El asesor del jeque se reúne con el Comité de Empresa el viernes Tensa espera de soluciones en el Málaga

  • Richard Shaheen está de nuevo en Martiricos

Abdullah Al-Thani, presidente del Málaga. Abdullah Al-Thani, presidente del Málaga.

Abdullah Al-Thani, presidente del Málaga. / J. Albiñana

Richard Shaheen entra, sale, hace preguntas, pide papeles, apunta cosas, calla. Es ahora mismo un enigma para los trabajadores del Málaga, que no saben bien por dónde va a salir todo este asunto del plan de viabilidad económica del club malacitano. La espera está siendo tensa en Martiricos, donde todavía no ha puesto en marcha ninguna acción concreta a pesar de que esta semana se intuía como fundamental para aclarar diversas situaciones.

El norteamericano regresó después de varios días fuera de Málaga y hasta se dejó ver por el entrenamiento del primer equipo. Los hombres de Víctor Sánchez del Amo trabajaban en el Anexo y el ejecutivo se asomó por el césped aprovechando su presencia en La Rosaleda. El mismo técnico desveló en alguna ocasión reciente que ya había pasado por los entrenos se había reunido con técnicos y jugadores. Del contenido de las mismas, de cualquier manera, el madrileño no dio demasiadas pistas.

Shaheen también estuvo en contacto con las administraciones, algo de lo que habló una semana atrás el alcalde Francisco de la Torre, que tildó de optimista al asesor mientras mostraba su preocupación por la inacción en cuanto a las medidas presentadas ante LaLiga. El propio edil desveló que para esta semana había en teoría una reunión con el organismo que preside Javier Tebas. Sin embargo, lo que hay de momento sobre la mesa es la próxima reunión con los trabajadores del Málaga.

Para este próximo viernes está prevista una reunión con el Comité de Empresa del club de Martiricos, que así se lo hizo saber a los empleados de la entidad. Se mantiene la incertidumbre acerca de cuál será la postura de los Al-Thani con respecto a sus trabajadores con vistas al reajuste de la sociedad. Se espera, como poco, que vayan a producirse recortes de sueldos en el personal, aunque se confía en que afecte a las nóminas más altas. Pero la sombra de los despidos es también alargada.

Todo en un club que podría salvar el match ball de diciembre ante LaLiga con un par de gestos de los Al-Thani, que siguen al margen de la realidad del Málaga reagrupados en Catar. El pago de la deuda que mantienen con el club y la eliminación de sus sueldos podría equilibrar unos cinco millones de euros. Nadie en Málaga confía en su colaboración y empatía, todo lo contrario. La única vía que tiene la propiedad es vender acciones o buscar inversores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios