Málaga CF | Crisis institucional Runrún en Martiricos

  • Tras semanas de poca actividad, las instituciones, el club y figuras como Ramón Calderón centran la atención de nuevo en la crisis del Málaga

  • El juzgado investiga la querella de la APA

Richard Shaheen y José María Arrabal, durante la visita de Rubiales a Málaga. Richard Shaheen y José María Arrabal, durante la visita de Rubiales a Málaga.

Richard Shaheen y José María Arrabal, durante la visita de Rubiales a Málaga. / javier albiñana

Las elecciones generales del pasado mes de noviembre generaron en torno al Málaga un parón en la preocupación, situación y crisis que atraviesa el club costasoleño. Tras semanas de movimientos, declaraciones, reuniones y buenas intenciones, los problemas institucionales de la entidad que preside el catarí Al-Thani parecían dejar de interesar. Desde el pasado domingo, con una nueva reunión entre las instituciones malacitanas, la maquinaría y el runrún en torno a la dirección de la entidad blanquiazul parece ocupar de nuevo el primer lugar.

Vuelven los movimientos a los despachos de Martiricos. Este mediodía, La Opinión de Málaga informaba de una reunión entre Ramón Calderón y Richard Shaheen en las oficinas de La Rosaleda, encuentro que ha podido constatar este periódico. La aparición del que fuera presidente del Real Madrid no es más que la inclusión de otro elemento más al puzle que estos días es la situación del Málaga. El ahora abogado está relacionado con la familia real catarí y su proyecto de construcción de un hotel en el puerto de Málaga. De hecho, Calderón se reunió con Carlos Rubio, presidente de la Autoridad Portuaria hace un par de semanas por esta cuestión; hace casi dos meses, hizo lo mismo con el alcalde, Francisco de la Torre. En 2017, el palenciano también estuvo relacionado con un intento de gestión de la Plaza de Toros de la Malagueta.

Tal y como ha podido saber Málaga Hoy, la reunión entre Calderón y Shaheen ha sido solo una primera toma de contacto entre ambos y no se han tocado temas trascendentes. En cualquier caso, el actual director general del Málaga tan solo está trabajando en la búsqueda de fórmulas de inversión externas y no en vías de una venta del club que separe a Al-Thani de la propiedad, la denominada tercera vía –la venta de las dos partes (Al-Thani y BlueBay) a una tercera (inversor catarí)–.

No fue la única reunión que tuvo lugar esta tarde en torno al Málaga en la ciudad. Como adelantó Marca, Francisco de la Torre y los máximos representantes de BlueBay, su presidente Jamal Satli Iglesias y el director general Gonzalo Hervás, estuvieron reunidos en el Ayuntamiento tratando de nuevo sus posturas y la evolución de la situación del club. Fue Satli, en palabras para el mencionado medio, el que apuntó tras el encuentro que la posibilidad de la tercera vía parecía desinflarse: “Hoy por hoy no termina de definirse. Nos hemos unido desde Bluebay a las instituciones porque lo que queremos es lo mejor para el club y para la ciudad de Málaga. Desgraciadamente, no tenemos noticias de Al-Thani”.

Segunda reunión en tres días de De la Torre en torno al desbloqueo de la situación del Málaga –en medio, su intervención al respecto en el Grupo Joly–, el máximo postor por esa tercera vía pese a que otros agentes, como Javier Tebas, la rechazaban: “Yo no recomendaría a nadie que obligase a vender como a veces oigo. Un club con un problema judicial en medio no creo que sea el camino más rápido para vender”.

Por ese camino continúan también la Asociación de Pequeños Accionistas (APA) a la que se le aprobó en trámite su querella criminal contra Al-Thani por un juzgado de Málaga. Son diligencias previas, algo habitual en estos casos, para investigar el presunto delito de administración desleal del mandatario catarí que apunta el colectivo de accionistas malaguistas.

La situación del Málaga, como si de un tablero de ajedrez se tratase, comienza a mover sus piezas con el fin de encontrar una fórmula de viabilidad del club ante los graves problemas de tesorería que afronta la entidad y que serán acuciantes y problemáticos en enero o febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios