Resultado y crónica del Málaga CF - Albacete Será sufriendo (0-0)

  • El Málaga se atascó contra un Albacete que pudo ganar el partido

  • Los blanquiazules, con uno menos desde el 71' por la expulsión de Keidi Bare

Las fotos del Málaga CF-Albacete Las fotos del Málaga CF-Albacete

Las fotos del Málaga CF-Albacete / Marilú Báez

Será sufriendo, ya no quedan atajos para el Málaga. El tren de la tranquilidad pasaba por ganar al Albacete y tratar de repetir contra el Dépor este próximo miércoles. Y acaba la semana casi agradeciendo el punto sumado tal y como se desarrolló el encuentro. Fue rancio, de pana. Sin muchos sobresaltos pero asfixiante. Antiflow.

Insistió, no podía ser de otra forma, Sergio Pellicer en su nueva patente después de salir airoso de Vallecas en unas circunstancias complicadas. Sadiku y Adrián González regresaron directamente al césped. Sin embargo el equipo arrancó con algo menos de gas que en las ocasiones precedentes.

Lucas Alcaraz, al que el Málaga ha tenido que pagar sin disfrutar de sus servicios, es un perro viejo. Su equipo, sin grandes efectos especiales, dio con maneras de desequilibrar a los blanquiazules, especialmente al principio. Pero más allá de la cantidad de peligro que pudiese sentirse en las cercanías Munir, el mérito del Alba era volver gris y previsible a un rival que sólo generó peligro con sendas faltas de Juanpi en la primera media hora de juego.

No era un partido cualquiera, a ambos clubes les iba y les va la salud en ello mientras comprueban cómo la clasificación se estrecha por abajo. El dominio se volvió un término difuso con dos conjuntos que se repartían la pelota pero que se estrellaban en los metros decisivos, donde hubo melés constantes.

Ante tanto bloqueo y falta de estímulos, quedaba por ver qué sucedería en la segunda mitad, donde los cambios y la fatiga suelen propiciar nuevos escenarios. Los primeros acordes tras la reanudación fueron prácticamente los mismos hasta Kedi Bare trató de derribar de lejos forzando a Brazao a una buena intervención.

Pellicer varió el plan retirando a un desdibujado Tete Morente, que notó el esfuerzo realizado en los dos últimos partidos, y apostó por Buenacasa, que en Vallecas se dejó notar. No es habitual ver al Málaga en los últimos tiempos jugar con dos puntas.

Fue Keidi Bare, no obstante, quien detonó el partido. El albanés dejó al equipo con diez en dos minutos por sendas amarillas absolutamente evitables (la segunda también se podría discutir, no sobra el matiz). En el transcurso de una y otra se vio a un Bare desencajado y enfrentándose verbalmente a sus rivales, que no tuvieron que apretar mucho para que saltara la chispa. Comienza a ser más que preocupante lo de este futbolista, a quien el club debe dar un serio correctivo. Es inaceptable.

En lugar de amarrar de cualquier manera el punto ante un rival tan directo, Pellicer quitó a Diego González para incluir en la partida a Hicham. El marroquí es un paquete sorpresa que nunca sabes qué va a contener. Un centro suyo acabó convertido en disparo y obligó al meta brasileño a escalar la escuadra para evitar el gol. Fue casi lo más peligroso del Málaga. Verdaderamente, era el Alba quien más cerca parecía de poder romper las tablas, pero también se entiende por qué son los dos menos goleadores de Segunda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios