Málaga CF Y Pellicer dio con la tecla

  • El entrenador blanquiazul ha encontrado una nueva fórmula con la que su equipo responde

  • Escassi ha dado un gran nivel como pivote y permite ver de interiores a Luis Muñoz y Jozabed

Luis Muñoz celebra su gol en el Málaga CF-Rayo Vallecano. Luis Muñoz celebra su gol en el Málaga CF-Rayo Vallecano.

Luis Muñoz celebra su gol en el Málaga CF-Rayo Vallecano. / Marilú Báez · LaLiga

Han debido de pasar 26 jornadas para que se pueda afirmar que Sergio Pellicer ha terminado de dar con la tecla. En Gijón se germinó algo importante, un patrón que seguir, que funcionaba. El Sporting, uno de los equipos más aseados de la competición, sufrió ante un Málaga que mereció mucho más que la nada. Parte de los brotes verdes que se encontraron en El Molinón tuvieron que ver con el centro del campo. Escassi y Jozabed dieron un paso al frente.

Siempre fue una consigna del técnico la de tener a toda la plantilla metida en dinámica. Es un grupo corto en efectivos y facilita su gestión, Pellicer siempre inquirió en que si algún jugador faltaba, habría otro preparado para ocupar su puesto. Fue algo así lo que pasó en Gijón. Las lesiones de Ramón y Luis Muñoz, la pareja de medios más empleada a día de hoy, obligan a improvisar un nuevo plan que resultó esperanzador. 

A Pellicer le gustó lo que vio ante el Sporting pese a que el resultado no fuese el deseado. Aquellos 90 minutos fueron productivos, había encontrado la tecla, un punto desde el que partir. Con Alberto Escassi como escoba y Jozabed con ciertas libertades un escalón por delante, con la ayuda de un Caye Quintana que pasaba al carril central por detrás de Chavarría

El entrenador blanquiazul cogió lo que funcionó, introdujo a Luis Muñoz por Caye –y a Ismael por Alexander– y encontró resultados tanto en juego, orden y puntos ante el Rayo Vallecano. El Málaga no solo jugó con mucho sentido, sino que mejoró la altura y la velocidad de su presión (Jozabed, Luis e incluso Escassi saltaban al portador de la pelota con rapidez), recuperó con mayor asiduidad y provocó más contragolpes.

El 4-1-4-1 ó 4-3-3 que dibujó Pellicer ante el Sporting potenció las versiones de Jozabed y Luis Muñoz, con mayor libertad para pisar área; sacó la mejor versión de Escassi, multiplicándose para cubrir a compañeros y muy atento entre líneas; y permite a los extremos y carrileros a centrarse en su costado limitando el juego interior. Josua Mejías es otro de los grandes beneficiados del nuevo esquema.

“Este dibujo no hemos podido hacerlo más porque no hemos tenido 18 profesionales. Con Escassi ahí en el centro del campo, pensamos que Luis podía presionar más alto y liberando a él con Jozabed para que estuvieran más sueltos”, explicaba así Pellicer la nueva versión de su equipo, donde destaca a Escassi: “Da consistencia, equilibrio, cuando tiene que hacer coberturas a los centrales, las hace perfectas. Alberto estaba reventado, lo decían los datos físicos, pero ahí estaba siempre y ahora está mejor. Ahora hay que dar continuidad a esto con la máxima humildad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios