Nàstic-Málaga CF Kieszek, políticamente incorrecto

  • "Hay que poner más cojones en el campo", afirma el portero polaco

  • "Si el Nàstic marca, no podemos bajar la cabeza como ante Osasuna", añadió

Kieszek patea un balón. Kieszek patea un balón.

Kieszek patea un balón. / málaga cf

Cuando llegan los partidos internacionales, Kieszek desempolva los guantes. El portero polaco lleva todo el curso a la sombra de Munir. Acepta su rol sin rechistar. Se le ve implicado en un proyecto como el del Málaga, al que vinculó su futuro para cumplir el sueño de llegar a Primera División. Por eso, sin pelos en la lengua, saca su versión más políticamente incorrecta para apretar a sus compañeros.

"Sabiendo que los resultados no son tan buenos como la gente creía, sabemos que no es cien por cien bueno. Toda la gente piensa que todavía es posible. Estamos a seis puntos del ascenso directo y no vamos a tirar la toalla. Tenemos que poner más cojones en el campo y seguir adelante", soltó Kieszek ante los medios de comunicación.

Siguiendo esta línea, también hizo autocrítica: "Segunda es muy competitiva, pero todos los equipos pueden ganar contra todos. Sabemos que el partido no va a ser fácil. Tenemos que trabajar 90 minutos, no como ante Osasuna, que jugamos muy bien la primera parte y luego por un detalle encajamos un gol y bajamos la cabeza. No se puede repetir eso. Si el Nàstic nos hace gol, no podemos bajar la cabeza. Tenemos que darlo todo durante los 90 minutos.

Acerca de si será titular ante el Nàstic, confía en ello: "Creo que sí. Todavía no sabemos la alineación para este partido, pero tenemos que estar preparados todos, Axel, Kellyan y yo. Munir está bien, juega muy bien. Quien juega no puede tener mucha presión, sabiendo que no juegas mucho tiempo y que no es tan fácil entrar. Espero, si voy a jugar, hacerlo bien".

El cancerbero polaco sabía cuál sería su rol y se lo toma con humor: "Desde el principio, este año para mí es un poco distinto. Sabiendo mi situación, no podía esperar nada mejor de lo que tengo en este momento. Estoy en un club como el Málaga, tengo oportunidad de subir a Primera, y eso es bueno. No estoy jugando, pero eso no es tan malo. En los últimos ocho años estaba jugando y ahora tengo tiempo para descansar (risas). Cada uno trabaja cada semana para jugar. Y si me toca esta semana, estaré muy feliz".

El Málaga tiene dos citas fundamentales antes de ir a Granada, pero Kieszek sólo apunta a Tarragona: "Si apañamos una buena racha, sería muy importante. Pero hay que pensar partido a partido. Ahora toca el Nàstic y luego pensaremos en el siguiente partido. ¿La clasificación? No quiero pensar en el play off porque quedan muchos partidos. Podemos jugar el play off, podemos quedarnos fuera o lograr el ascenso directo. En este momento, lo importante es el domingo".

Ante el Nàstic no sólo vuelve Kieszek al campo, también otros futbolistas que han sido importantes esta temporada: "Diego ha jugado muchos partidos y lo ha hecho muy bien. Cifu, también. Solamente yo he jugado pocos partidos, pero los demás… Tenemos buenos jugadores".

El juego del Málaga centra casi todos los debates. Kieszek contribuye desde su púlpito. Sin querer hacer ruido, sí deja un mensaje claro: "Las críticas es siempre bueno escucharlas. Durante el partido en La Rosaleda tenemos 20.000 entrenadores, cada uno tiene su opinión. Nuestro entrenador tiene su táctica y vamos detrás de él. Pienso que podemos jugar un poquito más ofensivo, podemos presionar un poquito más, pero las críticas son siempre buenas y tienen un poquito de razón".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios