Málaga C.F.

El doctor Pellicer: Ramón, Izan Merino, Sangalli, Juande, Juanpe...

Ramón Enríquez, durante un entrenamiento.

Ramón Enríquez, durante un entrenamiento. / Javier Albiñana

"Tengo que hacer de todo, también de médico", decía, más en serio que en broma, Sergio Pellicer este jueves en la sala de prensa de La Rosaleda. Cuando la información es escueta sobre la evolución de los lesionados cabe preguntarle al entrenador. Se van recuperando jugadores con menos rapidez de la deseada. Tras la caída de Nelson Monte y la sanción a Genaro, habrá que recomponer la espina dorsal del once tipo del técnico castellonense.  

La enfermería está repleta. Ramón Enríquez lleva desde abril de baja y ya vez en el túnel, aunque se quiere ir con pies de plomo. "Lleva dos días de entrenamiento con el grupo. Este viernes vamos a ver ver cómo entrena. Tiene aún dudas con el golpeo en largo y veremos cómo está e igual puede entrar, lo cual sería la mejor noticia. Cuento con él como si fuera un pequeño hijo, hay gente que piensa que no me gusta Ramón. Es el jugador por excelencia, de otro fútbol. He hablado con él y quiero ver lo que veía cuando le observaba de infantil en La Virreina, con los ojos vidriosos y que debute como en Santander, que se quite la mochila, tenerlo pronto, aunque tardará para esta al 100%. Vamos a ser cautos, sabemos que sólo hace falta hablar para que pase algo", afirmaba sobre el de Órgiva el entrenador malaguista, que en la misma línea, con más retraso, veía a Juande: "Debutó conmigo, tiene toda mi confianza, es el caso de Ramón. Tienen que volver al chico aquel que subió del filial, olvidar todo lo pasado. En momentos de bajón hay que volver a reaccionar con la ilusión del primer día. Ramón tiene 22 años, Juande 24... Son muy jóvenes, no son veteranos, en cuatro años podemos estar en la élite. Ellos han pasado todas las historias en este club y eso se mete en la mochila. Veía a Arriaza en Murcia y tenía los ojos vidriosos mirando al estadio y vestido con el primer equipo del Málaga tras no jugar en Melilla con el filial. Esa es la ilusión que quiero".

Otro canterano, no lesionado pero sí en una situación peculiar es Izan Merino, que regresó el fin de semana pasada de Indonesia, donde ha participado en el Mundial sub 17, aunque sin muchos minutos. Ya se sabe que durante un campeonato el entrenamiento no es el óptimo. "Los chicos cuando pasan un periodo con la selección hay que tener paciencia. Hizo una sustitución jugando de lateral derecho un partido y ya está. Los entrenamientos bajan de calidad en este tipo de torneos si no compites. Hay que ir poco a poco. Le ha costado a principios de semana, ya está mucho mejor, va a ir convocado seguramente, está el partido de Copa por delante. Seguramente va a tener opciones en cualquiera de los dos. No se puede meter tan rápido tras un mes en el que sólo ha competido un partido", alertaba Pellicer.

Y dos piezas del centro del campo, la posición de más nivel y variedad... Siempre que estuvieran todos sanos, que no es el caso. Juanpe, por ejemplo, "ha tenido la primera sesión a nivel parcial, mañana más fuerte y vamos a ver si puedes estar para ayudarnos pero tenemos que ser cautos porque de inicio, cuando tienen una lesión, deben pasar un proceso. Si entra otro y lo hace bien... Pues esto es actualidad, vivimos del presente. Vamos a ver cómo va y espero que ojalá pueda estar", decía el del Nules, que lamenta no haber recuperado a Sangalli antes: "Luca parecía que iba a tener menos, ha tenido una recaída, posiblemente la semana que viene pueda hacer algo parcial, a ver si antes de final de año puede estar, parecía que era menos. El gemelo es un lugar en el que había que tener cuidado. Hay que tener pies de plomo, lo podíamos haber tenido antes, pero no ha podido ser".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios