de España y se desconoce si en los próximos días más aerolíneas o más países harán lo mismo.

En esta crisis todo es incertidumbre, el peor escenario posible para un empresario en general y para un hotelero en particular, porque no tiene ni idea de si va a tener clientes o no dentro de tres días o dentro de una semana. El anuncio del gobierno de Boris Johnson de poner una cuarentena a España –incluidas, por ahora, Baleares y Canarias– ha supuesto que miles de británicos hayan cancelado las habitaciones que habían reservado en algún hotel de la Costa del Sol. La razón es sencilla. Si vienen a España tienen que estar, a su regreso, entre 10 y 14 días recluidos en sus casas, lo que imposibilita ir al trabajo o hacer cualquier tipo de actividad en ese periodo. “Los británicos tendrán que irse al sur de Inglaterra estas vacaciones a estar allí medio tiritando”, comenta entre sarcástico y resignado el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón, quien reitera –lleva haciéndolo desde el confinamiento en marzo– que “este verano está muerto”.

Dos turistas con una maleta en la calle Larios en Málaga capital. Dos turistas con una maleta en la calle Larios en Málaga capital.

Dos turistas con una maleta en la calle Larios en Málaga capital. / Javier Albiñana (Málaga)

El sector hotelero depende básicamente del turismo extranjero. El más importante es el británico, con 1,3 millones de clientes y 6,9 millones de pernoctaciones el año pasado. Este mercado, entre el Brexit, la cuarentena y el hecho de que en su país ha habido también miles de muertos y contagios, está de capa caída y habrá que ver cómo y cuando se puede recuperar. La mayoría de los que vienen son turistas residentes, es decir, británicos que tienen una casa en Málaga y que pasan largas temporadas, a la espera de que la cuarentena sea solo algo temporal.

Este año toca tirar del turismo español con más fuerza, pero es un mercado que tiene su pujanza principalmente en verano y el resto del año tiene poco protagonismo. “Ojalá podamos pasar del 50% de ocupación en agosto, sería un éxito total”, dice Callejón, aunque la cuarentena británica ha hecho mucho daño.

Las agencias de viaje no lo están pasando mejor. El presidente de la patronal andaluza, Sergio García, explica que no se están vendiendo paquetes turísticos para grupos este verano y lo poco que se hace son para circuitos individuales. Se proponen cambios de fechas, pero las aerolíneas no están por la labor de devolver el dinero. Las agencias traen a menos turistas y emiten menos. Hay miles de malagueños que pensaban ir al extranjero este verano y que han anulado su viaje, sobre todo a Gran Bretaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios