Sucesos El alcalde de Alfarnate denuncia un intento de agresión con machetes y palos

Málaga CF Fichajes en Primera RFEF: Pablo Alfaro, Sancris, Fran Cruz, Julio Gracia...

Málaga CF - Nàstic

Regresar al oasis

  • El Málaga recibe al colista en La Rosaleda, donde sólo cuenta triunfos tras firmar un punto de seis en sendas salidas

  • Vuelven N’Diaye, Adrián, Ricca y Ontiveros tras sus respectivas sanciones

N'Diaye, Blanco Leschuk, Koné y Cifu, en el entrenamiento del Málaga CF.

N'Diaye, Blanco Leschuk, Koné y Cifu, en el entrenamiento del Málaga CF. / Javier Albiñana (Málaga)

Dos salidas, dos, tuvo el Málaga recientemente. Duras de base, más aún después de cómo se desarrollaron. Derrota en Pamplona con polémica arbitral y muchos daños colaterales. Empate en Gijón, también con incidencia arbitral pero con la sensación de haber dejado escapar el triunfo por deméritos propios. Salir se le atraganta al equipo de Muñiz, que comienza la jornada fuera de los puestos de ascenso directo, cuarto, por primera vez en el curso.

Ahora regresa a su oasis, La Rosaleda, el fortín de Segunda, donde todos los rivales que han visitado Martiricos han perdido, donde prácticamente nadie ha arañado siquiera a los blanquiazules. Estrena, además, tapete. Muñiz asegura que el césped está de dulce y eso debe favorecer a los estilistas malacitanos, que no son pocos.

Andan ansiosos los futbolistas por recuperar el pulso perdido. No hay más misión que ganar y volver a caminar sobre lo desandado, aunque eso también depende de lo que hagan sus rivales directos.

Llega el colista, con un perro viejo en el banquillo como Enrique Martín. El veterano entrenador es el mejor aval del Nàstic de Tarragona, que a pesar de estar el último, no está muerto. Lo avisa Muñiz. Viendo los resultados de esta Segunda División, no parece un tópico, pero no caben excusas. El Málaga tiene la obligación de imponerse a este equipo si pretende pelear por el ascenso. Es una cuestión de matemáticas.

Hablando de números, la lista no será sencilla de confeccionar para esta jornada. La reserva para hoy el asturiano, que tendrá que hacer varios descartes ahora que regresan los sancionados de la pasada semana. Al menos tres de los cuatro estarán en el equipo titular. Ricca regresará al lateral izquierdo y la pareja N’Diaye-Adrián González recuperará las llaves del centro del campo. ¿Ontiveros? Aquí se abren las opciones. Últimamente Muñiz le está dejando en el banquillo y tira de él en las segundas partes. El puesto en el once está siendo para Dani Pacheco. El de Pizarra no atraviesa su mejor momento, pero el asturiano le sigue dando confianza.

Están cargadas las bandas otra vez. A pesar de no estar disponibles los lesionados Juankar y Álex Mula, la rotación de extremos es curiosa. En El Molinón volvió a disfrutar de minutos Renato Santos, que salió con una actitud envidiable y se puede haber ganado más minutos. También dependerá de cómo esté Juanpi Añor, toda la semana entre algodones después de haber hecho un enorme esfuerzo para poder estar presente en una cita tan peculiar por las circunstancias como fue la de Gijón.

Es curioso cómo han cambiado las cosas para el mediapunta venezolano. Las dos últimas veces que se ha marchado de La Rosaleda lo ha hecho entre vítores. Ahora hay aplausos donde no hace tanto reinaban los pitos. Pero todavía le falta una gran faena ante su público. Frente al Sporting marcó su primer tanto, que nació de un penalti que él mismo fabricó. Marcar (o exhibirse de algún modo) en casa sería el punto y final a su condena pública y, posiblemente, un nuevo despegue en su carrera.

Siguiendo el tema del gol, todo indica que Koné seguirá formando pareja con Blanco Leschuk. El delantero marfileño también estrenó su cuenta en tierras asturianas, pero también deja la sensación de que es excesivamente individualista. Es capaz de inventar situaciones que salen de su propia chistera, pero un Málaga tan estajanovista como el de Muñiz a veces sale perdiendo al cambio cuando la anarquía manda.

En la zaga no debería haber muchos cambios y se espera que Lombán siga en el eje junto a Pau Torres. En la portería, Kieszek se prepara para recoger el testigo de un Munir que anda con la selección de Marruecos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios