Málaga CF El plan de Pellicer gusta

  • Los métodos del interino convencen

  • Los resultados acompañan a la apuesta atractiva que trajo el técnico

Sergio Pellicer, contemplativo en la banda del Fernando Torres el viernes. Sergio Pellicer, contemplativo en la banda del Fernando Torres el viernes.

Sergio Pellicer, contemplativo en la banda del Fernando Torres el viernes. / La Otra Foto

Tras una semana a los mandos del timón del primer equipo, Sergio Pellicer ha ganado enteros al frente del banquillo del Málaga. No era fácil la papeleta del castellonense, que tomaba el control tras la destitución de Víctor Sánchez en medio de la polémica por la extorsión, publicación y divulgación de un vídeo íntimo del madrileño. Era un contexto complejo, tanto para jugadores como para el cuerpo técnico que ascendía con Pellicer.

Una semana de entrenamientos y dos partidos han servido al de Nules para dejar su huella y presentar credenciales al frente del equipo. "Dirigirá en los siguientes partidos", rezaba el comunicado del club blanquiazul en el que se anunciaba su condición de interino. Así lo ha hecho Pellicer, que afrontó una semana difícil en todos los frentes pero de la que ha salido reforzado y con nota. Cuatro de los seis puntos en juego, agarrados los tres en La Rosaleda ante la Ponferradina y sumando lejos de casa en un estadio complicado como el del Fuenlabrada –solo ha perdido un partido esta temporada–. Escenario que se hubiera firmado a inicios de la semana.

Más allá del aspecto resultadista, que es lo que siempre prevalece, el entrenador castellonense ha dejado pinceladas de su fútbol y también de su valentía, implantando su propuesta e idea en muy pocos días. El de Pellicer no era un planteamiento continuista con el de Víctor. Las bajas condicionaban su once pero no su esquema. El 1-4-1-4-1 ha sido la formación con la que ha ido por delante el técnico, aunque esta mutara por circunstancias del partido hacia el 1-4-4-2. Pasó ante la Ponferradina y sucedió ante el Fuenlabrada.

Recuperar a Juanpi colocándole en uno de los puestos interiores junto a Pacheco primero y después Benkhemassa, más la apuesta decidida por Luis Muñoz como pivote ante la ausencia de Keidi Bare, marcan su propuesta. El equipo ha mantenido su sobriedad defensiva y ha ganado en posesión y claridad y la plantilla ha acogido bien su filosofía y trabajo.

"Lo que no mata nos hace más fuertes. El vestuario está muy unido, más que nunca", espetaba tras el partido Munir, que lindaba por el mismo hilo que Cifuentes, algo más incisivo sobre Pellicer: "Ha llegado con ganas e ilusión. Este es un vestuario bueno. A Pellicer lo hemos recibido con los brazos abiertos y las orejas también abiertas, nos ha inculcado ideas para llevarlas al terreno de juego. Al final está en manos de la dirección deportiva, que decidirá si sigue o no. Estamos contentos con Pelli, muchos jugadores lo conocíamos de antes, estamos contentos con él. Pero eso es cuestión del director deportivo y los demás. Con lo que se decida trabajaremos en la misma línea".

La posición del club con respecto al banquillo era la de buscar un sustituto para Víctor durante esta semana mientras Pellicer actuaba como interino. La propiedad quería un técnico de renombre para el banquillo mientras que en el club se tocaban nombres afines a la entidad. Estos días de descanso que asume el primer equipo son claves en el futuro del banquillo. El rendimiento que ha dado el castellonense hasta el momento ha agradado a la plantilla e invita a la dirección del club a tenerle en cuenta como un firme candidato a afrontar lo que resta de temporada. Como él dice, es un "hombre de club" que ya conoce la casa y los entresijos de esta plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios